Opinión Nacional

Las cifras del odio

Terrible que la Semana Santa haya que hacer referencia a esta realidad, pero a opinión pública tiene todo el derecho a estar informada sobre las cifras, datos, y variables que reflejan la situación de inseguridad personal y social que padecen los venezolanos. La información es indispensable para poder calibrar la magnitud de la tragedia que acontece en nuestra patria en pleno siglo XXI.

Hace un poco más de 7 años, en 1998, el número de muertes violentas o asesinatos que registró la división de estadísticas de la entonces PTJ fue de 4.440. Para el 2003 esa cifra se había disparado a cerca de 14 mil homicidios, lo que equivale a un aumento superior al 300%. Semejante espiral de violencia delictiva no tiene precedentes en la historia documentada de la criminalidad en Venezuela.

Hace un poco más de 7 años, en 1998, el número de secuestros perpetrados en el territorio nacional fue de 50, sobre todo en zonas fronterizas con Colombia. En el 2003, año de la última cifra oficial suministrada por el Cicpc, la cifra había ascendido a 277. Es decir, un salto mayor del 500% en tan solo un quinquenio. Es muy probable que la data más reciente sea todavía más gravosa, y además los secuestros, incluyendo la modalidad «express», dejaron de ser un fenómeno fronterizo para multiplicarse a lo largo y ancho del país, y en especial en las grandes ciudades de la franja centro-norte-costera.

En casi toda la década de los años 90, el promedio de muertes violentas en Venezuela osciló entre 2.500 y 4.500 por año. En el conjunto de los últimos 7 años el numero de homicidios ha llegado a una cifra cercana a 70 mil. En otras palabras, setenta mil habitantes de esta tierra han sido asesinados entre 1999 y lo que va del 2006. De allí que de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas, la nuestra se haya convertido en una de las sociedades más violentas del mundo, y la cantidad de muertes se asemeja a la de un país en situación de guerra civil o de conflicto militar internacional.

El numero de homicidios en Venezuela es muy parecido al de Estados Unidos. Sólo que ese país tiene 280 millones de personas, vale decir 10 veces la población del nuestro. En la guerra civil más cruenta de la historia moderna de América Latina, la de El Salvador desde finales de los años 70 hasta principios de los años 90, las bajas contabilizadas por la violencia política son de orden similar a las causadas por la acción criminal en Venezuela, en el tiempo que el presidente Chávez lleva en el poder.

Todas estas realidades dan cuenta de un retroceso o involución acelerada en las condiciones de seguridad ciudadana, o en la otra cara de la moneda: el auge desenfrenado del hampa en todas sus modalidades de acción. Insulta la inteligencia de los venezolanos, el argumento esgrimido por el ministro del Interior y Justicia, Jesse Chacón, en el sentido de explicar el desborde del crimen como consecuencia de las «policías de la descentralización heredadas del pasado».

Insulta la memoria de los hermanos Faddoul, de Miguel Rivas, de Filippo Sindoni, del fotógrafo Jorge Aguirre, de miles y miles de muertos a manos del delito, el que Chacón y muchos otros voceros del oficialismo se empeñen en seguir mintiendo y manipulando a la opinión pública con tanta suma de cinismo y deprecio. La verdad sea dicha, los 7 años y pico de Chávez son, en sí mismos, una de las peores cifras del odio. Ojalá y estos días santos nos ayuden a templar conciencia y voluntad.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba