Opinión Nacional

Las planillas planas, la OEA, el Centro Carter y el Reparo

La OEA y el Centro Carter, firmes con el pueblo venezolano, contra el fraude de los tres títeres del CNE. No aceptan las Planillas Planas por ser una nulidad con efecto retroactivo y no ser viable técnicamente el Reparo. Así establecido, tendríamos el Referendo aprobado pues el CNE convalidó 1.832.493 firmas y pasó a reparo 876.017 por el ilegal y absurdo concepto de caligrafía repetida. La suma arroja un total de 2.708.510 más que suficiente para llamar a Referendo.

La Planilla Plana es un invento descarado, un absurdo jurídico pues es: a) retroactiva; b) revierte la carga de la prueba; c) atenta contra el principio de la legalidad que exige normas escritas e interpretación restrictiva y d) viola el principio de la jerarquía de las normas. Alumno de Derecho Administrativo que no lo sepa, ¡Raspao¡

Algunos integrantes de la CD pretenden negociar el tema de las Planillas Planas, dispuestos a ir a un cuarto Firmazo. Grave error. ¿Por qué? 1) Como se probó, más arriba, la Planillas Planas son un nuevo invento retroactivo para impedir se realice el Referendo; 2) Nuestros padrinos o “protectores”, ya que no tenemos armas ni ejército, la OEA y el Centro Carter y, más recientemente, la UE sostienen la tesis de la improcedencia de las llamadas Planillas Planas o caligrafía repetida. En tal virtud sería un grave error discutir dicho tema, deslegitimando la autoridad de dichos entes internacionales y entregándonos a la boca del lobo; 3) El 11 de Abril y a posteriori este régimen demostró su aferramiento al poder y su negativa a contarse. Pretender, tras un Reafirmazo transparente y supervisado por ellos y por los organismos internacionales tendríamos una nueva oportunidad para lograr el Referendo, esta vez, es de género tonto pues el régimen siempre hallará o impondrá una razón para desconocer el resultado limpio; implicaría admitir que la tesis de las Planillas Planas no es retroactiva, no revierte la carga de la prueba y, por ende es procedente, saliendo a la luz el supuesto megafraude denunciado por el régimen; desautorizados los entes internacionales y ridiculizados, perderíamos parte del apoyo, el único que tenemos; saldría fortalecido el tambaleante régimen.

¿Negociar? !Sí¡ Hasta que se nos caiga la mandíbula, nos durmamos todos pero sin ceder un ápice en el tema de las Planillas Planas. Jamás o, para colmo, perderemos la fe del pueblo. O ¿ Es que este no cuenta tras tanto sacrificio que se le ha pedido y muertos que ha sepultado?

¿Reparo? Claro que sí. Está en la ley pero con el único objeto que, publicadas las cédulas, quienes asuman se les ha falsificado su firma puedan exigir corrección mediante una experticia grafotécnica de esta y de la huella. Ni tan siquiera se podría contemplar la tesis absurda del arrepentimiento pues cuando se vende una casa, tras estampar la firma, no valen arrepentimientos.

¿A qué nos llevaría esta situación, si nos trancamos en la validez de las Planillas? Al punto que siempre hemos temido porque este régimen no se medirá nunca con votos. Dictadura, revolución o comunismo, dicen, no se cuenta… Con ello este gobierno será forajido, habrá perdido aún más de cara al exterior su legitimidad de origen y veremos la actitud de las FAN, de los Amigos de la OEA, de Venezuela. Ojalá lleguemos a ese punto lo antes posible, punto de no retorno de dictadura constitucional en la que ya estamos, punto insoslayable pues este régimen no se entregará electoralmente y, así, estaremos menos agotados y mejor preparados para jugar el papel que nos toque.

¿Alguien cree, en su sano juicio, que un régimen aferrado al poder y sin escrúpulos, que el 11A, dispuso de la vida de unos alegres marchistas, con premeditación y alevosía, no va a disponer de nuestras firmas? ¿Que entregará el poder electoralmente? No seamos cándidos. Si pasamos el examen del Reafirmazo con toda clase de observadores y de testigos, ¿qué nos haría creer pasaremos en reparación, en prueba oral, a puerta cerrada y con el mismo jurado que nos quiere quebrar?

¿La última jugada de los títeres? La falsa data entregada a la Coordinadora.

Si vamos a Reparación estaremos aceptando fallamos en el examen y, así, perderemos el aval de la OEA y de la sociedad. Caeremos por cándidos y crédulos ante un régimen comprobadamente inescrupuloso y mentiroso, sin valores, aferrado al poder. ¿Qué nos diría la OEA si fuéramos a un Reparo y nos raspan otras vez? Que somos unos “pendejos”. Ya cumplimos. Pasó el día “D”. ¿Qué viene? No sé. Pero no hagamos el juego al régimen. ¡Unidad¡

¿Qué hace un pueblo pacífico, paciente, demócrata cuando le han hundido en la pobreza el 81% y en pobreza crítica el 44% y, para colmo, le desconocen sus firmas, impidiéndole la vía electoral? Desobediencia civil conforme al art. 350 de la CN. ¿La respuesta? Unidad, estrategia, movilización y calle con constancia y masiva. Pueblo satisfecho, pueblo en casa. Pueblo insatisfecho pueblo en la calle.

Sólo Dios es más poderoso que un pueblo unido.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba