Opinión Nacional

La sentencia de la libertad

La Sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos con sede en San José de Costa Rica ,relativa al denominado “Caso Perozo y Otros vs. Venezuela”, coloca en la perspectiva de todos los venezolanos, que ocurre cuando un tribunal de la mas alta competencia continental, atiende con objetividad y equilibrio, tras la presentación de las pruebas pertinentes, el libelo interpuesto por los periodistas de Globovisión ante La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en razón al sometimiento desde el sector oficial a la vindicta pública , con agravios físicos y morales, a los periodistas denunciantes.La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, habida cuenta de la negativa oficial de procesar las conclusiones del informe respectivo y aplicar las recomendaciones y enmiendas sugeridas, elevó el caso a la instancia máxima, la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El mas alto Tribunal de Derechos Humanos del Continente, cuyas decisiones tienen rango constitucional de fiel cuplimiento en Venezuela, determinó que “El Estado es responsable por el incumplimiento de su obligación contenida en el artículo 1.1 de la Convención de garantizar la libertad de buscar, recibir y difundir información y el derecho a la integridad personal, reconocidos en los artículos 13.1 y 5.1 de la Convención Americana”, en perjuicio de los comunicadores denunciantes.

En tal sentido, indica que “El Estado debe conducir eficazmente y dentro de un plazo razonable las investigaciones y procesos penales abiertos a nivel interno que se encuentran en trámite, así como los que se abran en lo sucesivo, para determinar las correspondientes responsabilidades por los hechos de este caso y aplicar las consecuencias que la ley prevea, en los términos del párrafo 414 de la presente Sentencia”
Asimismo agrega “El Estado debe conducir eficazmente y dentro de un plazo razonable las investigaciones y procesos penales abiertos a nivel interno que se encuentran en trámite, así como los que se abran en lo sucesivo, para determinar las correspondientes responsabilidades por los hechos de este caso y aplicar las consecuencias que la ley prevea, en los términos del párrafo 414 de la presente Sentencia”.

La Sentencia igualmente señala que “No ha sido establecido que el Estado haya violado el derecho a igualdad ante la ley, reconocido en el artículo 24 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en los términos y por las razones expuestas en los párrafos 375 a 381 de la presente Sentencia”.El hecho de mencionar la observancia del derecho a la igualdad de la ley, es muy importante porque obliga al Estado a ser garante de ese derecho ciudadano fundamental
Y tambien indica que “no ha establecido que el Estado haya violado el derecho a la propiedad privada, reconocido en el artículo 21 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en los términos y por las razones señaladas en los párrafos 399 a 403 de la presente Sentencia.” De esta manera, el hecho de que mencione taxativamente que la violación del derecho a la propiedad privada sería una violación al artículo 21 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, indica que las Corte estará alerta a una violación de ese derecho, en un momento en que la expropiación se convierte en el arma desenfundada lista para disparar impunemente sobre el cuerpo indefenso de la sociedad
Agrega la Sentencia “No ha sido establecido que el Estado haya violado el derecho a buscar, recibir y difundir información, en los términos del artículo 13.3 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, por las razones señaladas en los párrafos 366 a 369 de la presente”.Si bien exime al Estado de la responsabilidad violatoria en general del derecho a la información en el país, la Corte admite , en el caso particular de los periodistas,la responsabilidad del Estado de cesar el acoso particular que condena, indicando qué “debe conducir eficazmente y dentro de un plazo razonable las investigaciones y procesos penales abiertos a nivel interno que se encuentran en trámite, así como los que se abran en lo sucesivo, para determinar las correspondientes responsabilidades por los hechos de este caso y aplicar las consecuencias que la ley prevea,en los términos del párrafo 414 de la presente Sentencia.El Estado debe pagar la cantidad fijada en el párrafo 419 de la presente Sentencia por concepto de reintegro de costas y gastos, dentro del plazo de un año, contado a partir de la notificación del presente fallo, en los términos de los párrafos 420 a 424 del mismo”.

Finalmente concluye la sentencia indicando que la Corte “ Supervisará el cumplimiento íntegro de esta Sentencia, y dará por concluido el presente caso una vez que el Estado haya dado cumplimiento a lo dispuesto en la misma. Dentro del plazo de un año, contado a partir de la notificación de esta Sentencia, el Estado deberá rendir a la Corte un informe sobre las medidas adoptadas para darle cumplimiento”.

De esa manera la libertad y sus voceros periodistas, obtienen su desagravio. La libertad de expresión no se doblega ante la intimidación del Poder, en tanto que en su voz exige el respeto a la integridad de la dignidad del ser humano.El derecho humano, en donde se encuentra el de la propiedad privada, no se bota ni se vota. Existe y es incuestionable y no diferible su ejercicio.El Poder debe cumplir con el Derecho, si quiere seguir siéndolo.Ese es su contrato y si lo rompe no respetándolo, entonces sus privilegios y mandato quedan sin efecto. [email protected]

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar