Opinión Nacional

La rosa de la violencia

La violencia es un veneno que se apodera de las almas que quieren apoderarse de otras. La violencia es la garra de la fiera que carcome de odio el espíritu de quienes solo saben despotricar, destruir, descalificar. Cuando una ideología glorifica a la violencia y sus frutos, no glorifica al ser humano  y sus virtudes, glorifica al animal que tiene por dentro y sus instintos. Así exhibe como muy natural el que se devoren los unos a los otros. Así pierde sensibilidad ante la vida, el amor, el respeto entre los seres humanos. La violencia no entiende otro código que no sea el secuestro de la dignidad. Cuando la violencia anda suelta, la justicia, el amor y la libertad son prisioneros.

         Sin embargo y he aquí la gran paradoja humana, existen creencias que mitifican a la violencia y le conceden el altar de la mas prodigiosa virtud. Hay gente que cree realmente que las armas miden el estatus de un país o de una nación y se lo hacen creer a los pueblos. Así convierten a los hampones en los héroes de los menores de edad, cuya mayor aspiración es tener un arma para ser respetados.Es decir, nada que ver con ser inteligente, con tener capacidad, con tener estudios, nada de eso importa. Lo importante es que te respeten porque tienes un arma. Lo importante es que te respeten porque puedes matar. Creen que el poder de intimidación de las armas puede someter el grito de libertad de los pueblos. Que una nación con más armas se hace mas digna del respeto. Que el derecho y la ley son despreciables ante la presencia del terror.

       Hay gente  que desprecia al ser humano. Que no le importa ver al derecho en huelga de hambre y morir de inanición. Hay una socarrona sonrisa en sus rostros cuando se tortura al derecho de las personas. En otros, el resentimiento es el mayor bien acunable

      A los torturadores de la libertad, les encanta la inversión de los símbolos. Representar a un soldado con una rosa encarnada en su corazón cuando su arma humeante le ha arrebatado la vida a alguien con el que no tuvo el valor de comunicarse. Colocar en el mismo graffiti a una paloma portando en vez de una rama de laurel o de olivo, un Kalashnikov porque la única paz auténtica es la del terror, la aniquilación, la tortura. Sustituir la imagen de una Virgen por la de Medusa con un niño armado con un fusil para destruir a los demás, porque el niño revolucionario no vino a glorificar la vida sino que vino a exterminarla. Para los violentos, la Sociedad debería ser un enorme campo de concentración donde deben ser cremados los que ejercitan y defienden a la libertad. En ellos permanece la bárbara fascinación por el sacrificio humano

     ¿ Por qué le cuesta tanto a los violentos aprender a superar el estado primario del ser mas primitivo y elevar su conciencia y su espíritu hacia instancias superiores donde la inteligencia, la bondad y la virtud hagan obras que multipliquen sus logros, en lugar de seguir empantanándose en el terrarium de las víboras? ¿Puede tener paz y sosiego una Sociedad donde los antivalores de la destrucción, la aniquilación, la podredumbre y el desaseo sean los pilares para la construcción del “hombre nuevo”?. Es evidente que la revolución de la violencia no es otra cosa que la involución a la Sociedad primitiva, sin más derecho ni más ley que la impuesta por el autócrata revolucionario que le imponga a su Pueblo la voluntad de su real gana.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba