Opinión Nacional

La venganza endógena

Hace años escuché la historia de una venganza extraña, patética y aterradora, por calificarla de alguna manera. De una venganza terrible, cruel y mortificante: el vengador, cargado de toda su rabia, de todo su odio, de todo su resentimiento, se encerraba en un cuarto muy pequeño con su peor enemigo. A continuación sellaba todas las salidas de aire y luz, para que nada se escapara y finalmente se cortaba su cuello, ¡su propio cuello! para que el enemigo se ahogara en su sangre. ¿Absurda, irreal, imposible?… ¡sí!… pero eso pareciera ser lo que está haciendo el gobierno venezolano. Ni más, ni menos, así como lo oyen. Fregarse para fregar a otros.

Aquí las políticas gubernamentales del actual régimen inicialmente se basaban en lo endógeno. Pero gradualmente han ido migrando de lo endógeno a lo exógeno, porque el cacareado desarrollo endógeno no ha resultado ser endógeno, y mucho menos desarrollo.

Los gallineros verticales no pasaron de ser otra de las improvisaciones televisivas del presidente de la república, pues se acabaron antes de ponerse en práctica. Era totalmente inviable.

El programa de los conucos en platabandas fue un rotundo fracaso, fracaso reconocido hace un par de meses por el mismo gobierno.

La comercialización de las mágicas conchas de plátano, aquellas que remediaban desde el estreñimiento hasta la infertilidad, anunciadas con bombos y platillos como «el remedio de Ño Casimiro», ha sido todo menos lo esperado… ¿saben ustedes qué ha sido del programa?…

La «ruta de la empanada» se quedó apenas en la «salida de la empanada».

Un elevado número de cooperativas, idea genial que en otros países ha funcionado de manera atinada, coordinada y exitosa, ha sido dinero tirado a la basura gracias a la improvisación, la corrupción y la ausencia total de contralorías.

Los programas de viviendas han sido el más estruendoso fracaso del gobierno, si no que hablen las personas que se han clavado a los árboles frente al Ministerio del Hábitat, y los damnificados que una vez más han regresado a las puertas de CONAVI, que en varias ocasiones han sido repelidos por unos guardias que parecen unos auténticos tortugas ninjas.

Los cultivos organopónicos se los comieron las ratas, y pare usted de contar…

Está a la vista que los planes endógenos, no sé si por su fracaso o si es que hay alguna otra razón, ya no son una prioridad. Entonces, el Presidente Chávez puede dedicarse de lleno a sus otros planes, los planes exógenos de convertirse en el líder mundial anti imperio, sea cual sea el costo para el país.

Por eso no desperdicia oportunidad para insultar al Presidente Bush, aunque después haya recogido un poco lo derramado y haya confesado que pasados los años, hasta podría jugar dominó con él. Tampoco pierde momento para provocar al gobierno de los Estados Unidos, que tradicionalmente ha sido un aliado de Venezuela, como no pierde tiempo en buscar alianzas que resultan peligrosas para Venezuela, desde aquellos tiempos en que el mundo entero vetaba a Saddam Hussein y a su gobierno, y Chávez lo fue a visitar y hasta pasearon en carro conducido por el mismo Hussein.

También por eso la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, sin que le temblara el pulso, aprobó 2,9 millardos de bolívares para apoyar la imagen externa del gobierno. Pero esos planes exógenos podrían fracasar como fracasaron los endógenos… Y hay ciertas políticas exógenas que podrían resultar siendo especies de «venganzas endógenas», porque estaríamos autodestruyéndonos en el ánimo de destruir a los supuestos enemigos.

Continuar en la confrontación con los Estados Unidos en el afán de fregar como sea a George W. Bush, sería el equivalente a cortarnos el cuello como el vengador de la historia, porque su gobierno podría decidir fregar también al gobierno de Chávez y por ejemplo, no comprarnos más petróleo. ¿No habríamos incurrido en un hecho autodestructivo y por lo tanto, en una venganza endógena?… Si se tomara la decisión, como se ha sugerido, de enviar a nuestros jóvenes a implicarse conflictos de otros países, Afganistán, Irán, Bolivia… ¿no sería eso también una venganza endógena?

Venganza endógena…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba