Opinión Nacional

Las cerezas

Hace algunos años atrás, en los tiempos que vivía en los altos mirandinos, donde todas las mañanas antes que saliera el sol llevaba a mis hijas al colegio; un día una de ellas viendo la mata de cerezo rojo por la carga me pregunto. – ¿Papi por qué lloran las cerezas? – le di toda una explicación sobre el rocío, pero jamás le conteste su verdadera pregunta que era mas allá de la cereza.

Quizás la verdadera respuesta no se la di en aquel momento, porque no la conocía, pero hoy apenas he empezado a conocer la respuesta y esta no es mas que la lucha interna entre ser, tener y poseer; que todo hombre y mujer enfrentan en su día a día; mientras que luchan con los prejuicios de una sociedad hipócrita y la miseria humana que las nutre como un buen chacal a sus hijos.

Las cerezas lloran como los hombres, aunque den buenos frutos, ya que su ser esta atrapado en un poseer y no el que la sociedad impone de poseer objetos materiales, mas bien lo mas sublime, es poseer conocimientos, amistades, afectos, amores, vivencias, esa hermosa sensación de vida y de estar vivo que va mas allá del ruido de las botellas de una esquina, y de las colas en los bancos, para contar el tiempo perdido, como un reloj que en vez de dar horas no las quita, en una cuenta que no va hacia delante si no que nos resta el tiempo para ver y disfrutar lo hermoso de la vida.

Las cerezas lloran como los hombres todos los días cuando se dan cuenta que ser, tener y poseer puede ser lo mismo cuando el amor no es prohibido, cuando los besos son palabras menudas y claras, cuando la mirada de un niño se refleja en los ojos tiernos de un adulto, cuando la lucha es por una causa justa y sobretodo, las cerezas lloran igual que los hombres que se dan cuenta que la vida y la acción de vivirla no reside ni en la producción para satisfacer unas necesidades práctica o en la expresión de unas ideas religiosas o filo¬sóficas, sino en la capacidad de cada uno de nosotros de crear un mundo sintetizado y consciente de sí mismo, el cual no es, ni el mundo de los deseos y necesidades, ni el de los sueños y la fantasía, sino un mundo compuesto de estas contradicciones, donde cada uno de nosotros vale por su propio ser y sus propias contradicciones y su percepción particular del propio mundo, que es tu mundo y que cada segundo perdemos algo de el.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba