Opinión Nacional

Los ascensos, los capitanes y los retirados

Tal como expresa el refrán, no son todos los que están ni están todos los que son. Los ascensos militares a los grados superiores han generado suspenso y nerviosismo tradicionalmente, pero pocas veces como ahora cuando el Presidente Chávez se reserva por ley constitucional la decisión final sin ingerencia de partido ni comisión legislativa alguna.

Pero antes con la ingerencia de los políticos del Congreso, y ahora con la exclusiva responsabilidad del Presidente, el de los ascensos militares es un juego que no deja de tener sus riesgos, porque inevitablemente genera algunos agradecimientos y muchos rencores.

Es un hecho real que no hay plazas suficientes para todos los aspirantes con méritos, pero ésta no es una situación nueva en una Fuerza Armada pequeña que, además, jubila a sus oficiales a temprana edad.

Pero en esta oportunidad han habido otros delicados componentes. Oficiales con méritos pero no confiables para el Presidente y oficiales con méritos y reconocidamente afectos a Hugo Chávez. Esto, sin olvidar el patético acto hecho público a través de los medios de comunicación sobre las pruebas físicas a los altos oficiales (por cierto, el voluminoso General que comandó el vespertino desfile de ayer ¿habrá pasado las pruebas físicas?).

Definidos los ascensos, se rumora ahora que vendrá una oleada de solicitudes de baja de Coroneles y Generales de Brigada

(%=Image(3430555 ,»L»)%) Al mismo tiempo la cuestión del Capitán de la Guardia Nacional que grabó para la televisión unas declaraciones duramente críticas contra el Presidente de la República no sólo es un síntoma de que la procesión interna en la Fuerza Armada es más complicada de lo que reconocen públicamente el Presidente y su Ministro de la Defensa, sino un clarín de alarma para gobierno y ciudadanía. Algo no anda bien dentro de los cuarteles cuando un oficial de baja graduación se juega su carrera y hasta su libertad con una declaraciones voluntariamente grabadas en video que son, cuando menos, un acto de insubordinación –haya o no el Presidente invitado a los militares a expresar sus quejas: los militares no se quejan por televisión, los militares activos no pueden pedirle la renuncia al Comandante en Jefe.

Sobre oficiales quejosos se ha venido hablando desde hace ya algún tiempo, y el video del Capitán no es tan reciente como han dicho. Lo peligroso de esto –Chávez debería saberlo por experiencia propia- es que la insatisfacción aparezca justamente en los niveles militares que tienen mando directo de tropas y de armamento.

Finalmente se sigue insistiendo en el creciente malestar en tres de las fuerzas –Guardia Nacional, Marina y Aviación- y de complejas divisiones en el Ejército. Esto deja a Chávez no sólo con mucho menos poder del que presume, sino con un ambiente extremadamente delicado y riesgoso entre manos. Quizás no sea tan casual la concentración reciente del mensaje de Chávez respecto a la unidad monolítica de la Fuerza Armada Nacional y su total involucramiento con el proyecto revolucionario –los encendidos discursos al comienzo y al final del variopinto y muy colorido desfile militar de este 5 de julio fueron buenos ejemplos de expresión de un compromiso buscando hacerlo real y creible.

No se trata simplemente de un posible golpe de estado, porque no están dadas las condiciones para ello (Chávez encabeza un gobierno legítimo que además será relegitimado el 30 de julio, y sigue contando con un fuerte apoyo popular mientras la clase media seguirá quedándose, como es su suicida costumbre, al margen de las decisiones electorales), ni parece existir un liderazgo claro. El problema está en que la base de poder real de Chávez tendría las bases erosionadas y en que un asunto de tal magnitud distraerá mucho del tiempo del Presidente. Y en que este tipo de cuestiones puede crecer y terminar por convertirse en explosión grave. Es cuestión de tiempo, Chávez, Arias Cárdenas y el MBR200 son ejemplos vivos y muy claros, fácilmente copiables en un ambiente de confusión.

No debe olvidarse que la Fuerza Armada Nacional, como muy bien lo sabe y lo proclama Hugo Chávez, forma parte del conglomerado social del país, y que por cada militar –oficial, suboficial, soldado o marinero- activo, hay un entorno familiar de varias personas –novias, esposas, madres, padres, hijos, hermanos y amigos de toda la vida, entre otros- que influyen en él.

De ser cierto el estimado de que la Fuerza Armada Nacional agrupa a alrededor de cien mil hombres y mujeres, entonces tendríamos a varios centenares de miles de personas que son afectadas por el nivel económico, las aspiraciones, las frustraciones, los sueños, las dudas y las opiniones de los militares; y cada uno de esos civiles tiene, además, su propio entorno familiar y social que recibirá los impactos en segundas y terceras versiones –que son aún peores, porque se van distorsionando.

Entretanto, dentro de la Fuerza Armada Nacional seguirían presentes tres escenarios actualmente.

En el primero de ellos, se hablaría de una conspiración develada, pero no totalmente controlada, aunque esto más bien se referiría al rumoroso ambiente que trasciende a la calle e insiste en hablar de inconformidades militares, molestias en las fuerzas, frustraciones por el manejo de los recientes ascensos, etc.; tal como decíamos arriba, creemos que hay tensión y nerviosismo, pero no riesgo real de una acción extrema, al menos por ahora.

Se ven síntomas de molestia, en cambio, como la ausencia de casi la mitad de los 93 altos oficiales que estaban convocados para la imposición de la Orden Rafael Urdaneta con motivo de su pase a retiro este 5 de julio tras cumplir su periodo reglamentario. Que unos pocos estén ausentes, pase; que 40 de 93 no hayan asistido es al menos llamativo.

El segundo escenario que preocuparía a la Fuerza Armada Nacional es la percepción de que sigue latente y de hecho creciente un fuerte estallido social que podría sobrepasar la capacidad policial de control y forzaría la intervención militar, algo que ningún oficial quiere.

El tercer escenario es la comprobación de que, en base a encuestas, el nivel de prestigio y credibilidad de la Fuerza Armada Nacional entre el público ha venido bajando, en contraposición a los que muestran los medios de comunicación y la Iglesia.

El desfile cívicomilitar: más claro, agua

(%=Image(1488446,»L»)%) Tal vez no tan cívico en el número de efectivos participantes, pero sí sin duda en el mensaje. Más allá de los cambios de orden y de la hora –aunque el oscurecimiento vespertino y el bajo “techo” nuboso demostraron el alto nivel de destreza de los pilotos militares- la estructura conceptual del desfile militar de este 5 de julio envió un clarísimo mensaje de fusión revolucionaria ejército-pueblo –Norberto Ceresole disfrutaría mucho este espectáculo si alguien le envía una copia en vídeo- y Chávez se encargó de ratificarlo en sus largas intervenciones de inicio y de cierre del evento.

Se disolvieron, por supuesto, todos los rumores de que había oficiales de alta jerarquía que se negarían a cuadrarse ante un uniforme de Teniente Coronel, etc., etc. El desfile mostró a cerca de doce mil hombres y mujeres durante cuatro horas ante una Tribuna Principal atiborrada de uniformes de gala.

Lo que si nos ahorró este desfile fue la retahila de condecoraciones, algo es algo, mientras los narradores militares estuvieron esta vez más emocionados que nunca y desplegaron una apabullante variedad de superlativos del heroismo y la patria bolivariana.

El desfile y sus circunstancias, en cualquier caso, lo que parecen demostrar es que Chávez ya habría controlado la presunta crisis militar ocupando los puestos claves con oficiales de su confianza. Lo cual apacigua la crisis y le da tiempo al Presidente. Quizás no sea casualidad que la Promoción Simón Bolívar II, de la cual forma parte el Presidente Chávez, es también la que mas generales activos ha tenido en toda la historia republicana de Venezuela.

Por cierto que se comenta que el Presidente está acudiendo a la Escuela Militar y a la EFOFAC (Guardia Nacional) frecuentemente, a primerísima hora de la mañana, a dialogar con los cadetes de cuarto y quinto año; que es una forma de tratar de poner de su lado, o al menos neutralizar ideológicamente a quienes dentro de muy poco serán sub-tenientes.

Servicio Nacional de Inteligencia: al basurero

Tal vez alguien inteligente y bien informado le abrió los ojos al Presidente, tal vez él mismo se dio cuenta, pero el hecho importante es que la muy criticada Ley Orgánica del Sistema Nacional de Inteligencia, varias veces revisada y ajustada dentro de unos parámetros que jamás cambiaron realmente –y eran los verdaderamente criticados por los expertos- fue rechazada por el Presidente y devuelta al Congresillo, ya a estas alturas seguramente esperando a la Asamblea Nacional que surja de las elecciones del 30 de julio.

Además del melting pot de organismos de seguridad y la aberrante mezcla y subalternización entre inteligencia militar y civil, un problema delicado de esta Ley para el Presidente de la República es que lo hace directamente responsable de toda acción de inteligencia y seguridad del Estado. Y eso es algo muy peligroso.

Lo normal en este tipo de leyes en el mundo entero es justamente al revés, el Presidente no es responsable de nada, nada debe conocer –independientemente de que lo conozca a fondo- y se trata en general de legislar lo menos posible.

Pero en la Ley propuesta, los actos de cualquier funcionario de inteligencia civil o militar terminaban por ser responsabilidad directa del Presidente de la República. Es fácil imaginar la magnitud de inconvenientes que tal responsabilidad podría generarle al Jefe del Estado.

Tal vez llegó el momento de utilizar con esta malhadada ley el recurso tradicional del detestado puntofijismo: una gaveta.

Fusiones bancarias y una sorpresa del Federal

El anuncio de la fusión del Banco Unión con el Grupo Banesco/Caja Familia pareció haber abierto de una vez por todas la puerta grande de las fusiones bancarias, como vía expresa hacia el fortalecimiento y la optimización de la banca venezolana.

Además de las comentadas posibles fusiones Santander/Venezuela-Caracas y Bilbao Vizcaya/Provincial-CorpBanca, el Banco Federal parece desarrollar una estrategia de asociaciones hacia el Occidente (¿Sofitasa?), con una Entidad de Ahorro y Préstamo del interior, y la presunta oferta de compra del Banco República.

Sin embargo, ahora se filtra una sorpresa: la verdadera gran fusión del Federal sería con el Caribe, con la bendición y de hecho el impulso del Nova Scotia.

Se habla también de negociaciones avanzadas entre Interbank, Banco Occidental de Descuento y Banco del Caroní.

Las fusiones avanzan y transformarán a fondo el panorama bancario del país en un plazo no muy largo, pero se mantendría la relación mayoría del mercado en cuatro megabancos-minoría entre todos los demás.

Entretanto, ¿cómo y cuándo actuarán el Mercantil y el Venezolano de Crédito?

Venezuela y Brasil… cuidado con un estornudo

(%=Image(6719587,»R»)%) Si hay algún país claro, coherente, pragmático y firme en su política exterior, es Brasil. Itamaraty, su Cancillería, cambia de Cancilleres, cambia de funcionarios cuando ello es necesario, pero no cambia de estrategia.

Brasil es el gran poder suramericano con tendencia a la expansión. México es México por su tamaño y porque está adosado a los Estados Unidos, y difícilmente cambiará su historia aunque haya cambiado de partido de gobierno (ver comentario más adelante). Pero Brasil es Brasil por sí mismo, porque es un gigante y especialmente porque la dirigencia brasileña siempre ha estado consciente de las oportunidades de su gigantismo.

Brasil es la fuerza de Mercosur, sin Brasil Mercosur simplemente no existiría o sería un grupo sin mayores consecuencias. Han sido venezolanos los principales diseñadores del Pacto Amazónico, pero es Brasil quien realmente lo ejecuta, a su mayor conveniencia (el embajador Emilio Figueredo Planchart debería escribir ampliamente sobre este tema, él fue uno de los artífices). Peru, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam, Guayana Francesa y Venezuela tienen fronteras y son de hecho parte de la cuenca amazónica; pero Amazonas es Brasil.

Plena razón tiene el Presidente Hugo Chávez al continuar con entusiasmo el acercamiento a Brasil que inició con lentitud y cierto misterio el vetustoy críptico Caldera que también nos regaló el pésimo manejo de la crisis bancaria y las oportunidades iniciales para Hugo Chávez.

Al acercarse a Brasil y a “su amigo” el Presidente Cardoso, Chávez actúa con pragmatismo, como debe actuar un estadista; al propiciar negociaciones de Petróleos de Venezuela con Petrobras, Chávez impulsa una iniciativa mucho más inteligente y rentable que la malhadada refinería cubana.

Pero, ojo, con Brasil hay que aplicar siempre aquella prudente conseja que aplicaban algunos viejos republicanos respecto a las relaciones con la Iglesia: “con los curas hay que estar tan cerca como para darles siempre la mano, pero nunca tan cerca que te puedan abrazar”.

El Embajador de Francia se mueve

(%=Image(2898954,»R»)%) Durante la última semana de junio el Embajador de Francia en Venezuela pidió a un Ministro del Gabinete de Chávez que hiciera llegar al Presidente una carta muy importante.

La carta estaba firmada por el mismo Presidente de Francia, señor Jacques Chirac y era un apoyo comprensible a la empresa Pechiney, la cual participó en la última licitación para la privatización del sector aluminio, y que a comienzos del mismo mes presentó una interesante oferta de asistencia técnica y servicios de recuperación y aumento de capacidad de las instalaciones del proyecto de modernización de Bauxilum.

En la carta el Presidente francés también solicita a Chávez que reciba a su conveniencia al Presidente de Pechiney, señor Jean-Pierre Rodier.

El Embajador francés recurrió a este Ministro en particular por su cercanía al Presidente, porque es un técnico y no un político lo cual incrementa su credibilidad, y por su absoluta honestidad que lo eleva por encima de cualquier suspicacia de acuerdos personales con los franceses.

Entretanto, también los ingleses se están moviendo con algunos Ministros de Chávez preparando la próxima visita de Lord Levy, representante del Primer Ministro británico.

Ecuador suaviza caminos políticos

Un poco a la chita callando, el Congreso del Ecuador aprobó no sin cierto apresuramiento una Ley de Aministía que beneficia a todos los militares involucrados en el golpe de estado –rápidamente legitimado el mismo día con la proclamación constitucional del Presidente Noboa- que acabó con la Administración Mafuad.

La aprobación de esta Ley elimina una de las principales causas de irritación popular y militar, pero también podría crear otro problema, el regreso público y activo de los golpistas.

Al Ecuador hay que verlo con cuidado, porque está lejos de haber encontrado una salida sólida. Su crisis económica sigue vigente y creciente, sus instituciones democráticas continúan envueltas en descrédito, el país mantiene una división social, cultural y económica entre Quito y Guayaquil, y sus Fuerzas Armadas ya han demostrado su capacidad para derribar gobiernos libremente elegidos, y para darle a esas incursiones militares un ambiente democrático.

En Ecuador sigue también el protagonismo de un indigenismo agresivo, preparado y altamente politizado. Ecuador tiene unas Fuerzas Armadas en general bien cohesionadas que se enfrentaron con dignidad a las peruanas en el conflicto limítrofe de hace pocos años, y que miran con preocupación al frente interno, político y social, y al externo, las guerrillas colombianas que pululan en su frontera norte y que nunca han dejado de mantener un cierto protagonismo.

Sí, al Ecuador hay que verlo con sumo cuidado.

Cambios en el Gabinete chavista

(%=Image(6568525,»R»)%) Se habla de nuevo sobre cambios en el equipo ministerial del Presidente Chávez una vez se concluya el evento electoral del 30 de julio. Ya el Ministro de la Defensa ha sido ratificado al menos por los próximos seis meses mientras se controla la actual crisis militar, y se insiste en que, independientemente de las críticas generalizadas, los Ministros de la Economía, Giordani y Rojas serán igualmente ratificados.

Se rumora que el Ministro de Relaciones Interiores es candidato a la carta de renuncia, pero simultáneamente andaría planificando ser ascendido a la Vicepresidencia de la República, cargo del cual saldría Isaías Rodríguez para ir a sustituir a Lino Martínez en Trabajo, un Ministerio que es de importancia trascendental para un proyecto como el de Chávez.

Otros dos Ministerios fundamentales para el Presidente, como parte de su proyecto, son los de Infraestructura y de Ciencia y Tecnología, cuyos actuales titulares, Esqueda y Genatios, serían mantenidos en sus cargos.

Todos los demás ministros podrían ser sustituidos.

Se insinúa también que el Ministerio de la Familia podría ser reactivado, agregándole además INAGER; hay quien diga, incluso, que ya se están preparando las oficinas de Familia en Parque Central.

Argentina, la milonga continúa

Mientras representantes de la Alianza gubernamental y del opositor justicialismo se reunen para reiniciar el diálogo, en la calle los problemas siguen bullendo.

El Ministro del Interior, Federico Storani, habló de que la confrontación había llevado a una parálisis institucional al Congreso, mientras que el Vicepresidente del Partido Justicialista (peronismo) Rubén Marín se refirió a que le habían planteado al Gobierno que es indispensable lograr la contención social, y expresó la buena voluntad de la oposición para superar la crisis.

Entretanto, el gobierno camina penosamente de fracaso en fracaso, exasperando a los argentinos sumergidos en una feroz crisis económica. La administración De la Rua ha intentado una reforma laboral, pero el desempleo aumenta –en una economía cuyo promedio de desocupados es uno de los más altos del mundo occidental. Decretó el llamado “impuestazo”, pero la recaudación fiscal disminuye en vez de aumentar. Intentó un ajuste salarial, pero el decreto fue rechazado por el Senado, ha sido declarado inconstitucional por algunos jueces y el Gobierno se ha visto obligado a acudir a la Suprema Corte buscando forzar la aprobación.

Las voces más optimistas afirman que la reactivación, de producirse, no sería antes de al menos ocho meses, es decir, alrededor del segundo trimestre del próximo año.

La tensión social crece día tras día y ahora vendrá un pequeño alivio a causa de las vacaciones de invierno (julio), pero esa tensión recrudecerá a fines del mes para lo que puede ser una primavera muy caliente.

¿Serán verdad las conversaciones chavistas con los adecos?

A la chita callando, Acción Democrática ha venido creciendo esencialmente en el interior, conducida por los mismos liderazgos regionales que han presentado batalla al chavismo y mantienen fortaleza suficiente para conquistar gobernaciones y alcaldías, y ése es un hecho concreto que hay que considerar.

El sorprendente crecimiento adeco –AD aparece en recientes encuestas con un crecimiento importante en relación a su promedio de fines de 1999-, plantea situaciones nuevas al gobierno y a su partido MVR, virtualmente solos tras la agria separación de PPT y la riesgosa debilidad de un MAS que no es más que un cascarón con la única excepción de Aragua, donde el liderazgo enorme de Didalco Bolívar mantiene una sensación de poder. Aunque el poder es del Gobernador mucho más que del partido, importante es recordarlo.

(%=Image(3150815,»R»)%) Supuestas conversaciones entre emeverristas y adecos han sido negadas públicamente, pero la verdad parece ser que llevan ya algunos meses, entre dirigentes “nacionales” adecos como Timoteo Zambrano, Lewis Pérez y Henry Ramos Allup, y los líderes del chavismo civil como Luis Miquilena y José Vicente Rangel. Algunos primeros resultados podrían haber sido el mantenimiento de algunas fichas adecas en la burocracia oficial por una parte, y la disminución de la campaña antiChávez en Europa y Latinoamérica, y ante la OEA y el Departamento de Estado norteamericano, que venía siendo mantenida por la Internacional Socialista.

Estas conversaciones habrían buscado conducir a un pacto político al cual PPT ya le puso nombre frutal, “pomarrosa”, en un estilo similar al de la ya vieja “guanábana” adecopeyana de tiempos pasados, según los preocupados pepetistas.

Ciertas o no las conversaciones, en todo esto hay elementos políticos muy importantes y diferenciales que hay que analizar por separado.

Un problema común para MVR y AD

Un problema que tiene nombre y apellido: Francisco Arias Cárdenas. Es casi obvio que Arias no podrá ganarle las elecciones –háganse juntas o separadas- a Chávez, pero tal como están las cosas actualmente debería quedar como cabeza de la oposición. Presuntamente, claro, porque líder de la oposición, tanto como Presidente, no es quien quiere, sino quien puede.

Arias tiene tres trabajos en agenda (o debería tenerlos, si no quiere esfumarse en el escenario político del país):

Ø el primero es la candidatura presidencial, lo suficientemente relevante como para dejarlo ubicado, gane o pierda las elecciones, como una figura nacional de primer orden: ya comenzó a actuar de nuevo -¡era hora!
Ø el segundo es organizar una fuerza política –partido y/o alianza de partidos- bien estructurada, coherente y sobretodo disciplinada, que le de soporte político nacional en el gobierno o en la oposición
Ø el tercero es prepararse sólidamente para el ejercicio del poder en Miraflores, o en la oposición. Esto implica algunas condiciones inevitables:
ü consolidarse como jefe absoluto e indiscutido de esa o esas fuerzas políticas a su alrededor
ü establecer la suficiente distancia diferencial entre él y sus segundos (no puede ser ni un gobierno ni una oposición “de los tres comandantes”)
ü definir el programa de acción en el gobierno, si gana las elecciones, o en la oposición, si como parece más posible, las pierde

De que realice estos tres trabajos dependerá que Arias sea un buen Presidente o un líder claro de la oposición.

Todo ello significa que Arias Cárdenas tiene de entrada dos enemigos a muerte: Chávez/MVR y Acción Democrática.

La oposición que le conviene mas a Hugo Chávez

(%=Image(6636914,»L»)%) Convencido de su próximo triunfo electoral, y de que tendrá el poder con algunas cortapisas, Hugo Chávez puede convivir, y de hecho le conviene, con una oposición definida y enfrentada, pero que tenga las debilidades suficientes como para poder ser llevada a la mesa de negociaciones cada vez que ello sea necesario –y en un gobierno con realidad o apariencia democrática, y que además aspire a generar cambios radicales, las negociaciones serían frecuentes.

Una oposición liderada por Arias Cárdenas sería engorrosa para Chávez. Arias es tan golpista como él, tan parte del proyecto revolucionario original como él y tan militar como él. Arias tiene una labor de gobierno regional comparativamente superior a la del gobierno nacional de Chávez, al menos hasta ahora.

Con cualquier porcentaje entre 20 y 40 % de la votación, Arias representaría no sólo a un sector importante del espectro poblacional, sino aún más, al sector de mayor importancia, la clase media profesional, ejecutiva, tecnológica y joven.

Arias no dispone de un estilo de exposición pública explosivo y apabullante como el de Chávez, pero en cambio maneja un estilo racional y factual creible y comprensible que, si bien poco eficaz en una campaña electoral corta, puede ser terriblemente eficiente en un período largo de oposición.

Un Arias racional, respaldado por un equipo organizado y disciplinado, puede cabalgar etapa tras etapa sobre el deterioro de un gobierno que no parece preparado para un verdadera reconversión económica del país, y convertirse en seis años en una candidatura muy difícil de vencer.

El riesgo de un Arias Cárdenas con esa fuerza y esa presencia es elevado para el Presidente Chávez, quien estaría más tranquilo con una oposición diluida y débil, o con techo de vidrio, que permita llevarla a negociaciones y acuerdos cuando el gobierno lo necesite. Este no sería el caso de una oposición liderizada por Arias Cárdenas en las condiciones que establecíamos antes (cohesión, disciplina).

Es aquí donde entra Acción Democrática.

No basta con recuperarse: AD quiere encabezar la oposición

Acción Democrática está regresando del infierno, poco a poco, y, coincidentemente con Chávez/MVR, lo último que le interesa es un Arias Cárdenas fuerte.

Los adecos saben que no van a ganar, que no tienen el menor chance en lo que a Presidencia se refiere, pero sin duda tienen opciones interesantes a nivel regional. Los gobernadores y alcaldes adecos no son figuras aisladas, son cabezas de estructuras regionales que permanecen fuertes, y es precisamente del interior del país de donde viene la verdadera recuperación adeca.

Pero los dirigentes en Caracas siguen buscando preeminencia, y se preparan para la batalla con los líderes regionales insurgentes, de los cuales surgirán –o deberían surgir- los nuevos cuerpos de comando adeco -CEN, CDN-, si es que el partido va realmente a regresar por sus fueros.

En todo este panorama hay un obstáculo que a todos perjudica por igual; Arias Cárdenas. Si el comandante se adueña del liderazgo de la oposición, el crecimiento de AD se frena, porque la batalla política importante sería entre Chávez/Gobierno y Arias/Oposición.

De donde hay una coincidencia vital de intereses políticos entre el chavismo y el más claro representante del puntofijismo tan criticado estos últimos años, lo cual hace absolutamente creíble y lógico el fuerte rumor de conversaciones entre MVR y AD.

Sin embargo, el problema adeco es otro e inmediato

Le ganen o no la pelea a Arias Cárdenas, la verdadera batalla adeca está todavía por empezar en serio: el choque entre quienes se abrogan la representación nacional y dirigencia máxima, los llamados dirigentes nacionales como Timoteo Zambrano, Lewis Pérez, Carlos Canache Mata, Henry Ramos Allup, Luis Alfaro Ucero, etc., cada uno de ellos moviéndose para tratar de recuperar glorias pasadas, y esa variada dirigencia regional que se ha fortalecido en sus regiones respectivas y con muchos de sus líderes ya con proyección nacional, como William Dávila –el más conocido, sin duda-, Guillermo Call, etc.

La dirigencia regional está consciente de su fuerza, así como del inmenso vacío que es el poder aparente de los dirigentes “nacionales”. Esos dirigentes regionales saben también que el nuevo partido surgirá precisamente de las regiones, la ola del interior hacia Caracas, menos contaminada, menos señalada. Lo que los dirigentes “nacionales” aspiran es no sólo a montarse a caballo de esa fuerza, sino a dominarla.

Que puedan hacerlo o no, está por verse.

Lo que si parece lógico es que una Acción Democrática con los dirigentes de siempre a la cabeza, tendría muchas menos oportunidades que con nuevos líderes regionales dirigiéndola. En el primer caso sería más de lo mismo, en el segundo sería renovación a fondo.

Como cualquiera puede imaginarse la AD con los viejos dirigentes tiene menos oportunidad pero conviene más a Chávez. Una AD reformulada con nueva dirigencia, en cambio, puede llegar a convertirse en un rival formidable.

Esa creciente y vigorosa dirigencia regional, al mismo tiempo, es la más fuerte opositora a cualquier tipo de negociación con el gobierno chavista. Ellos ni olvidan ni perdonan los ataques de Chávez, la permanente exposición al desprecio público ni las estrategias para empantanar a sus gobernadores.

La dirigencia regional está consciente de su fuerza actual, y de su oportunidad de adueñarse de un partido que está en las ruinas y que necesita desesperadamente sangre e ímpetus nuevos.

Y ahí muere –o al menos entra en grave crisis- cualquier conversación que por arriba pueda estar conduciendo el señor Miquilena con la Acción Democrática “nacional”.

El otro problema para el MVR, Chávez y la nueva Acción Democrática, a mediano plazo

Una AD vigorosa y renovada, un MVR realmente organizado y gerenciado, y un movimiento de Arias Cárdenas igualmente bien estructurado y disciplinado, son esfuerzos que exigen tiempo, lo cual deja al menos un par de años de gobierno puramente hugochavista: la gran oportunidad tanto como el mayor riesgo de Hugo Chávez.

Pero durante ese lapso, también se está consolidando un movimiento político que podría llegar a convertirse en problema para Chávez, MVR y AD, y recurso importante para muchos.

El nombre es débil, pero la oportunidad es grande y ya se está organizando como tienen que organizarse los partidos y movimientos políticos con estrategia de permanencia hacia el liderazgo. Se llama “Encuentro Nacional” y lo lideriza Claudio Fermín.

Fermín sabe que no va a ganar en estas elecciones, pero sabe también que sigue siendo un candidato reconocido y aceptado por mucha gente en todos los niveles socioeconómicos y geográficos del país.

Veterano de la política, Fermín sabe también que contar con un partido fuerte, bien organizado, disciplinado y altamente motivado, es condición indispensable para aspirar al poder. Y aunque apenas cuente hoy en día con el 4 % de posibilidades para las próximas elecciones, difícilmente hay en este momento una ciudad, pueblo o barrio urbano donde no haya alguien trabajando en la organización de Encuentro Nacional.

Los problemas y las oportunidades de Claudio Fermín

El drama de Claudio Fermín es una paradoja: hay una enorme mayoría de personas de todos los niveles sociales que aceptan sin reparo alguno que Fermín tiene la capacidad y la preparación para ser un excelente Presidente.

Pero esas mismas personas, al mismo tiempo, asumen que Fermín no va a ganar las elecciones; esta percepción –y la torpeza de la cúpula adeca de entonces- frenó sus posibilidades para ganar la Presidencia en 1993, y lo dejó en el camino en 1998 cuando, en vez de producirse una polarización lógica entre el Hugo Chávez y Claudio Fermín, los electores pensantes y las entorpecidas dirigencias de AD y de Copei se fueron tras el ilusorio Salas Römer.

No nos cabe la menor duda de que si la dirigencia cupular adeca hubiera sido inteligente y hubiese electo su candidato a Claudio Fermín, otra hubiera sido la historia actual de Venezuela.

Hoy en día Claudio Fermín parece estar más claro que nunca, y está dedicado plenamente a fortalecer en una labor diaria a su partido Encuentro Nacional, y a tratar de conseguir la mayor cantidad posible de votos.

Si el empresariado de este país tuviese aunque fuesen dos dedos de inteligencia política, Fermín estaría siendo ayudado con firmeza, consistencia e inteligente generosidad. Pero, como siempre, nuestro empresariado es miope absoluto más allá de su nariz y va de un lado a otro tratando de entender a Chávez por una parte, y apostando a Arias Cárdenas por la otra.

En el intento y en la apuesta, fracasarán.

Sorpresas electorales

Ahora mismo es virtualmente imposible casar apuestas en cuanto a los resultados electorales del 30 de julio próximo. Arias está retomando aceleradamente la actitud de agresividad comunicacional, Chávez sigue en sus interminables y rimbombantes discursos y cadenas que ya se hacen fastidiosas, Claudio Fermín trabaja en relativo silencio (silencio debido principalmente a la falta de fondos, bueno es recordarlo).

Es casi seguro que Chávez ganará, salvo que se produzca una reacción sorpresiva de la clase media a nivel nacional, y sus integrantes acudan masivamente a votar, en cuyo caso habría cierta esperanza para Arias Cárdenas; pero ahora mismo es difícil imaginar este milagro.

Pero vamos a dar unas cifras que tomamos de la última encuesta de Félix Seijas, un investigador absolutamente serio y confiable. Seijas da estos porcentajes de opciones presidenciales:

§ Chávez lideriza, pero cae del 54 al 49 %
§ Arias sigue y sube del 26 al 33 %
§ Claudio también sube, al 4 %

CVI, por su parte, ofrece los siguientes porcentajes (semana del 12 al 18 de junio de 2000):

§ Chávez lideriza: 40.2 % (con un rechazo de 23.6 %)
§ Arias de segundo: 22.7 % (con un rechazo de 35.2 %)
§ Fermín se asoma: 0.9 % (con un rechazo de 4.0 %)

México: nuevo Presidente, nuevo Partido de Gobierno, los mismos problemas

El triunfo del Partido Acción Nacional y de Vicente Fox en las elecciones mexicanas de este domingo pasado son menos trascendentales de lo que a primera vista parecen. Más que un cambio profundo, representan la culminación del largo proceso de desgaste del super partido PRI (“Partido Revolucionario Institucional”) que llevaba 71 años continuos en el poder.

Desgaste que venía ya desde hace años, y que se profundizó a raíz de los escándalos alrededor de la eficiente administración Salinas. Este Presidente fue sin duda un excelente gerente que sin embargo no logró controlar penosos incidentes delictivos de familiares y amigos que empañaron la que fue una administración moderna y eficaz.

El gobierno de Ernesto Zedillo –casualidad producida por el asesinato de Colossio- ha sido un período de prudencia administrativa gubernamental y sin duda un cambio político en cuanto a que Zedillo se habría negado a recurrir a las viejas tácticas para imponer un sucesor presidencial, y al PRI como triunfador.

Al desgaste natural de un partido envejecido en el poder, convertido en símbolo de la corrupción política latinoamericana y del tradicionalismo pseudorrevolucionario –y que, sin embargo ha generado hombres de pensamiento moderno y gerencial como Salinas de Gortari y Zedillo-, se unió una especie de moda de que el PRI tenía que salir del poder. Lo cual efectivamente terminó por suceder. Pero, ¿hay un cambio real en la selección política de los mexicanos?

No, en realidad.

El PAN (“Partido Acción Nacional”) es ya una organización veterana en la política mexicana y desde hace al menos un par de décadas el rival tradicional del PRI, pero no es un partido de pensamiento y propósitos muy diferentes a un PRI que hace años ya que olvidó ideologías revolucionarias y de redención campesina y se había convertido –como Acción Democrática en Venezuela- en una formidable maquinaria electoral y de poder.

El PAN es un grupo de derecha –o de centroderecha, si quiere usted- y no es ni ha sido una organización que procure cambios revolucionarios. Tal vez el PAN pueda iniciar un nuevo camino de eficiencia gubernamental, pero no será un gobierno reivindicador de los olvidados.

Mucho más lo es, en cambio, el PRD (“Partido de la Revolución Democrática”) de Cuautémoc Cárdenas, quien vuelve a ser relegado como candidato presidencial con alrededor de un 15 % de la votación nacional. Un triunfo de Cárdenas y su partido si hubiesen significado la posibilidad de cambios profundos.

Vicente Fox hará un gobierno gerencialista y tendrá el inconveniente típico en estos casos: la falta de personal realmente capacitado capaz de transformar al gobierno y de desplazar completamente a la tradicional y muy extensa burocracia priista. Gobernar un enorme país cargado de posibilidades y de graves problemas no es, no importa lo que prometa el señor Fox, manejar la Coca Cola mexicana.

Entretanto, el PRI tiene seis años por delante, y todavía mucho poder, respaldo popular y experiencia para rehacerse y reconquistar el poder, o para enfrentarse a un largo período en el desierto. Todo dependerá de que su dirigencia continúe la estrategia de transformación y renovación del partido iniciada por Salinas y profundizada por Zedillo.

El PAN y su aliado ecologista PVEM (“Partido Verde Ecologista de México”) quedan como la primera fuerza en el Congreso, pero no lograron la mayoría simple con un 38 % tanto en el Senado como en Diputados. El PRI llegó al 36 % en cada Cámara y el PRD de Cuautémoc Cárdenas se encargó de la llave negociadora con un porcentaje menor pero fundamental: tanto el PAN oficialista, como el PRI opositor, necesitarán negociar con el PRD.

El Presidente electo Fox tiene experiencia y fama de hábil negociador, y esta cualidad se beneficiará con la realidad de cierta coincidencia entre el PAN y el PRI en la cuestión económica. Pero también habrá que tomar en cuenta en cada caso la praxis de la conveniencia política de cada uno de los partidos principales, especialmente la del PRI.

Entretanto, la banca y el empresariado mexicanos han visto con buenos ojos los resultados electorales, especialmente la permanencia en el Congreso de viejas caras priistas y panistas ya conocidas.

Las maniobras frente a Guyana

Es curioso que haya pasado debajo de la mesa el anuncio hecho por el Presidente de unas maniobras militares –navales- frente a las costas de Guyana. Esta es una acción que debe ser cuidadosamente meditada por los Ministerios de Relaciones Exteriores y de Defensa, pues tal evento puede generar protestas no sólo por parte de ese país, sino de todas las naciones de la Comunidad Británica del Caribe –que al mismo tiempo son fundamentales en la política exterior diplomática y comercial de Venezuela-, aparte de que cualquier evento que pueda ser considerado como potencial agresión contra Guyana, será también interpretado como potencial agresión contra Inglaterra.

Probabilidad que hace de tales maniobras un riesgo innecesario, sea cual sea la política exterior del Presidente.

Errores históricos

(%=Image(1560544,»R»)%) En aquella larga cadena en la cual el Presidente nos dio una clase de historia alrededor de la Batalla de Carabobo, Chávez cometió dos errores que Don Dimas Graterol nos aclara.

Uno es perdonable, a cualquiera le pasa, cuando dijo que el Libertador observaba la batalla con sus binoculares; en esa época no existían todavía los binoculares, Bolívar tuvo que vigilar la batalla con un catalejo.

El otro es difícil de perdonar, especialmente en un militar, cuando narró emocionadamente que la Legión Británica al mando del Coronel Thomas Ilderton Ferriar (no “Farriar”, como suele nombrársele equivocadamente) se sacrificó rodilla en tierra después que Páez había vencido a la caballería realista.

Lo que en realidad sucedió fue que el Batallón Burgos al mando del Teniente Coronel Joaquín Dalmar contraatacó el avance, tratando de desbordar el ala derecha realista, del Batallón Bravos de Apure cabeza de la Primera División al mando de Páez. Fue tan fuerte el contraataque español, que el Bravos de Apure tuvo que replegarse, y fue cuando la unidad que le daba apoyo y componente de la Primera División, el Batallón de Cazadores Británicos obedeció disciplinadamente la orden de su comandante, el Coronel Ferriar, de “rodilla en tierra y fuego a discreción”.

A costa de ser casi aniquilado, el Cazadores Británicos se convirtió en muro imbatible y obligó al realista Batallón Burgos a retroceder, dando así un importante respiro a Páez y el Bravos de Apure.

Por cierto, bajo el nombre de “Legión Británica” suele entenderse a una unidad militar en particular integrada por voluntarios ingleses. En realidad es un nombre genérico utilizado para simplificar lo que fue una variedad de unidades integradas por voluntarios ingleses, escoceses, irlandeses y de hannoverianos. El batallón al mano de Ferriar es llamado “Legión Británica”, pero su nombre real era el mencionado por nosotros.

Otros nombres de unidades militares integradas por voluntarios de esas nacionalidades, fueron Primero y Segundo de Húsares, Húsares Rojos, Primero de Lanceros, Húsares de la Guardia, Primero de Infantería Ligera, Lanceros de Maceroni, Infantería Ligera de Salabrietta y Regimiento de Hibernia, entre muchos otros.

Los chismes de Don Dimas Graterol y Miguelina Payares

*** El General de Brigada Manuel Rosendo, Comandante del Desfile políticomilitar de este miércoles 5 de julio, es de la más absoluta y total confianza del Presidente Chávez *** Se estima que el decreto de aumento salarial incrementará los costos de transformación de la banca en casi 1.5 % *** Cerca de 120.000 españoles ya hacen su declaración de impuesto sobre la renta via Internet… y el número crece. En Brasil, en cambio, alrededor del 85 % de las liquidaciones de impuesto anual se hacen via Internet. El Ministerio de Finanzas debería abrir intensas conversaciones con Diosdado Cabello y Carlos Genatios a ver si logra por esta via mejorar el rendimiento del Seniat *** El gran perdedor en todo este lío del video del Capitán de la Guardia Nacional, ha sido Globovisión; hemos escuchado numerosas quejas de globovidentes habituales expresando su decepción por la que consideran una actitud cobarde y desleal con el público, aparte de la avalancha de comentarios negativos via Internet *** Los altos oficiales críticos de Chávez, y que éste ha calificado de “Generación Ibáñez-Matos” (frase, por cierto, inventada por el periodista chavista Juan Barreto) son todo lo contrario a lo que el Presidente pretende difundir; en realidad, la mayoría de ellos, y especialmente sus dirigentes, disfrutan de prestigio y oídos atentos en la Fuerza Armada Nacional *** Por cierto, hablando de militares, se rumora que viene una revisión a fondo (¿purga?) de oficiales de niveles medios (tenientes, capitanes, mayores) *** Y siempre dentro de la chismografía castrense, podría venir la sustitución del actual Comandante de la Guardia nacional, General de División Gerardo Briceño, por el actual Comandante de la Policía Metropolitana y recientemente ascendido a General de División Luis Alberto Camacho Kairuz. Quien hubiese sido un Comandante previsible para la Guardia Nacional, el General de Brigada Belisario Landis, actual Viceministro de Relaciones Interiores, no fue ascendido, pero su nombre suena en cambio como sustituto del Ministro Dávila *** Guerra soterrada y anunciada entre Fogade y Luis Miquilena, según se comenta en los alrededores de la Plaza Bolívar *** Siguen los comentarios y advertencias respecto a que tampoco hay tiempo de preparar bien las elecciones del 30 de julio por la grave situación de listados y otros elementos técnicos. O se suspenden –dicen- o tendrán problemas y objeciones similares a las se esperaban para el proceso suspendido del 28 de mayo. Pero una nueva suspensión podría llevar a estremecimientos castrenses *** Persisten los rumores de que se estaría preparando un control de cambio

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba