Opinión Nacional

La salida es constitucional

Aunque es una verdad de Perogrullo, la desesperación es mala consejera, pero lo es peor, las ansias de protagonismo histórico. Nos guste muy poco a los demócratas la presencia de Nicolás Maduro en la presidencia de la República, lo cierto es que ha sido legitimado por el reconocimiento de todos los países del mundo que han acreditado embajadores o encargados de negocios ante su gobierno, y por los alcaldes y gobernadores de oposición que han acudido a su llamado de diálogo, incluyendo a Henrique Capriles que fue a hablar con el papa para que, por mediación suya, el gobierno entablara una relación de entendimiento con todos los sectores de la vida nacional.

Ya la denuncia aquella sobre un posible fraude el 14A se ha desdibujado, junto con la supuesta nacionalidad colombiana de Maduro. Los mismos actores que lo propiciaron se han encargado, con suave patinar incluyente, de desmentirlo. Y cada día que pasa los poderes constituidos se afianzan con más determinación al ejercicio del gobierno y a su conjuro el comunismo, a punta de leyes de impecable empaque democrático, para consumo externo, marcha seguro hacia su consolidación. Ya el control de cambio, por ejemplo, no es más que un vulgar peaje ideológico para bloquear a la empresa privada y a los medios impresos que no estén cuadrados, a la manera militar, a la sumisión por la supervivencia al derecho de Estado. Y si Nicolás Maduro es el presidente de la república, entonces, y para entendernos, es delito conspirar para propiciar un golpe de Estado o hacer llamados a tomar las calles para crear una situación de conflicto que puede derivar en una guerra civil, que está más cerca de lo que muchos creen, dada la impunidad con la que actúan los grupos armados y motorizados del chavismo causantes de las muertes del 12F, y basta que desde este lado se les respondan los disparos para que comience la función. Porque, estemos claros, Venezuela está dividida en dos mitades, equilibradas numéricamente, pero con la mitad gobiernera, subsumida por el odio, protegida por las armas de la república y de otras latitudes. Otra cosa sería que, dada la precariedad económica del país y la quiebra de los servicios públicos, la escasez, la inflación y la humillación de las colas, de manera espontánea, sin cabeza directriz visible, el pueblo de cada barrio de cada ciudad, se lance a la calle en una protesta que obligue al gobierno a presentar su renuncia y llamar a elecciones anticipadas, según contempla la constitución. Y me parece, no solamente grave, sino de una candidez rayana en la estupidez, que líderes de trascendencia nacional, indispensables para la verdadera lucha por el poder político, se expongan, como carne de cañón, a ser imputados por “asociación para delinquir, instigación a delinquir, intimidación pública, incendio a edificio público, daños a la propiedad pública, lesiones graves, homicidio y terrorismo”, por hacer llamados públicos a tomar las calles como método para “la salida”, lo que parece traducir “insurrección”, que por los vientos que soplan no tiene ninguna posibilidad. La más delgada sindéresis debió advertir a estos líderes fundamentales de la inconveniencia, para nuestra lucha por el imperio de la democracia, de su presencia protagónica en esas acciones de protesta, convocadas de manera espontánea por el movimiento estudiantil, que tiene sus propios mecanismo de organización – “la marcha de nuestros muchachos (…) no puede ser de ninguna manera utilizada”, Henry Falcón – para exigir la liberación de sus compañeros detenidos, pues, la presencia de líderes político – partidistas, tergiversan los objetivos lo que se presta para la manipulación del gobierno – que, y que es pacífico pero está armado y tiene miles de mercenarios cubanos – que no perderá, como no la perdió, la oportunidad de cambiar los hechos para aparecer como víctima de la violencia propiciada por sus bien pagados infiltrados, que hasta entrenados fueron para que, en caso de ser capturados por la policía, confesaran que “líderes estudiantiles de derecha les ofrecieron dinero por generar violencia durante la manifestación”. Como aconteció. Tres jóvenes muertos, de la oposición, y un violento jefe de “colectivos”, del oficialismo, que vaya usted a saber quién aprovecharía la oportunidad para sacárselo de encima.

La necesaria cordura

La estulticia considera la cordura cobardía. Los hechos violentos del 12F opacaron la extraordinaria victoria del movimiento estudiantil, en sus protestas de ese día en toda la república, pues la prensa nacional e internacional se dedicó a destacar los hechos de violencia ocurridos después de que el movimiento organizado, cumplido su objetivo de llegar a la Fiscalía, se retirara pacíficamente, sin un solo acto discordante. Y, a partir de allí, comenzó la fanfarria de Maduro, propiciada por sus colectivos motorizados que se dedicaron, para vaciar sus armas contra ellos, a ubicar a los grupos de opositores que, fuera del control de sus líderes, se desplazaban por las distintas calles de la ciudad. Y la protesta pacífica, se convirtió en “golpe de Estado en desarrollo” – “golpe” es sinónimo de “militar” – que justifica la salida de la parrilla de las cableras de NTN24 por “estar en el golpe”, y la represión policial que causo, además de los cuatro asesinatos, más de 40 heridos y prisión a 90 ciudadanos, lo que constituye criminalización de la protesta cívica, que no necesita “permiso” como asevera Maduro, pues la Constitución es clara al respecto, en su artículo 68: “Los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho a manifestar, pacíficamente y sin armas, sin otros requisitos que los que establezca la ley”, y la ley solamente exige la notificación a las autoridades competentes de la fecha, hora y ruta de la manifestación, pero con el objeto de brindar protección a los manifestantes. No para aprobarla. Y, mientras la ONU exige investigar las acciones represivas, el inefable Jaua tilda de “arremetida fascista” los hechos del 12F, el movimiento estudiantil afirma que no saldrá de las calles hasta obtener justicia, reeditando, en pequeño formato, las concentraciones del 2002 en Caracas, Maduro promete bañarse en pueblo, como respuesta política a la protesta opositora. Amanecerá y veremos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba