Opinión Nacional

La venezuela Post 14-A

Nadie señaló o dijo que la lucha democrática en Venezuela sería una tarea fácil o cómoda. Desde 1998 los diversos actores democráticos donde figuran partidos, dirigencia, movimientos de diverso tipo, gremio, sindicatos, colegios profesionales, empresarios, agricultores, artistas, ganaderos, amas de casa, universitarios y por sobre todo ciudadanos, nos ha correspondido una lucha titánica, larga, asimétrica, la llegada de Chávez al poder no sólo represento la satanización de los partidos, el Pacto de Punto Fijo sino todo lo que oliera a tradicional o pasado y por sobre todo el país registraría un proceso sostenido y creciente de desinstitucionalización de todo el entramado democrático, paralelamente observaríamos una personalización del poder y de la política cuya máxima figura fue el ex presidente Chávez, que naturalmente marca un ciclo en nuestra historia contemporánea.

Ahora bien dentro de los elementos o rasgos más sorprendentes de este proceso o de la llamada revolución bolivariana, que se inicia con la elección de Chávez el 06 de diciembre de 1998 hasta nuestros días, figuran una organización política, modelo y propuesta edificada sobre la figura “única” y “protagónica” de Chávez, de allí los desconciertos, problemas y amenazas reales que tiene la revolución en una época post Chávez. Asimismo encontramos en estos catorce años que buena parte de los problemas por los cuales fue electo Chávez se mantienen intactos y muchos otros se han profundizado. Si bien el ex presidente Chávez logró un sentido de unidad de esos sectores “excluidos” y les dio organicidad, les aupó y creo expectativas y por ello diseño y lanzó las misiones, como programas para palear parte de las deficiencias del propio Estado venezolano en la solución real de problemas vinculados a empleo, salud, educación, alimentación y otros, no es menos cierto que Chávez mantuvo empobrecido a ese “pueblo” o “soberano” porque fue la manera de mantener la dependencia del mismo en relación a la figura “estelar” de Chávez.

En estos catorce años es mucha el agua que ha pasado debajo del puente y tenemos un sin de fallas, distorsiones, carencias, errores y faltas cometidas que grosso modo explican el estado de deterioro social y económico que la sociedad venezolana muestra hoy, una sociedad y venezolanos carentes de referentes vinculados a trabajo, valor agregado, esfuerzo común, sacrificios, ahorro, calidad de vida y mejora sustancial en lo material e inmaterial.

De nada ha servido tener la mayor reserva gasífera y petrolera de la región latinoamericana y del mundo porque justamente los pobres son más pobres hoy y además encontramos un país y un gobierno que confisco, afectó, estatizó, expropió y produjo toma de decisiones que lesionaron capitales, a empresas privadas, a la agricultura y la ganadería, a la pequeña y mediana industria, bancos, refinerías, cementeras, siderúrgicas, fincas, haciendas y para usted de contar, sin que paralelamente se generará más y mayor empleo, se espantarán capitales e inversiones extranjeras y nacionales, se deteriora nuestro signo monetario, se firmaran convenios de todo tipo que lejos de estimular nuestra industria y producción nacional termináramos importando desde cabilla, hierro, cemento, todas la gama de productos alimenticios y para usted de contar.

Cuando el gobierno extravió la brújula, cuando torció el camino y las verdaderas metas no fueron hoy o ayer sino algunos años atrás, y los errores, la ineficiencia, la ineptitud, la corrupción y encima la ideologización de empresas, procesos, y la propia conducción de entes como PDVSA o la gran mayoría de ministerios, todos estos aspectos se convirtieron en una constante y un referente de la revolución y proceso que hoy llega a nivel de alarma e inviabilidad porque además de los problemas monetarios, fiscales, se une el endeudamiento una PDVSA venida a menos y comprometidas en muchos órdenes, y para rematar o engordar los problemas que el país y los venezolanos tenemos se enferma el Presidente de la República, enfermedad que concluye con su fallecimiento pero que en tratamiento y ausencia física se cometieron barrabasadas, se decretaron dos devaluaciones una oficial y la otra semi oficial como consecuencia de haber eliminado el SITME e impulsado otro sistema y modelo, que aparte de no servir es más discrecional y con mayores perversiones.

La cruda realidad de hoy es que el presidente falleció según parte oficial el 5 de marzo de 2013. Su ausencia física definitiva nunca estuvo en el escenario político del país, no sólo se ausenta primero para tratarse y curarse, en segundo lugar y como consecuencia de la enfermedad se produce su deceso definitivo, y quienes resultan delegados o encargados en el poder generan un caos peor de la economía, finanzas, niveles de productividad y escasez en medio de una democracia y Estado de derecho muy precario y débil, que lejos de servir de medio de control o contención frente a los atropellos y disparates del poder ejecutivo (Nicolás Maduro) y poder legislativo (Diosdado Cabello) respectivamente, desconociéndose mecanismos, lapsos, figuras, atribuciones y atropellando la propia letra y espíritu de la Constitución, donde además el TSJ cierra esta historia de exabruptos jurídicos legitimando y convalidando tomas de decisiones.

La cruda realidad es que el Presidente Chávez falleció y ello implico varias cosas. No sólo su ausencia física marca el fin de un ciclo, etapa o periodo. Además dejo al país en un momento muy particular con problemas estructurales serios vinculados a la salud, la economía, la inseguridad, PDVSA, sino que a quienes de alguna manera encargó en menos días y meses lo hicieron rotundamente peor, y el daño mayor es haber dejado al proceso, al PSUV en la mayor orfandad y desamparo. Jamás de los jamases puede compararse la figura de Chávez a la de Nicolás Maduro, el proceso quedo sin liderazgo antes nadie en su sano juicio desconoció la figura emblemática de Hugo Chávez Frías líder único, monolítico e indiscutible de la revolución, por ello su ausencia condiciona la marcha de todo.

Pero la historia cercana no concluye allí. Si algo sobresale en estos últimos meses fue el terrible manejo y secretismo de parte de los encargados del poder en relación a la “real” situación de la enfermedad y posterior “muerte” de Chávez. Hoy muchos venezolanos se siguen preguntando mucha cosas, y desconocen muchas mentiras e inconsistencias alrededor de Chávez pero la gran verdad es que físicamente no está y tal hecho forzó la salida al ruedo de Nicolás Maduro quien en su vida no ganó ni siquiera un centro de estudiantes, el único cargo que obtuvo por vía de elecciones que paradójico fue ser electo en las llamadas llaves o Kinos de Chávez de los diputados y diputadas a la Asamblea Nacional Constituyente, todos los cargos que ha ejercido en la revolución incluyendo la actual presidencia accidental, ilegitima y espuria han sido “designados” por el dedo del ex presidente Chávez.

El país acaba de concluir un proceso electoral emblemático e histórico primero por lo que estuvo en juego y segundo por sus resultados. Frente a ellos merecen señalarse algunas cosas y aspectos. Primero, registramos la campaña más corta en la historia electoral de Venezuela y América Latina. Segundo, Henrique Capriles Radonski no compitió y luchó contra Nicolás Maduro sino con el Estado, sus poderes y sus recursos. Tercero, en menos de un mes y diez días hábiles de campaña logramos reducirle al candidato Nicolás Maduro una ventaja promedio según varias encuestadoras de 20 % y las cifras finales no reconocidas un mes después como fueron las elecciones del 14-A hablan de una diferencia de 1%. Cuarto, a pesar de miles de inconsistencias e irregularidades cualitativas y cuantitativas y seguir luchando contra todos los poderes del Estado y sus recursos, debemos admitir que somos medio país y tan venezolanos como aquellos que sufragaron por la otra opción. Quinto, crecimos cerca de un millón de votos muchos de ellos provenientes del propio chavismo que legítimamente optaron por una propuesta sensata de cambio y progreso. Sexto, lo que nadie se creerá es que el Sr Maduro que no es Chávez ni tiene su liderazgo, carisma y coraje, con un país en crisis y caos peor que el 7 de octubre de 2012, carente de discurso y proyecto sólo perdiera 600 mil votos en relación a la cifra que Chávez obtuvo el 7-0 2012. Séptimo, dentro de las inconsistencias es que nos correspondió ir a unas elecciones con un Registro Electoral que tiene once meses sin ser actualizado e incorporados todos los nuevos votantes creemos que el propio CNE se coloca la soga al cuello y lejos de velar por la pulcritud, transparencia y confiabilidad de las elecciones y resultados deja un margen de duda y mal sabor indiscutible. Octavo, más allá de las auditorias esta lucha no acaba porque el país repito está en crisis y Henrique Capriles Radonski como máximo líder señaló la ruta como es el no reconocimiento de resultados, la impugnación formal por miles y miles de inconsistencias en el orden cualitativo y cuantitativo, y por ello la solicitud de la auditoria de todas las maquinas, cuadernos y votos. Noveno, las cifras de siete millones y pico de votos que son el 50% de los electores en la figura y liderazgo de Henrique Capriles Radonski permitieron en un ejercicio democrático, ciudadano, corajudo y responsable ganar en ocho Estados claves y obtener igualmente trece Capitales. Decimo, iniciamos una nueva etapa y una Venezuela post 14- A, ahora es que queda lucha democrática en Venezuela. Hay un país que espera verdades, certezas sobre los resultados, y si la tendencia es irreversible no duden ustedes que tendrán que ponerse a trabajar, dejar la cháchara y resolver los problemas que no han resueltos en 14 años, o el referéndum revocatorio será indetenible. Hay un solo país que quiere cambios, progreso, seriedad, eficiencia, logros y este gobierno y este CNE sabe más allá de los reparos y las propias auditorias que los venezolanos no comen cobas y quieren de una vez por todas la solución a sus problemas ya, problemas que ya no admiten bla bla bla. El tiempo de Dios es perfecto y ciertamente no nos queda más que seguir en un camino de progreso que desemboque en que Venezuela somos todos. Que Dios bendiga a Venezuela.

(*) Profesor de la Universidad de Los Andes

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba