Opinión Nacional

Las puertas abiertas al conocimiento divino

El senderismo, siendo una actividad deportiva no competitiva, busca acercar a las personas al medio natural, accediendo al conocimiento del espacio que se recorre, a través del patrimonio y los elementos etnográficos y culturales que se encuentran en un paisaje. Constituye una simbiosis entre deporte, cultura y  ambiente. Cuando transitamos un sendero, no solo estamos recorriendo un camino. Le estamos dando otra dimensión, la de nuestro propio conocimiento, donde el sendero que recorremos comienza a transitar el mismo su propio camino dentro de nosotros. Un camino dispuesto a revelar su propia trascendencia, donde la búsqueda del hombre y el sendero se hermanan ¿Que buscas dentro de mi, Sendero? Busco la revelación de mi sentido y origen, que solo puedo plasmar en tu mente para decodificar mi imagen a través del cuadro que pinta mi interpretación.

         Escocia tiene una geografía mágica, capaz de servir de tamiz natural a la cosmogonía de los highlanders. Es administrada desde unos 32 councils o consejos cuya cifra reveladora puede decodificarse luego de una maravillosa vista del Cairngorms, la cadena montañosa de las tierras altas orientales del país, que se extiende en los cinco consejos de Aberdeenshire, Moray, Angus, Perth and Kinross y Highland. Allí, el cielo vacía su vivo azul en las montañas con una paleta de brumosa neblina, decantando magníficos glaciares que coronan las cimas individuales que a la distancia se perciben  como una sola meseta que se formara de las lágrimas congeladas en la nada de los elementos antes de que éstos existiesen.

          La vista de aquél espectáculo hizo que una ráfaga neuronal atravesara cual neuropéptido en fuga el cerebro de Peter Higgs, cuando en 1964 estaba caminando por los Cairngorms cuando se le ocurrió su famosa idea de romper la simetría en la teoría electrodébil, hoy un elemento clave del modelo estándar de la física de partículas, desarrollando el concepto de que las partículas no tenían masa cuando el Universo comenzó, adquiriendo la misma, una fracción de segundo después, como resultado de la interacción con un campo teórico, ahora conocido como el campo de Higgs. Higgs postuló que este campo penetra en el espacio, dando a todas las partículas subatómicas que interactúan con él, su masa.
            En un circuito de 27 kilómetros de circunferencia ubicado en la frontera entre Francia y Suiza, se escenifica desde hace dos años la más espectacular carrera de la historia de la Ciencia y de la Humanidad. Allí se encuentra el más poderoso e increíble artefacto creado por el Hombre para revelar el mayor secreto de la Creación: la partícula de Higgs, o partícula divina, el minúsculo gen físico que da origen a la materia que conocemos, la semilla de Dios para generar el Universo. Se trata del LHC, el gran colisionador de hadrones, siendo su propósito principal examinar la validez y límites del Modelo Estándar, el marco teórico actual  de la física de partículas, del que se conoce su ruptura a niveles de energía altos.

             Las implicaciones de los hallazgos que se procuran en tan extraordinario complejo, dejan muy atrás las invenciones de la Ciencia Ficción, así como las recreaciones que la raza humana ha tenido para representar su pasado o proyectar su futuro. Literalmente, se acaban de abrir las puertas  al conocimiento divino.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba