Opinión Nacional

La unidad superior, única vía

La pelea contra el Castro Comunismo Chavista es una lucha de millones contra unos pocos, ellos son una minoría que artificiosamente controlan los medios de comunicación, una maquinaria forjada al calor de los dineros públicos, las armas de la república, la injusticia y el poder electoral. No podemos seguir permitiendo que esa minoría nos domine, nos imponga su voluntad y sus valores.

Para seguir dando esa batalla con más perspectivas y con más posibilidades de triunfo necesitamos integrar una fuerza ciudadana de manera voluntaria y mediante un serio compromiso de unidad en la diversidad, organización de las fuerzas disidentes y lucha con moral de victoria, Todo ello en busca de lograr un mejor destino para nuestro país exigiendo el cumplimiento de las leyes y el respeto a los derechos humanos consagrados nacional e internacionalmente.

Creemos que los enfrentamientos entre quienes estamos en la misma trinchera deben, al menos, aplazarse hasta que se logre el objetivo estratégico de recobrar la democracia real que en estos momentos languidece.

Es imprescindible dejar a un lado las apetencias individuales y grupales so pena de sucumbir desunidos en manos de quien pretende aniquilarnos para instalar un sempiterno régimen de oprobio e ineficacia.

Sabemos que hay diferencias al evaluar y tratar de actuar contra quienes ofenden el gentilicio nacional; pero esas diferencias nunca serán mayores que el compromiso de solventar la situación por la cual atraviesa la república.

Tanto los partidos políticos que aun hacen vida en nuestra maltrecha realidad como los sectores independientes maltratados por los abusos del régimen deben hacer un alto en sus posturas individualistas en aras de un triunfo del cual estamos seguros se produciría si la unidad de quienes adversamos el actual estado del país se produce, obviando protagonismos que en este momento no tienen ningún asidero en la realidad.

Si esa unidad superior no se produce estamos condenados a vivir en un país sin presente y sin futuro hasta que la entropía haga sus efectos en la minoría que nos desgobierna. Quizás sean otras generaciones las que tendrán la oportunidad de reconstruir una Venezuela exitosa alejada de esta locura que ahora nos consume. Nosotros seguiremos padeciendo, por nuestra propia culpa, una realidad que nos merecemos por no haber comprendido que solo esa unidad superior es nuestra responsabilidad.

Es momento de ir por nuestras metas, pues cada sueño nuestro debe ser cumplido para poder tener la vida que nos merecemos con salud, bienestar y libertad. No hay marcha atrás.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba