Opinión Nacional

La rebelión de las sotanas

“A mí me tumbaron las sotanas” (Juan Domingo Perón)
“Con la Iglesia hemos topado, Sancho»

Pelear con curas es un inmenso disparate político, esto se ha visto a lo largo de la historia: por ejemplo, el que fuera presidente argentino, Juan Domingo Perón le comentó en Republica Dominicana, al para entonces dictador de dicho país: Rafael Leonidas Trujillo, el mismo de “La Fiesta del Chivo”, obra del célebre de Mario Vargas Llosa, alias “Chapita” por su obsesión a las excesivas “condecoraciones” que cargaba en su uniforme militar; el mismo siniestro personaje que financiara y programara lo que de verdad fuera un verdadero magnicidio contra Rómulo Betancourt, el 24 de Junio de 1961, cuando éste se dirigía a un desfile militar en Los Próceres (y no como los innumerables “shows magnicidas” que supuestamente le hace George Bush y la CIA a Hugo Chávez):

“a mí me tumbaron las sotanas, deje de pelear con los curas para que no lo terminen tumbando, como me tumbaron a mí».

Esta misma situación se vio también en el caso del finado Arzobispo de Caracas Rafael Arias Blanco: llamado “El Arzobispo de la Resistencia», leamos como comenzó la chispa que incendió la pradera:

“El 1º de mayo de 1957 -fiesta del trabajo- los curas párrocos de Venezuela leyeron en los púlpitos una carta pastoral del arzobispo de Caracas, Monseñor Rafael Arias. En ella se analizaba la situación obrera del país, se planteaban francamente los problemas de la clase trabajadora y se evocaba en sus términos esenciales la doctrina social de la Iglesia…» (Gabriel García Márquez, » El clero en la lucha, Cuando era infeliz e indocumentado»).

Esta pastoral hizo que “los párrocos de Venezuela sabían desde ese momento cuál era su deber: predicar la doctrina social de la Iglesia. Cada domingo, en los púlpitos de Caracas, se pronunciaban sermones cuyo rumor inquietaba, el lunes en la mañana, el desayuno de Vallenilla Lanz…” (ibid); Laureano Vallenilla Lanz era el ministro de Relaciones Interiores.

Además trajo la torpe consecuencia que el Régimen perezjimista comenzara a acosar, perseguir, intimidar y a poner presos a sacerdotes, sobre todo a través de Pedro Estrada y José Silvio Sanz, jefe y subjefe respectivamente de de la temida “Seguridad Nacional”.

Lo antes dicho y mucho más contribuyó a la caída de la dictadura de Marcos Evangelista Pérez Jiménez en la madrugada del 23 de enero de 1958; para mayores detalles recomendamos muy ampliamente el artículo antes dicho de Gabriel García Márquez, premio Nóbel de literatura.

Vemos igualmente como la excelsa figura de feliz memoria Juan Pablo II, tuvo mucho que ver, obviamente que junto con Ronald Reagan, Mijaíl Gorbachov y Lech Valessa, entre otros; tuvo que ver tanto con la caída con el Muro de Berlín como la caída del marxismo-lenismo en la Europa Oriental. Esto y mucho mas, desmintió la infeliz frase de Stalin:
“¿Y cuantas divisiones tiene el Papa?

Hasta Atila, el rey de los Hunos, el llamado «azote de Dios «, aquel que se autodefinía que donde pisaba su caballo no volvía a crecer la hierba, pues bien cuando Atila en el año 451 se disponía a atacar y a saquear Roma, le salió al encuentro el Papa San León I Magno , y en las puertas de Roma se reúne con Atila logrando convencerlo que se retire y no saqueara la ciudad como en efecto no lo hizo.

Incluso un monstruo como Hitler en un momento dado tuvo respeto hacia el elemento religioso: cuando los nazis invadieron Italia y llegaron a Roma respetaron el estado de El Vaticano, en efecto hicieron una raya divisoria entre el estado Italiano y el Estado del Vaticano; que siempre fue respetada por Hitler…

Por cierto, se han hecho comparaciones entre Hitler y Chávez:

“Un hecho esencial del caudillo alemán es que construyó su liderazgo con un planteamiento profundamente mesiánico. No tenía buenos asesores como sí los tenían Churchill y Stalin. Hitler más bien cultivaba una cultura de solapas y de esponja, al absorber dichos comentarios y tesis esotéricas. Con frecuencia establecía paralelos entre él y Cristo y también con san Juan Bautista. Tenía como propósito establecer una «religión socialista» que completara la labor no finalizada de Jesús y se proponía purgar a Alemania de influencias corruptoras…” (Carlos Blanco // Tiempo de palabra, El Universal, 08-07-07).

Por lo menos Chávez debería respetar a la Conferencia Episcopal Venezolana, así como en un momento dado Hitler respetó el Vaticano.

Por otra parte, El elemento politico- religioso es tan fuerte que lo hemos encontrado hasta en los musulmanes: al mismísimo Sha de Irán lo acusó el Ayatollah Komeini de violar el Corán, ser aliado de Satán; es decir lo que tumbó al Sha de Irán fue una revolución religiosa aunque se hubieran cohesionado también motivos políticos; pero que básicamente fue una revolución que tenía móviles religiosos, etc.

Hay un famoso dicho que dice:

“Si las barbas de tu vecino ves arder, pon las tuyas a remojar”.

Eso es lo que debería recordar Chávez en sus insultos, procacidades, patanerías y malcriadeces en sus peleas con los obispos y sacerdotes católicos, que aprenda de el general Juan Vicente Gómez, hombre astuto y zamarro, y que de tonto no tenía un pelo, y que si bien pudiéramos considerar su régimen como dictatorial y autoritario, mandando a la cárcel de La Rotunda a sus enemigos y adversarios, sin embargo, entendió aquello de Don Quijote (capítulo IX de la 2ª parte):

“con la Iglesia hemos topado, Sancho»

en el sentido que pelear con curas “mas que un crimen es una estupidez”, tuvo una feliz ocurrencia:

“no como carne de cura porque la carne de cura atraganta”,

y si bien es verdad que en ese sentido cometió errores, supo rectificar a tiempo y librarse de un poder, que si bien es invisible, no por eso deja de ser muy poderoso, y que mas tarde o mas temprano, se impone: no en vano la Iglesia Católica lleva dos mil años de experiencia.

Si Chávez no cesa en sus horrendos y destemplados improperios contra la Jerarquía de La Iglesia Católica (cosa bien difícil), más tarde o más temprano no le quedará sino tener que repetir la frase de Juan Domingo Perón:

“a mí me tumbaron las sotanas”

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba