Opinión Nacional

Lo de RCTV y lo que vendrá (III fin?)

Prevenciones. No se si este texto será el tercero o si constituye el final de este intento de reflexión, en donde es la reflexión misma parte del texto y en donde RCTV, constituye mucho más el referente que el centro del discurso. Creo que, en lo fundamental, el intento de aporte conceptual queda, si no bien definido sí, delimitado su campus en los dos textos anteriores, sin cuya lectura, a pesar de la autonomía de éste, su comprensión queda un tanto reducida. Sea esta la primera prevención. La segunda, especialmente para algunos de mis amigos “chavistas” y “antichavistas”, reiterar que –como en toda mi vida – mi propósito es buscar la verdad, en su más elemental concepción: que el texto soporte la más severa crítica, contrastación, refutaciones, etc., dije el texto, para probar su coherencia, su verdad y, por tanto, pido en su análisis, superar las falacias ad hominem, es decir, descalificar al texto, cuanto en él se afirma, por los desmanes, pecados, fechorías posibles o probables de su autor. Vieja forma que tiene sus fuentes en paradojas tales como la de Epiménides (todos los cretenses son embusteros, de donde se infería que ningún cretense dijera la verdad, pero quien emitió la “sentencia” era cretense…por tanto…). Este tipo de descalificación, de falacia (argumento ad hominem para el caso) mucho mas que prejuicio, que también lo es, es un perjuicio, que echaría por tierra la Teoría de la Gravedad, el Cálculo Integral, etc., de Newton, las obras de Rouseau, Picasso, Dali, etc., porque sus vidas no son precisamente divino angelicales, en fin, ningún texto u obra de moral o ética, filosofía, arte, alcanzaría valor alguno si su autor hubiese sido mujeriego, jugador, chulo, iconoclasta, irreverente… Pero, en fin y, debe quedar claro, este recurso malévolo es siempre la expresión transparente de no tener respuesta al discurso, al texto, a la obra, cuya autonomía es total una vez hecho (a) o producido, (a) convertido(a) en objeto de análisis, referencia, referente y, tantas veces también, fuente de autoridad. Tercera, me niego a aceptar que pueda haber chavistas y antichavistas, modelo dicotómico, que imposibilita el análisis crítico, entre otras buenas y malas “razones”, motivos, causas, etc., porque esta reducción imposibilita el más elemental ejercicio dialéctico, y, en cambio, fundamentaliza y por ende niega el debate necesario, habida cuenta que, en ambos casos, no existe un referente teórico en el discurso de presidente Chávez, o en sus opuestos, que hiciera posible (de serlo) este deslinde. Salvo, pues, como manipulación existe esta división que, reitero, si bien no tiene asidero teórico, sirve, en grados de demasía, para la reafirmación de la sumisión y adoración idolátrica, de las cuales el culto a la personalidad, la satanización a sus críticos y, su inverso, la deificación de sus secuaces, para la reafirmación del Poder, están entre sus manifestaciones más perversas, con todas sus nefastas consecuencias. Y está allí su fuerza que no su valor. Bajo este marco quiero que conversemos.

Nuevos datos. Algunos de los sucesos constituyen fuente de imprescindible análisis. La presencia de los estudiantes, actores, periodistas, intelectuales, tanto de quienes adversan, critican, acusan al modelo y de quienes lo confirman, lo elogian, defienden. La presencia internacional en casa y su inverso. La juramentación de los estudiantes de la UNEFA como reservas de la patria y la cuestión universitaria. Hay más, muchas más, como la situación comunicacional y los Mass Media, pero para mi suerte hay muy buenos trabajos en esta “materia”.

El movimiento estudiantil que surge con relativa espontaneidad en el seno de la universidad, sea la UCV, la SB, la UCAB, URU, ULA, Oriente, UTIRLA…ha sido, desde la presidencia y los más conspicuos representantes del poder, el Señor Presidente a la cabeza, descalificados o si se prefiere, calificados de lacayos del imperialismo, oligarcas o sus representantes, parte o punta de lanza de un conjunto desestabilizador y muchas otras “definiciones” que, en su conjunto, pertenecen al mismo campo semántico, además, de contrarrevolucionarios o antichavistas. La más ligera de las descalificaciones es acusarlos de manipulados, desde luego, por el imperialismo, la oligarquía, la contrarrevolución y los dueños de medios. Como parte de la misma calificación, los estudiantes afectos al gobierno son revolucionarios, patriotas, socialistas conscientes, libres, chavistas.

Como objeto de consideración el “estilo” y “fundamento teórico” de estas calificaciones/descalificaciones quedan resueltas en las Prevenciones segunda y tercera. Ha de añadirse, empero, una ampliación más. Cuarta. Este modo de calificación/descalificación alcanza significación fuera del habla, más allá del discurso, por sus consecuencias; porque, primero, la identificación real o presupuesta, entre la autoridad del presidente, en se caso, con la verdad del texto. De modo que, al más sencillo estilo papal o cesarístico, la identificación del habla se hace con su autor no con la cualidad del texto, vale decir que es un modo de aplicar el inverso de la paradoja de Epiménides y las falacias ad hominem. Lo que dice el presidente es verdad, porque él es la verdad, la autoridad de la palabra está en el poder del jefe. Segundo, porque el texto cesarístico se convierte en dogma para sus seguidores y les niega toda posibilidad de razonamiento. Es palabra deificada. Tercero, porque además de producirse esta “dogmática” (la analogía con las decisiones papales es pertinente, salvando las distancias), se genera otra, a saber, la identidad con el líder, (si él lo dice es verdad, la verdad) y, cuarto, porque en ese modo de silogismo (también salvando la distancia) se asume como premisa: “la desgracia que ha caído (o va a caer!) Sobre las masas (no en el sentido de Ortega sino en el de pueblo, en la palabra de Chávez) ha sido causada (o puede ser causada) exclusivamente por una conspiración de ciertas personas o grupos (oligarquía, imperialismo, ricos) en contra del pueblo”, tal como bien ha demostrado Franz Newman, en sus enjundiosos trabajos sobre política.

Como en todos estos modos de “razonamiento”, de verdadera manipulación, al someterlos al juicio crítico se desvanecen sus argucias. El discurso, la conducta y la praxis política de estos estudiantes, lejos está de ser la expresión de manipulación alguna y menos la representación de intereses oligárquicos .Mucho más cerca están del espontaneismo cultural propio la de atmósfera académica de los estudiantes de cualquier universidad y su habla identificada con principios típicos de toda la universalidad de saberes y, que para el caso consagrados en nuestra propia Ley de Universidades. Libertad de cátedra, tolerancia, pluralismo, crítica. El tono y talante de esos textos, declaraciones, gestos, el discurso ante la AN, en rigor están inscritos mucho más en algunas expresiones propias del humanismo tradicional, con presencia del humanismo cristiano pero también de lecturas de las nuevas corrientes socialistas del hoy y que tienen gran escenario en Europa. Si bien es cierto que ese discurso descalificador, agresivo, difamador incluso contra ellos y a veces contra sus familiares, al desmontarlo se evidenciada un caso típico del modelo ampliamente estudiado en la teoría de las conspiraciones (ver supra), la inmensa pobreza ausencia teórica se suple con una retórica maniquea pero, además, sumisa, de ecos, sin embargo los efectos de ese lenguaje descalificar es nefasto. Por una parte, niega toda posibilidad de refutación, de debate, de confrontación crítica, de diálogo. Pero, por la otra, contiene elementos de una muy riesgosa mala fe cuidadosamente elaborada. En efecto, se trata de aumentar el odio, el sentimiento de venganza, entre el pueblo (cuya caracterización también es falaz, pueblo = pobreza, barrio contra urbanización, pobre, sufrido, excluido bajo el peso de la miseria económica, cultural, la carencia de oportunidades) y quienes (oligarcas) son los responsables de tal tragedia. Tercero, niega a sus repetidores toda posibilidad de crecimiento crítico, pues, su habla se hace mimética, repetitiva, idolátrica y, por esa ausencia de teoría medianamente orgánica, se recurre, muy lamentablemente, hasta argucias propias del racismo. Blancos/imperialistas, morenos,.negritos/revolucionarios, patriotas éstos vende patria aquellos, (oligarcas). En síntesis, fundamentaliza el discurso propio y sataniza el discurso y ser ajeno.

Pero, la palabra y el ser estudiantes, el peso de la realidad, comporta sus propias contradicciones, su propia dialéctica. Y ha surgido así, en el seno de los estudiantes que, estrictamente por comodidad, llamo chavistas, un despertar crítico. Tiene que ver, desde luego, con las respuestas que en el seno de la universidad han de dar a sus compañeros, compañeros de aulas, compañeros de sueños igualmente, con los legítimos anhelos de justicia, de equidad social, que a ambos elementos del conjunto y espacio estudiantes están presentes y cohabitan, tiene que ver con el descubrimiento de la distancia entre la palabra y la obra, en fin, con la dura verdad de la realidad, y entonces, aleluya!, se abre la puerta al debate, al diálogo y mañana aparecerá el consenso.

Para evitar ese consenso, factores externos a la cualidad de la universidad han entrado en juego. Por una parte, un gigantesco esfuerzo por separar a los universitarios. En esta línea se inscriben, como primer intento, la clasificación, estudiantes de las universidades privadas y públicas, como antagonismos clásicos de intereses, ideologías, de clase, etc.… Se derrota y desvanece por la identidad que aproxima al estudiante universitario crítico, mucho más allá de las divisiones espaciales y condiciones de sus universidades; pero, quizá lo más importante, porque la universidad misma por su cualidad esencialmente libertaria, los une en un común empeño: la reafirmación de la libertad, la reafirmación de su identidad como sujetos críticos. En esa dirección se intenta establecer, como manipulación, la división entre los estudiantes y el pueblo (bajan de los cerros y defended los intereses de la revolución, se oyó vociferar), la cual igualmente fracasa, por una parte porque existe vínculos históricos, humanos, materiales, simbólicos, entre los universitarios y la gente toda. El País todo!. Nadie puede negar la admiración y la presencia de la ULA en el alma de los merideños. ¡Son su rostro!; de LUZ entre su pueblo, ligada ayer a sus mas elevados valores y luchas, la UCV es símbolo del caraqueño, es como cuerpo y alma sembrada por el Libertador, la UCAB es el gran batallador sembrada por su conducta el la consciencia nacional. Pero se va más allá, la universidad pública y privada son los espacios naturales que nuestro país, nuestra gente, ha tenido para refugiar la esperanza y para conquistar ascensos sociales trascendentales. Por intuición o por reflexión esta insania se compara con todas de todas las eras, las permanentes acusaciones a la universidad por ausencia de pertinencia social, y muchas otras, formuladas mucho más por ser la universidad la consciencia crítica de la sociedad que por sus propias fallas y deficiencias graves que las hay y que, muchos –yo entre ellos- hemos denunciado sin ocultamiento y miedo alguno. Fracasó allí también la maniobra táctica de la estrategia divisoria, acrítica que flamea la bandera con la izquierda para golpear con su asta en la derecha.

En esta dirección se inscribe la juramentación de estudiantes de la UNEFA, y el discurso del gobernador de Miranda, Diosdado Cabello, con la bendición del gran general en jefe y otros de casi idéntico nivel. De un solo golpe convierte al estudiante en reservistas de la patria, en verdaderos estudiantes patriotas para enfrentar a traidores y derrotar a la inminente invasión imperialista. Pocas palabras he escuchado tas repulsivas a mi espíritu. La universidad, que sea universidad y no un cuartel, contribuye al desarrollo cualitativo del hombre para la creación, para la paz, para la libertad y con esas armas, las del saber, las del conocimiento, del arte, echar a andar tras la búsqueda del Hombre, libre, creador, solidario, buscar con entusiasmo la vida, alejando cada vez más la muerte conquistando cada vez mas el tiempo. Pero allí también tiene el universitario en su alma la subversión crítica como su tragedia. Ese discurso y esa conducta de este pequeño ser, son ajenos al la vida de la universidad. Y allí, en su propio seno, serán derrotadas, no pude el Führer Hitler domesticar a la Universidad alemana a pesar de ese gran pensador, filósofo, sabio, Heidegger, cuyas huellas quedan como marcas en la Universidad de Freiburg, en su fundamental discurso sobre la reafirmación de la universidad alemana. Mayo de l933, cuando asumió su rectorado efímero. Poco de Heidegger ha dado Dios a este Cabello y mucho de Führer…
No puedo cerrar este aspecto, sin rechazar las brillantes estupideces que hacen de los estudiantes subversivos, quiero decir críticos y no conspiradores, herederos de Córdoba y del Mayo Francés. Manía esta de algunos sabios de portadas o reseñas. Córdoba ha sido el movimiento político académico de mayores consecuencias en el mundo universitario: el cogobierno!. Dar a la universidad un carecer político, en el sentido ético. Lo logaron!. El Mayo fue otra cosa, como otro ser era el general De Gaulle, Sartre, Cohen Bendit. Es, al menos aparente, grande la distancia, entre aquellos y Chávez, Giordani, … Tal vez su mejor ejemplo para nosotros fue la derrota que dio a De Gaulle y vaya, señor que ese caballero general de verdad, es incomparable en su historia, por ahora, con nuestro comandante Hugo Rafael, quien si logra en el mundo se instaure el SSXXI, sin duda alguna será el Cuarto Majadero del Mundo, los otros tres que le precedieron son Cristo, Don Quijote y Bolívar.. Buena también su aproximación, crítica y unidad con el movimiento obrero francés, especialmente el ligado al partido comunista. Pero nuestros estudiantes tienen propósitos más simples y más bellos, pasar de la intolerancia a la tolerancia, de la agresión a la paz, de la ofensa a la convivencia, de la revolución logorreica a la acción de gobierno con sentido moral, del enmascaramiento ideológico que se esconde en el discurso del SSXXI al deslinde teórico para la cohabitación. Un juego tras la utopía que puede en esos términos ser posible, alcanzable, si se conquista en la vida cotidiana lo que le es propio a la vida universitaria, a saber, la disidencia, la confrontación crítica, el debate creador, el respeto a la identidad personal y la solidaridad con verdadera fundamentación ética. Por ahí van los “tiros”, al menos por ahora y es tal la verdad de ese hecho, que aun no comparten (como sí lo hizo el mayo francés!) alianzas con las organizaciones políticas tradicionales, tampoco con las “juveniles” de ahora. Su acción apunta mucho más al ejercicio civilizado de la vida sin exclusiones y su conducta está más cerca del socialismo abierto que del pensamiento neoliberal.

En este último aspecto pudiera estar el centro del debate y pudiera estar su significación y trascendencia. Y está en el seno de la propia universidad, bajo este discurso y actitud de los estudiantes la posibilidad de su propia reafirmación mediante la superación de su realidad de hoy. . La autonomía no puede ser más el espacio para que las hegemonías acríticas mantengan su férreo poder en el seno de las universidades e imposibiliten sus posibilidades creadoras, críticas, éticas. El silencio académico, especialmente el profesoral, había sido (ojalá no más!) el mejor aliado del “chavismo”, porque asumió el laisser fair y el laisser passer como su conducta, miserable vida de la cual se reacciona sólo y solos unos segundos antes del entierro.

(%=Link(«http://analitica.com/va/politica/opinion/1419056.asp»,»Lo de RCTV sero no ser (i)»)%)

(%=Link(«http://analitica.com/va/politica/opinion/7944091.asp «,»Lo de RCTV y lo que vendrá II»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba