Opinión Nacional

La voluntad del pueblo se respeta

Según las encuestas que maneja el propio desgobierno rojo rojito, entre la oposición y la disidencia chavista ganaremos por lo menos en 11 gobernaciones y en más de 100 alcaldías. La tendencia es irreversible y sólo nos falta ir a votar masivamente este domingo 23 de noviembre. Para continuar agriándole la boca al deslenguado bipolar de Chávez, ganaremos en los estados de mayor peso político y por ende los más poblados. La Oposición debería ganar en: Zulia, Carabobo, Miranda, Nueva Esparta, Táchira, Mérida, Aragua y Vargas. Chavismo disidente debería ganar en: Guárico, Portuguesa y Barinas. Las alcaldías más emblemáticas también pasarán a manos de la oposición y habremos construido en un sólo día un muro de contención legal y democrática en contra de las pretensiones autocráticas, comunistoides, y continuistas del dictador tropical.

Eso es lo que reflejan las diferentes encuestas y tendencias, algo fácil de digerir si tomamos en cuenta la actitud desquiciante, enfermiza y vulgar con la que el usurpador de Miraflores ha venido actuando en las últimas semanas. Si logramos bajar el nivel de abstención, ganaremos todavía algunas gobernaciones más en las que existe actualmente un virtual empate técnico. Olvídense de las amenazas delirantes del ex militar y de las posibles trampas del CNE. Si nos movilizamos y votamos lo demás viene solito. Pero eso sí, hay que estar muy pendiente de que los testigos de mesa cumplan con su trabajo y de si es posible, presenciar el acto conclusivo de cierre; la ley nos lo permite y es nuestro deber ciudadano ejercer este derecho. Al menor resquicio de trampa, irregularidad, coacción, abuso, etc.; debemos llamar a nuestros amigos y familiares, hacer bulla e informar a los medios.

Somos mayoría y debemos hacernos respetar como tal. Él mismo Chávez sabe muy bien que su proyecto asesino, expansionista y genocida depende de los resultados del domingo. Así como el 2 de diciembre pasado lo dejamos “cojo”, ahora nos toca dejarlo “mocho”. Sin ningún tipo de espacio para maniobrar o intentar cualquier acción demencial. Recuperaremos la mitad del país y después le arrebataremos la Asamblea Nacional con la misma fuerza del voto. Ya es hora de que nuestros gobernantes sean un reflejo de las diferentes tendencias políticas del país y no este monocolor agobiante y asfixiante del dictador bipolar y su entorno rojo rojito. Es cuestión de tiempo, todos lo sabemos. No quisiera estar en sus zapatos, el pobre hombre debe estar embotado de tranquilizantes, hoja de coca y cuanta hierba espirituosa le proporcionen sus “babalaos cubanos”. En el ambiente se respira el mismo aire de libertad y alegría que respirábamos los días que precedieron a la “victoria de mierda” del 2 de diciembre pasado. Ya veremos con que frase vulgar y despectiva el dictador tropical se referirá a nuestro triunfo con el que nos regalaremos una navidad multi color y para nada roja rojita.

Lo que si hay que tener muy claro es que nuestro Chacumbele caribeño no se dejará quitar los espacios ya ganados con anterioridad sin hacernos pasar un mal rato. Ya lo dije en mi columna anterior y lo repetiré hasta la saciedad, lo más seguro es que valiéndose del servil CNE, retrasen los boletines para crear zozobra y encrespar los ánimos. Es precisamente aquí el momento crucial en donde la población tendrá que decidir entre quedarse en su casa tomándose unas cervezas, o salir en masa a las calles a exigir respeto a la voluntad popular, no hay de otra. Debemos estar preparados para movilizarnos hasta las sedes regionales del CNE, sin violencia pero con determinación histórica y moral. Tenemos que estar preparados para todos los escenarios, sobre todo el de la interrupción de la energía eléctrica.

Más allá de querer ser pájaro de mal agüero, hay que ser realista. Chávez todavía tiene gente que lo sigue y apartando las razones sociopáticas que puedan tener, lo idolatran de manera enfermiza. Muchos de estos seres (no todos), son violentos, asesinos y peligrosísimos, la idea no es salir a la calle a dejarse matar; pero tampoco dejarnos quitar lo que hemos obtenido de manera legal, pacífica y democrática. Sobre todo en las gobernaciones y alcaldías en las que no hay una tendencia clara ni definitiva. A Dios rogando y con el mazo dando. Llego la hora de demostrar hasta que punto estamos verdaderamente comprometidos con el futuro de nuestros hijos y con la preservación de la democracia misma como sistema de gobierno libre, progresista, pluralista y de alternabilidad democrática como requisito indispensable.

El ir a votar en estas elecciones más que un deber, es una necesidad histórica imperativa que rendirá sus frutos más temprano que tarde en el renacer de la nueva Venezuela verdaderamente Bolivariana. Démosle una lección al mundo, a Chávez y a los violentos. Todos a votar y a defender el voto…no se hable más.

Patria, Democracia y Libertad!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba