Opinión Nacional

La Visión de País

La nación en la que compartimos nuestros sueños, nuestros desengaños, nuestros logros y frustraciones se desmorona frente a la mirada indiferente de quienes se alimentan del poder, sin mirar más allá de sus propias ambiciones. Lo que indigna frente a semejante actitud, es la impotencia que genera en la gran masa de pueblo que mira con asombro la incongruente manera de manejar las políticas públicas (si acaso existen).

La idolatría al odio, el culto a la muerte y a la confrontación van más allá de cualquier capacidad de análisis, viviendo nuestro País un momento indescriptiblemente complejo. La falta de “Visión de País” nos está llevando a la debacle en todos los ámbitos de nuestra existencia Nacional e Individual.

Por otro lado, notamos en los grupos opositores al partido de gobierno y al gobierno mismo, un eclecticismo sumamente delicado en momentos tan duros como los que vivimos. Aun cuando me parece sumamente importante la UNIÖN de la Oposición, es igualmente importante la Visión de País que hemos de desarrollar para tener bien clara “La Visión de País “que debemos fortalecer y ejecutar. Los debates políticos no deben estar enfocados en Promesas imposibles de cumplir dirigidas a sumar votos, debemos materializar un proyecto de País Posible y Sustentable en corto, mediano y largo plazo, ya que la destrucción de las estructuras funcionales del estado hechas por el gobierno actual han creado una devastación que no es nada fácil de reconstruir o redefinir. Siendo así las circunstancias actuales, debemos tener claro que cualquier gobierno (municipal, estadal o de cualquier nivel) va a encontrarse en “arenas movedizas” o en situación de alto riesgo, por la dificultad de ejercer el poder en el nivel que le corresponda. Con esto en mente lo único sostenible en el tiempo son las visiones que desarrollemos en adelante y pongamos en manos de los candidatos que sean electos por la oposición, para la contienda política que se avecina. No es la promesa de un asfaltado o de dar mas empleo, por ejemplo, lo que va a hacer ganar a los candidatos opositores, es la clara posición contra la destrucción del País que actualmente vivimos y que tiene raíces en el pasado democrático de nuestra hermosa tierra Venezolana, un proyecto de reconstrucción posible y real, nada utópico ni insustancial como este “Socialismo del Siglo XXI” que nos está llevando a las cavernas ideológicas del siglo XVIII o a la gesta libertadora de siglos pasados, cual si fuéramos indios asombrados con el oro de los sueños imposibles que nos da la verborrea de quienes ejercen el poder.

Es de mi consideración que aquellos partidos que alguna vez usaron la palabra “Social” como insignia de sus ideales (léase Social Cristianos, Social Demócratas, Movimiento al Socialismo, Liga Socialista, entre otros) vuelvan a sus raíces de comunicación con la esencia social, que no es otra cosa que el Pueblo, la Comunidad en su más pura esencia y que hoy podemos ver ejecutando sus facultades de “Pueblo organizado” a través de algunas Juntas Comunales, Juntas de Vecinos y “contadas” Juntas Parroquiales, por nombrar parte de lo que es la esencia de la “Organización Social” en los actuales momentos, además de ser el contacto más directo con los Individuos quienes son el eje motriz de la sociedad. Me pregunto, ¿Cuántos Concejales mantienen contacto con sus comunidades? ¿Cuántos Diputados tienen comunicación con quienes fueron sus electores? ¿Cuántos Gobernadores se comunican con su Pueblo en actos que no sean meramente partidistas o en épocas electorales?
Da verdadera tristeza el abandono que sufre la mayoría de los venezolanos cuando se dice que se toman decisiones basadas en el “Soberano” y lo que hacen en amanecer con leyes que no conocen ni siquiera los mismos miembros de la Asamblea Nacional, actos típicos de la fallecida Cuarta República y vandalismos ideológicos tan desacertados de esta ineficiente Quinta República. ¿Hacia dónde debe dirigirse lo social? Todo acto de ejecución política debe surgir del pueblo y dirigirse hacia él, es decir, debemos mirar hacia adentro, y desde las bases de la sociedad, construir el País que deseamos, en pocas palabras, hacerle ver al venezolano común que hay leyes que cumplir y un Estado que vela porque se cumplan, hacer ver que existe un Estado que está comprometido en dar respuestas a las necesidades primarias de la sociedad, como bien lo define la Constitución actual, la educación, la alimentación, el derecho a la educación y a los sistemas de salud y el vivir en una vivienda digna.

Me pregunto, ¿Cuáles de estas obligaciones que asume el Estado se están cumpliendo en este preciso instante? La respuesta es triste y denigrante. El sinsabor que nos deja este momento histórico debe convertirse en eje impulsor para crear una “Venezuela Posible” como reza el proyecto de un conocido escritor, o de una Nueva República, como lo planteó en algún momento el fallecido Jorge Olavaria. No es momento de protagonismos fuera de tiempo, no es el momento para “aparecer en la foto”. Es tiempo de ejecutar proyectos viables y sanos, enfrentar la cruda realidad de una Venezuela totalmente destruida y corrompida en todos los ámbitos, tanto por un lado como por el otro, y aquellos que deseen hacerse del poder en un próximo futuro no permitan que el desastre que hoy vivimos no se vuelva a repetir bajo ninguna circunstancia.

Casi todos los partidos que aparecen en la palestra pública tocan el tema “social”, se hacen llamar pueblo de manera insistente e intentan llegar a las bases de forma desesperada. La mejor manera de tocar a la sociedad es con el ejemplo diario, con la conciencia limpia y las cuentas bancarias claras. La hipocresía a la que nos han acostumbrado los políticos en estos 50 años de democracia, han sido suficiente; si no aprendemos de lo que nos ha escrito la historia, dejaremos de ser historia para convertirnos en novela de ciencia ficción viajando a un lugar de inimaginables características y con severas consecuencias en nuestras raíces como pueblo y nación digna de respeto y reverencia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba