Opinión Nacional

La unidad de las ambiciones

La comunicación de este lector trae una advertencia: No puede perderse de vista que el cuadro político, signado por la incapacidad de este régimen para detener la crisis que se traga el país, ha entrado en su fase final. Y el semestre en curso es crítico, porque puede conducir a una catástrofe.

Si el gobierno no logra entender que carece de salidas y se dispone, en consecuencia, a entregar el mando-poder a un actor emergente constituido por civiles y militares, aquí podría producirse un levantamiento social de impredecible proyección.

¿Podría admitirse que estos señalamientos aciertan en cuanto a lo que nos espera en el corto plazo? ¿Es una verdad irrecusable que este gobierno va a caer?

No ignoramos las inmensas debilidades de un régimen que tiene las tristes credenciales de mantener muy en alto el pendón de todas las miserias y que hoy luce una de las más emblemáticas: la electoral, donde se deja sentado que todo el poder debe recaer en las manos de los revolucionarios del PSUV, para dejar a un lado al ‘puño de patriotas’ del PPT, PCV, MEP, UPV.

Pero estas posiciones se suplen con la acción de los petrodólares electorales que compra muchas voluntades para ‘el proceso’. De modo que el gran bochinche de la implosión a cuchillo limpio no terminará por lo pronto con el régimen.

Y menos en un momento de claro y directo acercamiento al empresariado-burguesía, para impulsar el ‘nacionalismo revolucionario’ que significaría aumentar, aún más, las groseras ganancias del gran capital bancario, industrial y financiero.

Un tiempo también en el cual la ‘revolución’ se extiende en la compra de aliados internacionales que obtienen los más rentables beneficios, a la vez que se mantiene la decisión de surtir adecuadamente al mercado norteamericano de las cuotas establecidas. De modo que ‘el proceso’ tiene hoy muchos dolientes dispuestos a defenderlo.

Está claro, además, que en este momento no existe ningún movimiento estructurado con capacidad para torcerle el rumbo a este ‘socialismo’. No es verdad que hay militares en plan de desobediencia que se enfrentan a la dependencia del G2 cubano y que van a salir a manifestar su solidaridad con el Gral. Ángel Vivas Perdomo quien ha sido detenido por pedirle al TSJ si es legal y constitucional el lema de ‘Patria, Socialismo o Muerte’.

Y para abundar en los factores de apoyo al régimen, encontramos la continuación del cuadro ‘unitario’ de ‘las oposiciones’, caracterizado por los naturales enfrentamientos que, en el mejor de los casos, permiten acuerdos y negociaciones por cuotas de poder. El régimen se despedaza pero cuenta con “la unidad de las oposiciones”.

A lo largo de 200 años de vida republicana aquí no ha habido unidad sino pactos partidistas o grupales para el reparto de privilegios. En el pasado esos trámites se hacían a nivel de las cúpulas dirigentes. Pero ante la liquidación de esas instancias, las ánimas solas de los politiqueros se sienten obligadas a conducir y adelantar sus propias negociaciones.

Es la lucha de pequeños caudillos regionales que continúan la escuela que tiene hoy su máxima expresión en el golpista-presidente. El interés prevaleciente no reside en derrotar ‘la revolución’ sino, en primer lugar, conseguir la figuración de un caudillo en crecimiento que bien se lo merece.

Con este razonamiento se demuestra que el raquitismo político e ideológico de los dirigentes de estas ‘oposiciones’ nada tiene que envidiar al exhibido por los ‘revolucionarios del proceso’. Es la simple suma de ambiciones.

Por ello, y aún en medio de la confusión que prevalece, aquí no se ha entendido a plenitud lo qué ocurre. Con el tiempo veremos la dimensión de lo sucedido el 02D-07: el fraude de mayores proporciones de la llamada historia republicana de este ex-país.

Y entenderemos que lo actuado en ese acto comicial, que termina en el acuerdo-trampa para engañar y burlarse del colectivo, pone de manifiesto algo esencial: la superación de la crisis que padecemos pasa por la liquidación de esos dos frentes de la inmoralidad y carencia de ética.

De modo que el 23N-08 ya está visto y anunciado como continuación del 02D-07. Otro episodio de la tragedia mayor que impone esta profunda y galopante crisis que todo lo carcome.

Una maquinaria extendida de fraude que no va a detener el oficialismo ni los politiqueros de las grandes ambiciones.

Por ello, o creamos una tercera posición con estructuras ideológicas, políticas y organizativas o nos resignamos a hacer del padecimiento, la perversión, la complicidad y la suma de ambiciones, instrumentos a favor de oficialistas y ‘oposiciones’, para que siga el hundimiento de las posibilidades de construir una verdadera democracia. El deslinde es impostergable.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba