Opinión Nacional

La próxima expropiación

Poco a poco, despacio pero sin pausa, este gobierno se ha ido apoderando de todo lo que le viene en gana. Muchas veces ni siquiera nos enteramos, pues está fuera de nuestro ámbito geográfico o peor aun, fuera de nuestros intereses cércanos, por lo tanto, no le damos la importancia debida.

Se apoderó de la Asamblea Constituyente. Si ustedes lo recuerdan, esa Asamblea tenía tan sólo unos seis miembros que no seguían los mandatos de Chávez. Se sembró en la silla de Miraflores, la cual lleva once años calentando y parece no querer enfriarla más nunca. Es propietario de la Asamblea Nacional, que apenas tiene en sus filas unos cuantos disidentes que saltaron la talanquera, pero que todos juntos, no mueven absolutamente nada, pues les pasan la aplanadora por encima. Se hizo dueño absoluto de las compañías de petróleo, gas y derivados petroquímicos, pero no le bastó con eso, se adueño en el camino de las operadoras que le prestaban servicio a las compañías petroleras, y despachó a las empresas extranjeras que manejaban concesiones de extracción bajo acuerdos que luego se irrespetaron. Sus ordenes se constituyen en leyes cuando sus empleados del Consejo Nacional Electoral hacen cuanta marramucia se les solicita para complacer a su jefe, el autentico dueño de esa institución. El silencio es la norma en el Poder Moral y la Defensoría del Pueblo, pues esas instituciones fueron expropiadas hace mucho tiempo. La Fiscal General de la Nación, su amiga “la china” siempre está presta a cuidar su puesto, haciéndole coro a cuanta ocurrencia tiene Chávez, también expropiaron su conciencia. La compañía nacional de teléfonos y su filial Movilnet, que se mueve el mercado de la telefonía celular. Las compañías eléctricas, incluyendo la tradicional y eficiente Electricidad de Caracas, compañías que alguna vez estuvieron en manos privadas, fueron expropiadas por el estado, para recuperar la “independencia energética”. Las mejores fincas de este país, incluyendo hatos que eran un modelo de productividad y otros que se constituyeron en reservorios ecológicos. La fabrica de papel Venepal, antes una fuente de empleo para muchos. La Constructora Nacional de Válvulas, proveedora de la industria petrolera. Las tres compañías productoras de cemento. Las tres empresas procesadoras de café más sólidas que había en el país. Los galpones del centro de distribución de Coca Cola que estaban al oeste de Caracas. Las almacenadoras y los operadores portuarios, que manejaron eficientemente los puertos que hoy están colapsados en su operación. Una docena de bancos, para unirlos a los bancos que ellos fundaron, que han sido quebrados y recapitalizados en innumerables ocasiones. Sidor, nuestra siderúrgica, expropiada a los argentinos hace un par de años, para ponerla a perder dinero. La operación del Teleférico de Caracas y el Hotel Humboldt que no terminan de reinaugurar. El Hotel Hilton de Caracas, que dejó de ser un icono de la ciudad y ya no vende habitaciones a ningún visitante que no sea enviado por el gobierno. El emblemático Hotel Hilton de Margarita. Hay más; la lista es larguísima: mataderos industriales, centrales azucareras, plantas agroalimentarias, minas, silos de almacenamiento y cientos de cosas más. No se apure, ya están por llegarle a usted, siga esperando pasivamente.

La próxima expropiación debería ser los casinos ilegales que existen en Venezuela y que hace tan sólo cuatro domingos, mandó a cerrar. En menos de cuarenta y ocho horas se agarraron a Éxito, pero los casinos siguen allí. Parecen no tener mucha prisa en cumplir las órdenes de Chávez. ¿Estarán esperando que los expropie el presidente?

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba