Opinión Nacional

Los acontecidos acontecimientos políticos

Todo lo que se podía imaginar en torno a embarrar las cosas, decir disparates cual metralleta, sin pulso y sin tino y como de costumbre amenazar y amedrentar con atropellos políticos y humanos lo hemos visto en el transcurso de estos últimos días.

De una parte el señor que dice nos manda modifico el sistema de gobierno, a su antojo y desde el extranjero. A su estilo amenazante y cobardón, pues no lo hace cuando debe, pero si lo grita cuando se siente apoyado y sin contrincante en el frente, optó por cambiar la figura del Vicepresidente, su desempeño y requisitos para ejercer el cargo. Nos nombró, o nos impuso, o pretende hacerlo al vetusto y calamitoso Castro, quien sigue siendo su venturosa e inspiradora estrella, como Vicepresidente.

No contento con eso, declaró y dispuso, pues ese esa ha demostrado ser su forma de actuar, a lo macho criollo de la boca para afuera, nuestra integración a una Federación de Repúblicas latinoamericanas, al lado de tan particulares puebles como el «nica», el cubiche y los bolivianos.

Ciertamente que para amenazar y disponer esas cosas, debe y tiene que tratarse de esos pobres infelices puebles entregados a su desgracia por no poder ya nada mas hacer para sobrevivir, pues de lo contrario, de haberlo hecho con países serios y respetuosos de los derechos ajenos y de la soberanía de sus vecinos, ya le hubieran brincado encima, como debe y tiene que ser.

De donde, con cual potestad o pretenso derecho sale este insensato señor que se pretende dueño y amo del país cual conuco llanero, a disponer y proponer tales cosas, sin tomar en cuenta la voz ni opinión del pueblo, o de lo poco que queda de venezolanismo.

Ni apruebo, ni comparto, ni entiendo existe mecanismo para que éste señor con todo y lo arbitrario que es, pretenda tener facultades siquiera para proponer cuanto se ha dicho. Ni así lo contempla la pobre «bicha» que él mismo contribuyó a forjar, ni convención o tratado alguno.

Ni siquiera su tarambana y sumisa Asamblea Nacional se ha pronunciado al respecto, y ni que quiera, ni aún bajo la patraña de la enmienda a la mal habida iniciativa Presidencial para la reforma Constitucional, tiene o puede llegar a tener facultades para ello.

Estoy seguro, con todo lo bonachón y rochelero de Juan Pueblo venezolano, nunca podrá siquiera tratar de entronizarse tan descabellada como inicua propuesta, so pena para quien lo intente de salir apaleado y escaldado por esa masa,(la consciente y aun la inconciente) en señal de absoluta reprobación a tan inconmensurable desatino.

Yo creo que los vientos se están tornando borrascosos para quienes tan irresponsablemente han venido manejando el país en medio de un mar de reales y petróleo, pero que, como todo lo mal administrado y manejado, se ha venido escaseando. El que no lo creo, ni lo entienda, que me justifique la razón del aumento de impuestos, y mucho peor la reposición en nueva modalidad del maligno y perverso impuesto a las transacciones financieras.

Como dicen por allí, están buscando migaja, cual ciego sin salir de hospicio. No vaticino unas pacíficas hallacas para este Diciembre, con o sin rochela refrendarla y menos en plan de austera y severa dieta alcohólica, de leche y otros deleitosos productos de nuestro pueblo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba