Opinión Nacional

La unidad con cuentagotas

Después de las inoportunas, repetidas y contradictorias declaraciones dadas a los medios de comunicación, por algunos dirigentes partidistas, no ha sido bien recibido, por los sectores adversos al régimen, el anuncio de los acuerdos logrados en solamente siete gobernaciones. Al fin y al cabo, luego de tanta alharaca y peleas, todavía no se ve claro el panorama. Resulta obvio, entonces, el desasosiego e intranquilidad de quienes aspiran, fervientemente, ver unidos a los movimientos de oposición para enfrentar las aspiraciones hegemónicas del mandamás de Miraflores.

Ahora bien, se podrá argumentar que el Gobierno tiene sus problemas. Eso es cierto, pero no es menos cierto, también, que la definición temprana de sus abanderados y la sumisión al caudillo máximo, le da la posibilidad real de restañar las heridas y poner orden a tiempo. No importa quienes pataleen o chillen como cochinos en el matadero. Todos ellos buscan, ansiosamente la bendición del dueño y señor de los recursos del Estado venezolano. Así sean mendrugos lanzados desde una carroza. En los oficialistas se cumple, a pie juntillas, aquella vieja y cínica conseja mexicana de que “todo dentro del presupuesto, fuera de él nada”. Además las pataletas de los menguados satélites del chavismo, a la hora de las chiquiticas, serán simplemente berrinches de pigmeos. Qué significan en términos cuantitativos el PPT, el Partido Comunista y el MEP, por nombrar a los tres más representativos, muy poco, pues, salvo en Guárico y uno que otro estado, su presencia es mínima. Eso sí, generan ruido y eso no le conviene a los fines electorales del chavismo.

Lo prudente es esperar que los partidos terminen de acordarse, para definitivamente presentar una plataforma conjunta en la fecha límite. La inscripción de los candidatos comienza, según el cronograma del Consejo Nacional Electoral, a partir del cinco de agosto. Es decir, restan apenas dos semanas para lograr la cuadratura del círculo. Pero, amén de las posturas imprudentes, inmaduras y (algunas) hasta arrogantes, ya mencionadas, brotan como la verdolaga los “ambiciosos” de poder. A estos últimos, se les ven claramente las costuras. No actúan en función de los interéses del colectivo (de las comunidades) y, ni siquiera, en el de sus propias organizaciones. No se dan cuenta, ¿o sí?, que favorecen al adversario al mantener posiciones intransigentes e irreconciliables, apelando a las encuestas que ellos mismos han contribuido a desacreditar. Cada uno, sin excepción, carga su propia encuesta bajo el brazo, y gastan millones de bolívares en publicarlas en la prensa nacional y regional. ¿Cuándo los jefes políticos le van a poner orden a esta situación? A estas alturas ya parece difícil contener a estos desaforados irresponsables. Está en juego el futuro de la democracia venezolana.

Pero, aun cuando no todo es color de rosa dentro de la oposición “endógena”, estoy seguro (¿?) que, al final, privará la madurez y la sensatez políticas, por encima de los que pretenden hacer su propio juego. Y, si no fuese así, la misma gente, utilizando el sentido común, marcará el camino, apoyando, a pesar de los desencuentros partidistas, a los abanderados de mayor anclaje y posibilidades.

No sería tampoco una tragedia de grandes proporciones, si en Chacao, Baruta y El Hatillo, no se llega a las candidaturas únicas. En esos municipios el apoyo al chavismo, es casi inexistente. Por eso los medios de comunicación no deben mostrar esta situación con bombos y platillos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba