Opinión Nacional

Las mentiras de Miguel

El viernes pasado ofreció una rueda de prensa en la cual no hizo otra cosa que arrojar (por no usar la otra palabra) infundios, calumnias y embustes como es costumbre entre los jerarcas corruptos del régimen, comenzando por el cacique mayor.

En esa rueda de prensa metió en el mismo saco a “Raimundo y todo el mundo” pretendiendo implicar, sin la menor prueba, en actividades subversivas a todo el que le vino en mente. Basta una fotografía, no importa cuando fue tomada, o una conversación telefónica grabada valiéndose de recursos ilegales en abierta violación de la privacidad, o un simple montaje para formular una acusación totalmente infundada.

Las víctimas son principalmente personas que por una razón u otra han adquirido cierta notoriedad. Allí entran políticos, profesionales de diferentes disciplinas, ex– diplomáticos, periodistas, líderes estudiantiles, directivos de ONGs, y pare de contar.

Como preámbulo a esa rueda de prensa, en las últimas semanas el régimen desató una ola de persecución, detenciones arbitrarias, allanamientos, maltratos, agresiones y todo tipo de atropello solamente comparable con las que llevaba a cabo en su época el régimen nazi contra la población judía, o la que han practicado siempre las dictaduras más atroces.

El motivo declarado para esa conducta supuestamente la presenta, a posteriori, el embustero. Resulta que cuando denuncia ante gobiernos amigos, informa a los medios extranjeros y a las organizaciones internacionales las violaciones, desapariciones, torturas, y toda clase de atropellos de la fuerza pública, cuando denuncia el acoso contra los medios de comunicación social, cuando denuncia la catastrófica situación económica a la cual ha llevado al país este régimen ignorante, corrupto y malvado, cuando denuncia el desabastecimiento, la inseguridad, la inflación, el deterioro de la vida del venezolano, la oposición está conspirando para derrocar al gobierno.

También sostiene que la oposición está enfrascada en una campaña para desvirtuar el trascendental papel que internacionalmente juega el chavismo como alternativa al capitalismo salvaje y el imperialismo.

Pero no solamente eso, sino que supuestamente la disidencia venezolana cuenta con suficiente autoridad y peso para hacer que el gobierno norteamericano apoye, incluso financieramente, la protesta y la resistencia pacíficas generalizadas que se han desatado en el país para propiciar un cambio.

Además pretende involucrar a prestigiosas personalidades políticas de otros países como promotoras de fantasiosos planes conspirativos.

La sarta de mentiras, calumnias y falsedades que vertió el mentiroso Miguel en su rueda de prensa ha generado justificadas reacciones y rechazos.

El ex – presidente Uribe impugnó rotundamente la acusación según la cual él, en combinación con el gobierno de los Estados estaría propiciando un golpe de estado en nuestro país.

La senadora Ileana Ros-Lethinen emitió una respuesta fulminante: «Estas controversias paranoicas y acusaciones lanzadas por el régimen venezolano contra Estados Unidos y ahora contra mí y mi esposo no son verdad. Sin embargo, no es sorprendente que (el ilegítimo y su abuelo Fidel) continúen tratando de culpar a Estados Unidos por sus propias fallas»…Es una honra para mí y mi esposo ser criticados por el régimen (del ilegítimo) por nuestro compromiso con los principios de libertad y democracia para el pueblo venezolano». Si el ilegítimo “está preocupado por la influencia extranjera, ¿por qué no expulsa a todos los militares cubanos y miembros de la Inteligencia que ayudan a su régimen y a los ‘colectivos’ a cometer violaciones de derechos humanos contra el pueblo de Venezuela?».

Sería interesante hacer un sondeo de opinión para establecer el porcentaje de la población que no cree lo dicho por el mentiroso. Ese porcentaje debe estar cercano al 100 % porque hasta los leales al régimen, incluidos el propio mentiroso Miguel y el mismo ilegítimo saben que todo eso es un invento malvado, que todo eso es mentira, que son historias concebidas para indisponer a los ingenuos contra la oposición, contra los Estados Unidos y contra el ex – presidente Álvaro Uribe. Afortunadamente la masa de ingenuos es, empleando un calificativo que le gustaba mucho al difunto führer, cada vez más escuálida.

En lugar de perder su tiempo inventando pistoladas, debería hacer públicos los resultados – si los hubiere – de la averiguación acerca del capcioso caso del supuesto secuestro de Nairobi Pinto quien, no sé si para silenciarla, ha sido recompensada con el cargo de corresponsal de Globovisión en Canadá. Igualmente debería completar la investigación sobre las también extrañas circunstancias del asesinato de Eliecer Otaiza

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba