Opinión Nacional

Lecturas de viaje

Hemos aprovechado las vacaciones escolares de Anita, nuestra nieta mayor, para «abuelear» y llevarla a conocer como viven y que hacen ciudadanos de países que merecen el sustantivo.

Para leer, nos trajimos dos libros: «Armando el rompecabezas de un país» de nuestro amigo radial César Miguel Rondón y «Caudillos, historiadores y pueblo» del gran venezolano Ramón Velázquez.

Poner distancia, no leer al detalle la prensa diaria de Venezuela y tener tiempo para pensar, nos da perspectivas diferentes a las del trajín diario, inmersos pasivos en la destrucción nacional.

El primer libro, el de Rondón, es un repaso…pues escuchamos en su programa diario casi todas las cuarenta y siete entrevistas que el anfitrión le realizó a venezolanos inteligentes, especialistas y estudiosos del acontecer nacional, reagrupados en ocho grandes capítulos de gruesos temas fundamentales en Venezuela. Un repaso diferente pues tiene la posibilidad de revisarse una y otra vez. Así se complementan la radio y el libro.

El segundo, el de Velázquez, es la recopilación de trabajos escritos en tiempos distintos y con objetivos que se corresponden a las labores de un magnífico constructor del país y su análisis de la historia detallada de la nación.

A Velázquez lo conocimos en 1961. Presidíamos la Federación Venezolana de Natación y teníamos el compromiso de representar a Venezuela en el Campeonato Grancolombiano de Natación y Saltos Ornamentales que se celebró en Guayaquil-Ecuador. Teníamos que llevar un trofeo en nombre del Presidente Rómulo Betancourt y Velázquez, quien era el Secretario de la Presidencia, nos atendió como que sí nuestros objetivos y desempeño fueran fundamentales a la luz de sus labores.

En aquellos años, el brillante periodista acometió la inmensa e importante labor de recopilar y publicar el Archivo de Miraflores. Labor titánica y fundamental para conocer y analizar el desempeño de nuestros presidentes y los ciudadanos que les escribieron.

En 1990 tuvimos el placer y el honor de asistir en San Cristóbal, a una charla que nos expuso el historiador con motivo de los cien años del Banco de Venezuela. Aquel instituto bancario que fue insignia de la actividad privada nacional.

El tema de la charla era extraño : «Visión de la frontera para ciudadanos de las capitales de Colombia y Venezuela y la de ciudadanos de San Antonio-Venezuela y La Grita-Colombia». Descubrir y aprehender la exposición del futuro Presidente fue maravilloso para sus oyentes y nos permitió concluir, una vez más, que la verdad, como dice Pilar Rahola, es un espejo roto y cada quien tiene su pedacito.

Repasar y conocer en las páginas de Velázquez, los personajes que escogió para pintar el paisaje político, militar y de referencias históricas de la Venezuela republicana, nos permite entender los eventos importantes, buenos y perniciosos para nuestra nación.

Leímos ambos libros con la esperanza de que sirvan, a quienes conformamos el pueblo de Venezuela, como insumos imprescindibles en las labores necesarias para la reconstrucción del país.

Las labores editoriales de Ediciones B en el libro de Rondón y de la Fundación BANCARIBE en el de Velázquez son apreciables y apreciadas.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba