Opinión Nacional

Las Opciones

la propuesta de una nueva Constitución por el Presidente Presentada a la Asamblea Nacional Chávez, le quedan a la ciudadanía varias opciones para enfrentar este nuevo intento del régimen de sustituir al sistema político administrativo actual por “otra cosa”. Veamos.

OPCIÓN I. LA SALIDA ELECTORAL

Tiene dos alternativas. El referendo Constitucional o la Convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Ambas significan aceptar: 1) Que es legitimo acudir a procesos electorales para eliminar un sistema político democrático. 2) Que el sistema electoral es confiable y 3) Que de perder el régimen aceptaría la derrota. Sobre el punto 1 comentaremos más adelante. El punto 2 teóricamente sería solucionable si el régimen aceptara una reestructuración completa del poder electoral y una revisión honesta del Registro Electoral que incluyera auditorias de los sistemas de cedulación y nacionalizaciones. De aceptarse esto, el punto 3 estaría prácticamente resuelto, puesto que cualquier intento de fraude sería denunciado por el propio CNE. Además, luego de un proceso transparente el pueblo se rebelaría ante un evidente desconocimiento del resultado por parte del régimen.

OPCIÓN II. ENFRENTAMIENTO NO ELECTORAL

Esta opción tiene dos alternativas. Una, negarse a acudir tanto a un Referéndum Constitucional, como a la Convocatoria de una ANC, alegando que no hay condiciones electorales que permitan ejecutar un proceso transparente y confiable y no hay tiempo ni disposición oficial para cambiar las condiciones electorales actuales. La otra, consiste también en negarse a acudir a un Referéndum Constitucional o a una Convocatoria Constituyente, no porque se desconfíe del sistema electoral (que si se desconfía) sino porque los cambios propuestos afectan derechos humanos fundamentales que no pueden someterse a consulta popular. En otras palabras, hay principios que no son negociables ni sujetos a la voluntad de una mayoría circunstancial. Los ciudadanos no deben voluntariamente acudir a un proceso electoral donde esté en juego su libertad personal, la propiedad privada, la alternabilidad del poder y otros principios básicos del sistema democrático.

Por las razones que sean, un enfrentamiento no electoral significa que la oposición tendría que diseñar las estrategias a seguir para que esta acción concluyera en resultados positivos. Por cierto, en el caso de que la oposición decidiera acudir a un proceso de Referéndum Constitucional o Convocatoria a una ANC tendría también que prepararse para tomar acciones en caso de que el régimen desconociera resultados adversos a sus proposiciones.

Como podrá apreciarse estas notas no son sino un intento de definir opciones para la discusión. En cualquier caso se requerirá:

– Una estrategia compartida por toda la oposición.

– Un rechazo colectivo a la aprobación de una nueva Constitución.

– Exigir el cumplimiento de la Constitución Vigente antes de renovarla.

– Preparar a la ciudadanía para protestas y movilizaciones.

– Establecer comunicaciones permanentes con la comunidad internacional.

– Relegar la discusión constitucional a un segundo plano, dándole prioridad a las denuncias sobre los enormes casos de corrupción e ineficiencia que empiezan a aflorar a lo largo y ancho del país (PDVSA. Maletines. Contratos a dedos. Regalos a países del exterior.) Es decir la oposición debe fijar la agenda.

Pero, si la oposición, de nuevo, se resiste a actuar como un solo doliente, de nada servirán los múltiples análisis que se harán de ahora en adelante. Chávez tendrá su Nueva Constitución y nosotros otro tema para el olvido.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba