Opinión Nacional

La talanquera al desnudo

Optaron por la prebenda fácil que sostenerse con dignidad en la lucha por salvaguardar un ideal que sirviera de ejemplo para todos. Temblaron cuando la chequera nubló la poca conciencia que se ocultaba en su ruin oportunismo, olvidaron el desastre que han creado estos seres, plegándose ante el poder corruptor. Como por arte de magia los traidores comenzaron a ver virtudes en el régimen que cuestionaron cuando fueron a tocar las puertas de los electores. Sufrieron una metamorfosis ideológica, y lo que ayer era sombrío ahora tiene la brillantez del arcoiris.

La talanquera es para algunos su pasaporte al bienestar material. No importa si con su inmoralidad Venezuela rueda hasta el lodazal, su falta de escrúpulos no detiene sus ansias de asegurarse un futuro con muchas divisas pero sin decencia. Seguramente tendrán el corazón clausurado por promontorios de basura, con gusanos deleitándose en porquerías nacidas en la misma granja. Eso sí, deben contar con alguna fórmula secreta que impida que el desprecio de familiares y amigos hagan que su decisión le traiga sobresaltos a su espíritu de doble ánimo. Mirar a sus hijos se transforma en la prueba que indicará si todavía le queda algo de moral, o si por el contrario es tanta su ambición que ni siquiera su propia sangre importa a la hora de prostituirse. Que ya traspasaron el límite de lo impensado y que lo que les queda es menear la colita. Capítulos vergonzosos de personajes que pensábamos que eran distintos, que valía la pena elegirlos en medio de otras opciones que quizás sí poseían honestidad.

Creemos que vienen nuevos episodios de inmoralidad extrema. Que más de un parlamentario busca resolverse con el gobierno, que no falta mucho para que otras máscaras rueden por el piso y nos reafirmen que vivimos en una sociedad enferma, en donde se perdió el valor del compromiso con los principios morales. No solo es la pobreza intelectual de la mayoría de aquellos que protagonizan desde el país político. Son la decadente forma de renunciar a sus principios por alguna prebenda que los hace el centro de la noticia por un día. Después de haber tenido sus cinco minutos de fama, seguirán siendo seres mediocres con el fardo del desprecio bajo sus hombros. Veremos quién sostiene su dignidad a todo trance. La chequera que sustenta la firmeza de la talanquera, seguirá esperando a sus saltarines acróbatas de la ingratitud.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba