Opinión Nacional

Las lecciones del Clásico Mundial

El Beisbol es un juego aula. Nos permite ver lo que no funciona con una transparencia que no iguala otra disciplina deportiva.El mejor nadador puede ahogarse, si cree que va a morir durante durante una tormenta en alta mar.El que no sabe nadar puede salvarse, si cree que puede hacerlo en la misma situación.Ante un reto desconocido, lo único que conoces eres tu mismo. Por eso debes reforzar la confianza en tus fortalezas y eso sí, abordar la oportunidad con todas las herramientas que tengas a la mano para ganar.

En el último encuentro de la selección nacional que acudió al Clásico Mundial de Beisbol, se enfrentó a un equipo desconocido (una tormenta en alta mar) con el mejor lanzador en la banca, perfectamente descansado ese día, teniendo disponible para un próximo encuentro al segundo en jerarquía. Ese primer lanzador era Félix Hernández, el As de los Marineros de Seattle.Y el segundo era Armando Galarraga, el As de los Tigres de Detroit.

En descargo de Carlos Silva, el pitcher designado por el manager para el crucial juego, sus compañeros jugaron muy mal a la defensiva ¿Alguien les habría dicho que la mejor estrategia para enfrentar a un equipo oriental en cualquier disciplina es mejorar la defensiva? Todo el mundo hablaba de la ofensiva, nadie habló de la defensiva.

Se argumenta que Silva debía ser el pitcher abridor porque así lo dictaminaba “la rotación”.Pero no había otro calendario que un juego seguro y otro posible, ambos finales porque si perdías el primero no accedías al segundo.Cuando en el beisbol queda un juego “seguro” tu no piensas en el “almacén”. No. Tu sales con el mejor lanzador que pueda tirar pelotas “hoy”.Tu no piensas en el mañana.Si no ganas hoy, no ganas nunca.

En la edición de los Dodgers de 1988, el equipo de Los Ángeles enfrentaba en la Serie Mundial a un equipo muy superior en todos los aspectos del juego.Eran los Atléticos de Canseco,McGuire y compañía.No había posibilidad alguna de que los Dodgers ganaran.Mientras los Atléticos tenían una rotación consolidada de cuatro lanzadores, los Dodgers tenían solo a un pitcher.Pero ese pitcher se llamaba Orel Hershiser.Y Orel Hershiser le ganó los dos juegos que lanzó a la poderosa maquinaria.El Oakland cometió el error de perder un juego que no lanzó Hershiser y allí se les esfumó la posibilidad de ganar la serie mundial .

Félix Hernández era el pitcher para enfrentar a Corea.Japón no escondió a Matsuzaka ni Estados Unidos a Oswalt.Porque cuando solo hay un juego seguro para ganar, no hay rotación que valga.Hay un pitcher y solo uno al que se le puede dar la bola ese tiene que ser el mejor.Si pierdes con él, “pierdes con las botas puestas”. Si no pierdes con él sino con otro,te quitastes las botas para pelear descalzo contra un samurai acorazado.El “As” no tiene miedo saldrá a ganar porque es el número uno.No le puede tener miedo a nada.Le da confianza a sus compañeros y les hubiera borrado del rostro la palidez que recordó a la que Vicente Paul Rondón tuvo en su famosa pelea con Foster.Si uno de los compañeros cometía un error, entonces sabía que tenía que ponchar a los tres siguientes para darle el liderazgo al equipo que faltaba.Porque con miedo o temor no se gana.No solamente en el beisbol sino en cualquier cosa en la vida. La inseguridad es la peor compañera de un pelotero.El coraje es su mejor aliado.Y el coraje lo tiene el “As”.El liderazgo en un juego lo lleva el líder.Y el líder natural del beisbol es el pitcher.Y que no se diga que el líder “es muy joven para afrontar el compromiso”. Que se lo pregunten a Marichal, a Koufax, o a Valenzuela y cuantos años tenían cuando afrontaron sus primeras grandes series.Eran tan jóvenes o más que Hernández.

Por otra parte, el criterio de “la rotación” es tan poco firme, que lo voy a ilustrar con un ejemplo: ¿Si Santana, Carlos Zambrano y Félix Hernández hubiesen estado en condición de lanzar en un juego sin mañana, igual no lo hubieran hecho porque a Silva le tocaba “el turno de la rotación”?. No es así. El beisbol te enseña que para triunfar en una oportunidad determinada, debes usar tu mejor carta disponible sin posponerla aunque no sea su” turno de rotación”.Cuando en el fútbol se va a cobrar una pena máxima, lo hace el mejor cobrador, así lo falle.Porque hay que” morir con las botas puestas” y no esperar que se enfríe el café para no tomarlo porque se enfrió. Así de sencillo.Como pasa en la vida. Como pasa en el beisbol.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar