Opinión Nacional

Las consecuencias de la paz económica

La economía no soporta la ficción, pero la política sí. Al menos por un tiempo. La verdad económica siempre termina abriéndose camino entre los huecos de los bolsillos y la angustia de los ciudadanos ante los anaqueles vacíos.

Cuando la pregunta más frecuente en las calles es ¿Y qué va a pasar?, la economía se escurre entre los miedos. En Venezuela hay un conflicto político y la crisis económica se moverá al inestable ritmo de lo que suceda en la política.

La economía no soporta la incertidumbre.

La sangre en las calles, las exigencias de justicia, las guarimbas, las barricadas, la represión y los gases lacrimógenos espantan la posibilidad de que un país funcione con normalidad. Es verdad que la solución a la crisis económica pasa por encontrar una solución al conflicto político, pero no conviene desestimar que el conflicto político encuentra también su origen en los desequilibrios económicos, fuente inagotable de insatisfacción y malestar.

Lorenzo Mendoza pidió, en la Conferencia de Paz, una Comisión de la Verdad Económica. Maduro aceptó y apenas un día después de realizada la propuesta se llevó a cabo la primera reunión entre empresarios y los representantes del Gobierno. A la salida de esa reunión, que fue privada, Jorge Arreaza, el Vicepresidente de la República, afirmó: “Nuestro socialismo reconoce al sector privado, estatal y socio-comunal, a diferencia de proyectos anteriores. Estamos seguros de que podemos convivir y coexistir para generar producción y trabajo liberador”. También dijo que el modelo económico estaba delineado en el Plan de la Patria, ahora Ley de la República. Lo dijo a modo de advertencia. Una advertencia que no aparece en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Las preguntas son inevitables: ¿Es posible alcanzar una economía funcional en Venezuela dentro del modelo económico planteado en el Plan de la Patria? ¿O el capítulo económico de la Conferencia de Paz es sólo una instancia en la que el gobierno tratará de atender y aplacar las quejas más urgentes del sector privado? Curiosamente, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, dijo ese mismo día de la reunión que “la Conferencia de Paz del área económica no puede convertirse en sólo venir a pedir dólares”. Entonces, ¿sí puede haber una revisión del modelo? ¿O todo se reduce a que no hay dólares para honrar la deuda y el gobierno busca un segundo aire, como el boxeador que reacciona aun cuando está mareado?

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar