Opinión Nacional

Liderazgo Refractario¡¡¡

Hace unos días, a través de esta página, escribí una carta a un buen amigo vinculado al ex-candidato Rosales, con la sana intención de sacudir sus conciencias y afectar sus egos.

Por lo tanto, no me embarcaré en una diatriba de “dimes y diretes” con alguien a quien ni siquiera conozco, por haber expresado libre y respetuosamente mis sentimientos de preocupación y disconformidad por la inacción, el silencio prolongado y la ausencia de una visión compartida, de quienes se supone aspiran liderar a la oposición venezolana.

Sentimientos y apreciaciones que están demostrando ser compartidos por gente de los más diversos sectores, sólo que pocos se ATREVEN a manifestarlos públicamente. Unos porque se sienten impotente y rabiosos y otros porque la desesperanza e inermidad han vuelto a invadir su estado anímico o a mermar su espíritu de lucha.

Lamento la poca disposición a metabolizar señalamientos constructivos, para reconocer con humildad la URGENTE necesidad de una revisión introspectiva, que los ayude a vencer su resistencia psicológica a los cambios.

Estoy convencida de que quienes criminalizan o satanizan mis reflexiones, lo hacen porque se han sentido “tocados” por algunas verdades, tales como: su NO representatividad, su escaso poder de convocatoria, su peregrinaje de partido en partido llevando a cuestas el mismo “morral” retórico, la misma praxis política y las mismas conductas territoriales, insuflados de un pragmatismo que la sabiduría popular intuye y rechaza.

Descalificarme o minimizar la contundencia de estas verdades, expresadas de buena fe y sana intención, les convierte en líderes refractarios, que ante las exigencias del momento histórico actual, evidencian limitaciones para generar respuesta oportunas y en sintonía con las aspiraciones de la gente, ya sea porque no pueden, no quieren o simplemente no les interesa.

A quienes amamos nuestro país tanto como el ejercicio honesto de la política, nos están prohibidas 3 posturas: el miedo, la traición y la indolencia! Así es que, si queremos convertirnos en referente ético, nos tocará – en lo adelante – desafiar paradigmas desfasados, ignorar arrebatos machistas y lo más importante: vencer el descreimiento y la desconfianza de gran parte del país, actualmente desesperanzado y resentido.

De allí la importancia clave de construir un nuevo liderazgo, en sintonía con las nuevas y aceleradas transformaciones de Venezuela y el resto del mundo, a fin de defender nuestros valores democráticos, producir resultados políticos sostenibles y asegurar la tan anhelada victoria, en la lucha por el rescate de la patria que todos nos merecemos.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba