Opinión Nacional

La Semana Mayor

Escribimos estas notas el Domingo de Ramos, inicio de la
tradicional Semana Santa. Los Católicos recordamos y
vivimos en estos días los momentos de la Pasión, Muerte y
Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Demás está decir
que hace cerca de dos mil años Jesús entregó su vida, bajo
crudas y sumamente dolorosas circunstancias, para la
salvación de la humanidad entera, incluidos los que hoy
vivimos en esta tierra y los que vendrán después de
nosotros y, lo más importante, al tercer día resucitó de
entre los muertos, lo que sirve de fundamento principal a
nuestra fe. Como lo escribió San Pablo ?si Cristo un
hubiera resucitado, vana es nuestra fe?, vale decir,
hubiera sido un sacrificado más del que hoy se diría que
fue injustamente sentenciado a morir, sometido a uno de
los métodos de tortura del ser humano más atroces como lo
es la crucifixión, pero no hubiera pasado de allí. Si en
algo se funda la fe de los cristianos, es precisamente
porque sabemos que Jesús resucitó.

Sin embargo llama la atención el hecho de que por estas
fechas, muchos católicos deciden más bien tomarse unos
días de vacaciones, como si fuera un carnaval o un puente
más de los que nos encontramos en el calendario de los
días de fiesta. Hemos visto como ya desde el viernes de
concilio, antes del domingo de ramos, muchas oficinas
trabajaron a media máquina, fue difícil encontrar a
algunos funcionarios en sus puestos de trabajo y algunos
colegios privados, incluso regentados por órdenes
religiosas católicas, no tuvieron actividades en este
viernes anterior a Semana Santa, como para permitir que
los alumnos pudieras salir de manera anticipada a
disfrutar de unos días feriados un poco más largos.

El calendario oficial, que año a año se publica con los
días feriados y que sirve, entre otras cosas, para regir
las relaciones de trabajo, incluye el jueves y viernes
santo como días no laborables, en el entendido que son
días principales de la Semana Santa, dedicados a lo
momentos más importantes de la Pasión de Cristo, como lo
fueron la ultima cena, la crucifixión y por su puesto, la
resurrección que celebramos el Domingo, terminando así la
Semana Mayor.

Estas circunstancias deben movernos a la reflexión sobre
el significado de estos días y la importancias que los
mismos revisten para quienes nos decimos católicos. Nadie
niega el derecho al descanso, muy merecido para algunos,
pero es también necesario, que durante esta jornada demos
una reflexión para llevar el alma a la ?dimensión divina?,
y como dice el padre Rivolta en un artículo publicado este
Domingo de Ramos ?que aprovechemos estos días santos para
hacernos esa higiene espiritual?, que tanta falta nos
hace, agregamos nosotros.

Ojala que en estos días además de descansar y ver nuestros
familiares lejanos, actuemos con la moderación necesaria y
nos demos también un tiempo para acudir a los templos,
vivir la espiritualidad de los días santos, y así renovar
nuestra fe y cargarnos de fuerza espiritual, para
enfrentar las duras tareas de nuestro quehacer cotidiano.

Que así sea.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba