Opinión Nacional

Las focas, morsas y lobos finos son rinocerontes

¿Qué es lo humano de ser humano? Tiene que ser algo mínimo. Yo siento la diferencia con el otro y poco en común tengo con él. Esa desazón manifiesta lo absurdo de nuestra condición. Algunos han apuntado que lo que nos hace humanos es el haber sido lanzados al mundo y ser sacados de él independientemente de nuestra libertad. De ser eso así, es más firme mi creencia en otra transhumanidad por venir y que siempre ha existido una en el ínterin. Son temas de la bioética de hace un lustro para acá que hacen estallar todos los marcos y limites que nos hemos impuesto. Dejemos eso para otra oportunidad. Quiero escribir sobre las mayorías, los otros, los diferentes a mí en este país. Nunca he encajado en sus movimientos. Durante el pacto de Punto Fijo, los otros en mi país eran los rinocerontes de Ionesco. Rinocerontes despreocupados, conformistas, individualistas, poseídos del deseo de ser los unos iguales a los otros. Aceptaban la patética uniformidad de la sociedad aburguesada y la democracia representativa. No éramos parte. Mi vocación no fue la de paquidermo. Ionesco develo lo absurdo de esa individualidad que era capaz de creer a la vez en dos ideologías diferentes que entran en conflicto insoluble. Todos eran, como lo son hoy, burgueses y socialistas. Durante este periodo de rendición ante teniente coronel, los otros en mi país se han vuelto focas, morsas y lobos finos dispuestos a aplaudir aun con el agua al cuello. Focas revolucionarias, colectivizadas, preocupadas por la multitud de pobres, unas idiotas, otras resentidas, otras viejas y poseídas del mismo deseo de igualdad. Las morsas se distinguen solo por el saludo de “patria, socialismo o Muerte”. Tampoco es mi vocación ser pinípedo. No estoy dispuesto a ser absorbido por el colectivo ni a aceptar el fascismo Ur y el totalitarismo del caudillo de siempre. Manifiesto mi rebeldía y mi resistencia en soledad como marca de diferenciación y libertad ante esa pasividad, esa permeabilidad y esa arbitrariedad del miedo que pretende despersonalizarnos en focas, morsas y lobos finos que aplauden para hacer camada que rechaza al diferente, al que no acepte convertirse en uno de ellos.

Muchos cercanos en la disidencia del pasado, son hoy lobos finos eminentes. Los creía de los unos y hoy me resultan de los otros. Hacíamos esfuerzos para escapar del reduccionismo, de la alineación y nos adentramos en los nuevos paradigmas. Alcanzamos saberes especiales. Pusimos los ojos en los epifenómenos colectivos donde mas es diferente, donde las interacciones eran lo determinante en la emergencia del orden, donde los distribuido, simple e iterado daba lugar a lo complejo manifiesto y donde hay poblaciones en la cola gorda en las que cada uno exhibe un promedio superior al promedio. Hoy, tales saberes en ellos están en el olvido y en mi siguen en la risa. Aceptan el líder, su PUS, su centralismo, su determinación, su estupidez y temen su desaparición violenta. Gastan hoy la vida adulta como lobos finos de socialistas y burgueses, con cargos y mejor vida y desde su super-yo, donde están las culpas, nos envían recados a modo de disculpas, de excusas. Que creen en la buena intención del proceso, que es un parabién para la multitud de lobos comunes que aplauden con furia pues en algo les ha bajado la marea. No les importa el fascismo, la postración al fidelismo, la demolición del país, el gobierno de los inútiles soportados por la masa de idiotas. Con piel de focas soportan la perturbación del resentido con charreteras, la marioneta de Fidel.

Ionesco, conocedor de Occam, nos decía que no hiciésemos clasificación. Los otros, los humanos son rinocerontes. Esas focas, morsas y lobos finos son al fin y al cabo los rinocerontes rendidos ante el teniente coronel. En este pueblo somos más los Berenguer. Hay esperanza. Habrá temporada de huracanes y el agua les superara el cuello.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba