Opinión Nacional

Lo vi, lo leí y lo presencie

Antes que nada hagamos estas precisiones: el autócrata no ha podido crear un equipo de gobierno, el sólo hecho de haber cambiado 86 veces de Ministros, en la mayoría de los casos con rotaciones absurdas, bastaría para no continuar con ninguna otra argumentación. Tampoco ha podido construir algo que se parezca a un partido, el MVR es una montonera incoherente donde convive todo bicho de uñas. No están definidas, aún, las tendencias, pero comienzan a salir a la superficie expresiones de las inevitables pugnas que suelen existir en organizaciones de esta naturaleza. Mari Pili puso el dedo en la llaga con motivo de las groserías e intemperancias de Barreto que trataron de colocarlas en un segundo plano con los decretos de expropiación de campos de golf. Sin caer en el simplismo que esto es una payasada se debe ubicar en su verdadero lugar. Si el chavismo es heterogéneo debe haber con quien hablar a la hora de una victoria y una transición. Quien piense en una victoria el 3 de diciembre debe ir pensando en cómo sería esa transición; cómo obrar para el reconocimiento de la victoria y cómo hacer cumplir las leyes a la hora de producirse una alternancia. Igual si se produce un fraude descubierto mediante la acción de votar. Los que dicen “me van a robar mi voto”, si no votan no le roban nada y no tendrán la oportunidad de enfrentar en la práctica al fraude
Los radicalismos tampoco tienen porvenir. Lo que demuestra la historia es que son las fuerzas de centro, bien centro izquierda, bien centro derecha, las que están en capacidad de dar gobernabilidad. Y en el caso de la participación de fuerzas de derecha en amplios movimientos nacionales tienen que ser fuerzas modernas. Como en el caso de Chile.

Los extremismos de izquierda o de derecha van también al fracaso. Hablo como hombre de izquierda con 70 años de acción. En Venezuela lo que está planteado es un gran frente nacional lo más amplio posible. En él deben tener cabida todos aquellos que quieran vivir en democracia. Esa voluntad es muy poderosa y de allí que en la forma más enfática posible veamos este presente y el futuro inmediato con racionalidad. La sociedad venezolana no resistirá una autocracia en forma pasiva. La lucha no está planteada ni entre “socialismo” y capitalismo, ni entre izquierda y derecha. La unidad de sus fuerzas más positivas y renovadoras es una tendencia irreversible. Esto sucederá inexorablemente hoy o mañana o cuando, en pocas palabras, la fuerza de quienes quieren vivir en democracia hagan prevalecer esa mayoría.

El presente y futuro del chavismo es incierto, no tiene vigencia ni porvenir. El autocratismo, el autoritarismo, el militarismo son anacronismos. Son cuerpos extraños a las sociedades de este siglo que comienza y que deja atrás ese pasado signado por esos factores que acabamos de mencionar. Esa manera de gobernar y administrar al país fracasó. Y en la Venezuela de estos primeros años del siglo XXI están condenados por la historia. Esta es la perspectiva que debemos trazar

II.-
En el chavismo están predominando en lo fundamental, las fuerzas extremistas. El primero que las encarna es el propio Chávez. Ahora lo refuerza con las alianzas que en el campo internacional ha establecido. Venezuela nada tiene que ganar con ellas. Es la ruptura con las políticas de Estado que se venían ejerciendo en el marco de Naciones Unidas. Sus beneficios en el interior de Venezuela eran ejemplo para otros países. Convivan árabes de las más variadas tendencias con judíos. Se propugnaban tanto la presencia del Estado de Israel como la necesidad de un Estado palestino. La OPEP es un escenario de encuentro de los países árabes con Venezuela. Fue justo no asociarse a la intervención de Bush en Irak y cómo lo difunden notables estadistas ello constituye uno de los más graves errores de Estados Unidos en este período. Al mismo tiempo se mantienen relaciones soberanas con Estados Unidos. Levantar un frente mundial contra Estados Unidos no es la mejor contribución a la paz mundial No es posible revivir una guerra fría con dos polos como antes Estados Unidos-Unión Soviética, ahora Estados Unidos- Resto del mundo. Conducir a Venezuela por estos caminos es sacarla de su contexto natural. Donde Venezuela puede en verdad dar una contribución a la paz mundial es en el contexto latinoamericano y caribeño, por un lado, y de los países del llamado mundo en desarrollo. A esto debemos agregar países indefinidos como China, con su socialismo de mercado; la India y Vietnam para citar exclusivamente a estos tres cada uno con sus propias características.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba