Opinión Nacional

La ratonera

Llamarse rata entre los venezolanos dejó de ser un apodo descalificativo; contrariamente en la actualidad, alaba destrezas descontextualizadas, como la “viveza” de quienes se apropian de lo ajeno, o la manera como hacer trampas. Pasamos de ser un pueblo jodedor a roedor, ahora todo es la trampa. Cuando escogen un trabajo primero se aprende la fullería y luego las exigencias de él. Evidentemente el país se cundió de roedores, quienes se procuran el vago sustento en acciones malhadadas. Se pierde todo y sin darnos cuenta, también todos somos cómplices de estos vicios. Fuimos siempre una nación de cierto honor, se respetaban las buenas costumbres, la propiedad ajena, la vejez y otras cosas. Pero con este caos de principios que delineó el “proceso” se está arrasando con las pocas buenas costumbres de este pueblo, que ya es común verlo en esos “quehaceres”. La limosna se instauró como mecanismo para captar adeptos, aunque raro se cumpla con lo ofrecido y se engañe a los más humildes, prometiéndoles viviendas, o poniendo a su disposición una enseñanza sin solvencias académicas. Así, paso a paso, se pretende desdibujar lo que era hasta hace diez años la educación. Nuestros genuinos profesionales en algunos casos casi nada hacen por recomponer las instituciones. Llegaron los “médicos” cubanos sin reválidas y se establecieron como les vino en ganas. Y lo que observamos como respuesta, es una medicina costosa en las clínicas privadas y elevados honorarios. Negocio bastante rentable hoy en día, advirtiendo como es de difícil conseguir una cama en una clínica y con las áreas de emergencia abarrotadas. Las aseguradoras muchas de ellas propiedad de gregarios del “oficialismo”, encaminan a los enfermos hacia centros de “escuálidos”, olvidándose de la atención pública para no entrar en detalles ni en confrontaciones con los desacreditados módulos de “Barrio adentro”. La atención hospitalaria en Venezuela siempre fue un desastre y ahora con la injerencia de elementos cortos para la praxis, continua igual o peor, pero, la privada deja abultadas ganancias y esto es suficiente para olvidarse del pueblo.

Esa es la “viveza” de aquellos que saben como procurarse los reales en tiempos de crisis. Los “negocios” prevalecen en esta nación pintoresca de “roedores”, a la par que las auténticas ratas, son bastantes habilidosos para la supervivencia en coyunturas adversas. Tonalidades que van desde los mendigos hasta las más altas esferas sociales. Quien pasa trabajo en este país es porque no sabe ser “roedor” y hasta los “ratones” obtienen lo suyo guindándose de alguna canonjía gobiernera.

No pretendo con estos comentarios estigmatizar ni afrentar a nadie, es la secuela de lo que miramos en la vida cotidiana con “su novedoso” discurrir.

El país se olvidó de los principios, cuestión que debe contentar mucho a Chávez, notando lo rápido que aprendieron. Los “políticos” no están ajenos a esta realidad, gestionándose siempre lo suyo en desmedro de sus correligionarios y de la sociedad civil, por eso, tanto les ha costado ponerse de acuerdo para consolidar intereses nacionales.

A pesar de los “roedores,” conservamos una visión positiva, creyendo que saldremos más rápido de lo esperado de este pandemonio. La gente de bien prevalecerá en algún momento, devolviéndole a la Venezuela corrompida sus valores y deberes, y el regreso a un estado de derecho para reivindicar la democracia.

Posiblemente con el tiempo, La Real Academia Española le de su admisión al vocablo con una nueva acepción y aparecerá “rata”. Venez.: Individuos que supieron sacarle jugosas ganancias al régimen del Comandante Chávez. Equivalente a vivo, avispado, jocoso, próspero. Ejemplo: “eres rolo de rata”. Femenino: “qué hermosa rata eres, mi amor”.

¿Cómo han tratado de cambiar los usos y costumbres en diez años, para que se vaya borrando nuestra cultura? Y de la toponimia se encargan los adulantes modificándola, de continuar así, pronto no dejarán vestigios de los nombres ilustres que identificaban nuestra geografía.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba