Opinión Nacional

La voz de la iglesia ante la constitución autoritaria

En momento oportuno ha llegado el mensaje de la Conferencia Episcopal sobre la nueva constitución, que bajo el ropaje de una reforma, el Teniente Coronel Presidente nos quiere imponer al conjunto de la sociedad.

Como bien lo señalan los señores Obispos y Arzobispos de Venezuela en el texto de su documento, su “contribución tiene el propósito de iluminar, desde una valoración ética, el juicio y la decisión que sobre el proyecto de Reforma corresponde asumir a los venezolanos en asunto de tanta importancia para el presente y el futuro del país. Fundamentamos esta iluminación en los principios y criterios del Evangelio, de la Doctrina Social de la Iglesia y de los numerosos documentos emanados de nuestra Conferencia Episcopal”

Se trata pues, de un aporte en la dirección de los valores y principios del cristianismo que los venezolano debemos oír con respeto. Incluso quienes no compartan nuestra fe, pues se trata de una postura moral y social, que apunta a fortalecer el valor de la libertad y por ende el de la paz. Puede estarse o no de acuerdo con las observaciones de la Conferencia Episcopal, pero nadie podrá negar que las mismas se han presentado con un elevado nivel intelectual, con un lenguaje propio de los pastores de un pueblo, es decir con un lenguaje respetuoso y constructivo.

Frente a un planteamiento tan serio, tan denso y tan honesto el régimen ha respondido con bajeza y vulgaridad, con insultos y descalificaciones.

El ejemplo lo ofreció el mismísimo Presidente, quien no se ahorro adjetivos descalificativos y ofensas para con quienes son personas merecedoras de todo respeto. De ahí para bajo, todos los corifeos y aduladores de la dictadura no han hecho otra cosa que repetir los estribillos y agresiones que el Comandante en Jefe ha lanzado contra nuestros guías espirituales.

Por supuesto que tanto el jefe de la revolución como sus seguidores, no tiene sustancia a la hora de rebatir las observaciones de la Iglesia Venezolana. Solo recurren al lugar común de los slogans y clichés, que la propaganda por ellos diseñada, lanza a los cuatro vientos para tratar de convencernos que este engendro constitucional orientado a perpetuar al autócrata en el poder, se está presentando dizque para “darle mayor poder al pueblo”.

Además de la mentira respecto a los contenidos antidemocráticos que todo el nuevo texto encarna, llegan al extremo de manipular y acomodar hasta las normas del derecho canónico, con la pretensión de silenciar la voz de una Iglesia, que es voz de todo un pueblo.

No otra cosa hace el Gobbels de esta autocracia. En efecto Wiliams Lara, salta a la palestra para manipular una norma del Código de Derecho Canónico que les prohíbe a los clérigos postularse para cargos electivos, vale decir a terciar directamente en la búsqueda del poder político. En ninguna parte dicho Código les prohíbe a los sacerdotes y obispos orientar al pueblo respecto a las realidades sociales, económicas y políticas que se presenten en determinada sociedad. Por el contrario, los pastores están en el deber de alzar su voz cuando se ciernen sobre los pueblos amenazas graves, y ésta, la del autoritarismo chavista, no lo es menos. Olvida el amargado y manipulador Ministro de Propaganda de la dictadura, que su planteamiento a los obispos de “no meterse en política”, era la misma petición que los corifeos de otro socialismo, el nacional socialismo, le hacían a la Santa Sede, a la Nunciatura Apostólica y a los Obispos en los tiempos en los que masacraban a un pueblo en al Alemania de Hitler.

Bienvenida la palabra orientadora de nuestros obispos. Sus preocupaciones son las suyas. Así como ayer el Arzobispo Wojtyla (más tarde Juan Pablo II) en la Cracovia comunista alzo su voz contra “el socialismo” que oprimió al pueblo Polaco, hoy los nuestros alzan la suya, contra el mal llamado “socialismo del siglo XXI”, que cada día más se parece aquel que pasó a mejor destino en tierras del viejo continente.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba