Opinión Nacional

La Venezuela que todos queremos

“Aquellos que votan no deciden nada. Aquellos que cuentan los votos lo deciden todo”.

(J. Stalin).

La preocupación repetida una y otra vez es como una nube negra que envuelve a la sociedad, la confunde y le impide actuar. Los políticos demócratas están todos preocupados con lo que pasa en Venezuela; preocupados están los empresarios y los trabajadores pues temen perder unos la propiedad de sus negocios y otros el derecho a tener sindicatos y contratación colectiva; preocupados y con sobrada razón están los medios de comunicación que sienten cada día mas como avanza la hegemonía comunicacional; preocupados están maestros y padres de familia porque el propósito del Estado es secuestrarle la forma de pensar de sus hijos y preocupados están también los militares institucionales conscientes de que los quieren sustituir por milicias subordinadas a un Jefe que no respeta Constitución ni leyes.

Tantos sectores preocupados tienen al país envuelto en una espesa nebulosa que le impide ver lo que está sucediendo como el desconocimiento de la dignidad humana, la libertad y demás derechos del venezolano. Después de once años de tanta preocupación parece que ya ha llegado la hora de sustituir la preocupación, que nos inmoviliza, por la acción y movilizarnos todos. La preocupación por los derechos que se nos están arrebatando es negativa si no despierta en nosotros la necesidad de la acción que es que la que nos permitirá regresar a la democracia y la libertad.

La Mesa de la Unidad, no perfecta como todo lo que es humano, es una manera de ir a la acción ejerciendo la vía democrática del voto consagrado para elegir autoridades en lo que queda de la Constitución de 1999. Sin embargo tenemos que montar un alerta máximo porque los antecedentes del árbitro electoral en estos once años no son ciertamente los mejores. Basta recordar algunas fechas en las que el Soberano expresó su voluntad y no le fue reconocida: 15/08/04 y 02-12-07. Tenemos que estar conscientes, pero no caer en la preocupación como refugio pues entonces nos inmovilizamos, e ignoramos el echo real de que el régimen ha puesto en el supuesto árbitro todos los instrumentos y las ventajas necesarias para que sea él y no el pueblo quien decida. No verlo es estar ciego.

No obstante lo anterior debemos todos ir a votar en Septiembre porque es la vía democrática para seleccionar a los Diputados. Lo que no puede suceder es que como ocurrió el 16/08/04 dirigentes políticos y ciudadanos se vayan todos al día siguiente para sus casas, resignados, si el árbitro confirma que no es tal sino que funcionó como un instrumento obediente al régimen y no al pueblo. Si esto sucede el propio régimen nos estaría llamando a tomar las calles en señal de protesta pacífica ejerciendo el derecho que le otorga a los ciudadanos la Constitución. No hacerlo haría que la nube de preocupaciones que hoy existe sea mas densa y destruya la esperanza de regresar a una democracia donde se respete la Constitución, es decir con estado de derecho y autonomía de poderes. La Venezuela que todos queremos.

PROFESOR DE INSTITUCIONES
POLITICAS DE LA U.C.A.B

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba