Opinión Nacional

Lluvias de protesta

En Venezuela han marchado al unísono las lluvias desoladoras y las protestas contra el régimen que sin expresarlo pareciera no aguantar más. La naturaleza se involucra extrañamente con sus lluvias sorpresivas, minando la geografía del país de la misma manera como las protestas puntuales en todo el territorio. Esas protestas que no pueden ser tildadas de conspiración porque no tienen el menor viso de ello, son reivindicativas, son por la supervivencia, cuando los empleados al servicio del Estado no pueden cobrar sus sueldos o prestaciones inherentes a esta parte del año. Un aguinaldo chucuto y fraccionado jamás antes se  vio. Es la “revolución” compadre que está tocándole las puertas a todos los ciudadanos, donde se hallen y sea cual sea su condición social. Hasta los presos sienten los rigores del comunismos y apelan a las huelgas de hambre, los chavistas también pueblo mancillado de esta ex hermosa patria, ahora descubren que más son las falacias que las verdades del “proceso”, que no hay casas construidas como se las prometió el capitoste de la “revolución”, que sus ingresos van de mal en peor aunque la propaganda oficialista exagere y digan mensajes “mágicos”, pues aquí lo que tenemos es destrucción y no se salva nadie. Las lluvias por su lado, parecen no terminar, son inesperadas y causan daños materiales que se suman a la devastadora gestión del gobierno, son sus aliadas naturales en este acabose de Venezuela. Un régimen desprevenido y dedicado íntegramente a desgobernar, hallándose atrapado por las protestas de sus propios prosélitos, seres que sufren y padecen y auguraron alguna vez mejorar con la “revolución”, que reivindicaría la democracia y no insólitamente instauraría un comunismo.

Comunismo ruinoso, con  represión, con escasez de alimentos y medicinas, con el hampa desbordada. La muerte es cuestión cotidiana sin derecho a críticas y sin tener a quien acudir. La “revolución” fue demoliendo lentamente todo, aquellos sindicatos que demandaban la voluntad del trabajador ya no existen, sino organizaciones paralelas que suplantaron a los auténticos representantes de esas voluntades; la sociedad debe continuar protestando como lo viene haciendo, pero organizadamente. 

Allí están los enfermeros y empleados de los servicios de salud, el mismo Barrio Adentro obra señora de este gobierno; asfixiados sus trabajadores se lanzan a las calles. Los presos no pueden hacerlo por su misma condición y estoicamente se plantan en huelgas de hambres. Es aquí, es allá en el día a día de esta nación que no cesará en oponerse a una autocracia, hasta que no le devuelvan sus libertades conculcadas.

Peor que la otrora dominación española han resultado las expropiaciones de los comunistas cubanos, quienes se van adueñando arteramente de nuestras vidas y propiedades sin ningún recato, están en todas partes. Ya no son los entrenadores deportivos son los mandamás del régimen. Las lluvias finalizarán porque la naturaleza es compasiva y pródiga y no toma venganza contra su propia esencia, pero el pueblo venezolano deberá sacudirse esta condenación que lleva doce años.

Sumando voluntades vengan de donde vengan, que confluyan en una sola expresión para alcanzar a un 2012 con bríos arrolladores y “expropiar” a un régimen que mancilló y arruinó a la nación más rica de Latinoamérica. Helos ahí a los comunistas vernáculos, arrellanados en sus riquezas con limosinas y tantos guardaespaldas mientras el pueblo se muere de hambre, que “revolución” tan bonita que mata y arrolla; por ella no fue que votaron algunos venezolanos in hilos témpore para que termine con la democracia y con cualquier expresión libre. Para que mantuviera acorralados a los ciudadanos en sus casas a causa de la inseguridad aliada del “proceso,” no permitiendo salir a la calle después de las seis de la tarde. Lluvias y torrentes de reclamos seguirán uno a uno en cualquier lugar de Venezuela porque es cuestión de vida o muerte, son los chavistas al presente quienes se dan cuenta de la trampa en que cayeron con las mentiras de las rojas sanguijuelas. Este no es un régimen para seres libres, sino para sostener esclavos igual que en Cuba, o como fue en Cuba porque allá hay expresiones desesperadas que tras cincuenta años reconocen su fracaso, Aquí comenzaron a darse cuenta los camaradas que su “proceso” sería el fin de Venezuela y por eso llueven en muchos sitios las protestas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba