Opinión Nacional

La voracidad del poder en Venezuela

Resulta sumamente asqueroso e inaceptable para todo demócrata de acción y convicción no protestar o peor aún aceptar la situación de degeneración y deterioro sostenido a la que ha sido sometida la democracia en Venezuela y los venezolanos respectivamente. No es un problema de gustos o tonalidades, de ópticas o puntos de vista. El problema es más complejo y tiene que ver que los ideales y la convicciones democráticas. Así como no podemos esperar y pedirle a un ateo que crea y le prenda velas a la Virgen María, o al Sagrado Corazón de Jesús, igualmente sucede cuando los ciudadanos queremos y esperamos que un tirano respete y se conduzca dentro de parámetros institucionales y democráticos.

Lo que verdaderamente registra Venezuela es una degeneración paulatina y sostenida en una década de sus instituciones, de sus partidos, de sus liderazgos, de la inobservancia de su Constitución, de la ausencia real de división de poderes públicos. En fin, los ciudadanos debemos de tener claro que indiscutiblemente no sólo en Venezuela sino en otras latitudes los partidos políticos y buena parte de sus dirigentes cometieron graves errores y son en buena medida responsables del descalabro actual. El problema no está en mirar atrás sino en comprender la delicadeza del momento actual. Hay prácticamente una máxima y regla de oro según la cual en aquellos países donde la institucionalidad esta venida a menos la personalización del poder en manos de liderazgos mesiánicos y profundamente autoritarios es una constante.

Cuesta entender afuera del país a todo lo largo y ancho de nuestra América como Venezuela exhibe un gobierno que irrespeta la Constitución Nacional que el mismo promulgo, como se inhabilitaron a más de doscientos personas que si que previamente como manda la Constitución se hubiese producido un juicio y una condena, a todo esto se suma la manera personalista y discrecional como el presidente maneja el país y sus finanzas, tenemos una economía que no es endógena porque importamos todo, sino además es precaria y prehistórica, mientras Chile tiene 6% de inflación entre el 2007 y 2008 Venezuela tiene casi 30%, mientras Chile tiene 15% de pobreza nosotros tenemos 70%.

Que envidia causa ver el orden, la pulcritud, el respeto por el ciudadano, la seguridad ciudadana, la certidumbre, las cifras de empleo, florecimiento y productividad, aunado al civismo y preparación de la dirigencia en países como Perú, Argentina o el propio Chile que son países y economía con menos recursos indudablemente que Venezuela y que sin embargo muestran un crecimiento y desarrollo en la región no así nuestra economía y país.

De tal forma que en una década los venezolanos podemos tener una opinión y criterio de cómo anda el país, su economía y demás. Hace una década un grupo de venezolanos votó por el presidente Hugo Chávez Frías para que el país cambiara, votó para adecentar la administración pública, para despartidizar la justicia, para que tuviéramos una excelente salud preventiva y curativa, una educación de altísima calidad, y para que se generará un “verdadero” cambio y revolución. A diez años este gobierno y proceso con una Constitución a la medida, 22 gobernadores de 24, Ley Habitante, Petróleo a más de 100 dólares, poder por doquier y todavía apoyo popular, lo que muestra lamentablemente para dolor de los venezolanos es hambre, miseria, desempleo, desorden, inflación, violación de los derechos humanos, enriquecimiento ilícito, violencia desmedida e inseguridad ciudadana, personal y colectiva, y la postración de las instituciones y poderes públicos sometidos al capricho del presidente. Un país y sociedad como la venezolana podrá tener petróleo a 200$ el barril y sin embargo su presente y futuro inmediato es incierto por la voracidad del actual régimen, la complicidad de algunos sectores y la pasividad de los ciudadanos.

(*) Profesor de la Universidad de Los Andes.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba