Opinión Nacional

Las Oligarquías

Hugo Chávez Oligarca Desde que Antonio Leocadio Guzmán, demagogo, oportunista y resentido que aduló a Bolívar hasta lo vergonzoso y deformó la política venezolana durante buena parte del siglo XIX, descubrió en algún diccionario la palabra “oligarquía”, esa expresión ha servido para que la demagogia y el oportunismo traten de explicar sus propios fracasos y justificar sus estupideces. “Oligarquía” se define como una forma de gobierno en la que el poder supremo está en manos de unas pocas personas, y se consideraba algo así como una forma degenerada de “Aristocracia”, que se definía como el gobierno de los mejores, pero dejó de serlo al pretender que se convirtiera en hereditaria. La elección del término por Guzmán no fue muy acertada. Mucho más cerca de lo que quería decir estaba el término “Plutocracia”, que se define como la forma de gobierno en la que predomina la riqueza, la fortuna personal de quienes gobiernan. En Venezuela, tanto la Aristocracia como la Plutocracia desaparecieron con la Independencia, y mucho más con la Guerra Federal, aunque se mantuvo un régimen censitario, que exigía que los gobernantes y sus electores tuviesen algo de fortuna personal, lo cual fue eliminado con el advenimiento de la Democracia, en 1945. De los más o menos cuarenta presidentes que ha tenido Venezuela, apenas uno, Manuel Felipe de Tovar, fue de ascendencia Aristocrática y Plutocrática, y unos pocos, Carlos Soublette, Pedro Gual, Juan Crisóstomo Falcón, Antonio Guzmán Blanco, Juan Pablo Rojas Paúl, Germán Suárez Flamerich, Edgar Sanabria, podrían, estirando mucho los términos tener algo de plutócratas o de aristocratizantes. Los demás, en general, han sido personas de origen nada aristocrático ni plutocrático ni mucho menos oligárquico, generalmente provenientes de aldeas o pueblos o pequeñas ciudades de provincia, casi siempre formados por ellos mismos y que llegaron a donde llegaron a punta de esfuerzo personal. Aunque hay que entender que por definición todo gobierno, salvo los realmente democráticos, es en plenitud oligárquico, pues en verdad gobiernan unos pocos. Y que los más oligárquicos de nuestra historia han sido el segundo de Páez, los de los Monagas, el de Cipriano Castro y el de Juan Vicente Gómez, pero el definitivamente más oligárquico de todos es el actual, el del teniente coronel Chávez Frías, que pretende gobernar él solo, sin tomar siquiera en cuenta las opiniones de otras personas y dominando sin disimulo a los otros poderes de la nación. Aquí sólo se hace lo que ordena el teniente coronel Chávez Frías, y el que pretenda salirse un ápice o una coma de la zona de su capricho es barrido en forma inmisericorde. Y para hacer las cosas más claras, el teniente coronel y sus seguidores, de manera obscena, se han enriquecido para convertirse en la más clara plutocracia del país. De modo que todo lo que pregonan es falso. Su “socialismo” se reduce a arruinar a todos los demás para tener el monopolio de la riqueza y del poder. Con el agravante de que no sólo están arruinando a los ricos, sino a los pobres y a la clase de media, y además están desperdiciando una oportunidad única en la Historia, un tiempo en que los ingresos petroleros hubieran podido servir para sembrar la riqueza necesaria para que el país se desarrolle y su población, toda su población, conozca la felicidad que Chávez y los suyos, la verdadera oligarquía venezolana, le niegan. Chávez y los suyos han condenado al pueblo venezolano a la ruina, a la inseguridad, a la infelicidad. Tuvieron, como no la había tenido grupo alguno a lo largo de la Historia, la oportunidad de llevar la prosperidad al pueblo, pero prefirieron hacer daño, enriquecerse, abusar del poder y burlarse de la Democracia, que es, con mucho, el mejor sistema de gobierno que puede haber, aunque diste de ser perfecto. El resentimiento, la falta de calidad humana, los han llevado a convertirse en la auténtica Oligarquía de la maldad.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba