Opinión Nacional

Los docentes y representantes lograron la Unidad

Contra viento y marea los docentes afiliados a las federaciones del magisterio, con la excepción de la FEV y SINAFUN convocaron a la jornada nacional de protesta del pasado 25 de marzo. Hasta la citada fecha ningún sector laboral se había atrevido a promover una acción de tales dimensiones, desde el fracasado Paro Cívico Nacional del 2002- 2003 por temor a correr la suerte de los 23.000 trabajadores petroleros expulsados de sus cargos sin indemnización alguna.

Trofeo que el Presidente de la República y sus partidarios exhiben para espantar las protestas laborales, cada vez que se rumoran acciones por violaciones de los contratos colectivos y la libertad sindical. Pues bien el 25 de marzo se demostró cuanto le teme el Mandatario Nacional a las movilizaciones de los trabajadores, en este caso desarrolladas por el sector educativo.

Estas manifestaciones vienen irrumpiendo en todos los sectores de la Administración Pública Nacional y las Empresas del Estado, avivadas por las espeluznantes declaraciones presidenciales al criminalizar los sindicatos y los contratos colectivos a inicios del mes de marzo. Fue como el suiche que activó la conciencia laboral adormecida, por tanta división política y partidización de la dirigencia sindical de cualquier sector oficialista u opositor.

Abriéndose una hermosa oportunidad para reestablecer la unidad en todas las ramas del movimiento sindical, sea del sector público o sector privado; ante una política gubernamental implacable, orientada a desmantelar los contratos colectivos y convertir a los sindicatos en apéndices gubernamentales y policías de los trabajadores.

El 25 de marzo pasado le saltó la liebre al gobierno nacional y a su instrumento el Ministerio de Educación. Difundieron una política de terror en todos los planteles a nivel nacional, levantando informes, amenazando con despidos a los docentes que participaran, utilizando a los cientos de miles de interinos para sustituir y amedrentar a “los conspiradores contra el proceso”.

Pues bien sucedió lo inédito. Una gran mayoría de docentes ante la retaliación y la represión asistieron a los centros educativos y se encontraron con la valiente respuesta de los padres y representantes; al no enviar a sus hijos o representados a las aulas de clase, como signo de apoyo a la justa aspiración de los docentes de lograr un contrato colectivo digno, con la participación de todas las federaciones magisteriales hoy excluidas de la mesa de negociaciones. En resumen, sin alumnos la jornada se cumplió exitosamente a pesar de la represión ministerial.

Definitivamente el Gobierno Nacional y el Ministerio de Educación no se esperaban semejante actitud de solidaridad de Padres y Representantes, descuidaron los flancos, se ensañaron contra los docentes y no se percataron que la comunidad educativa incluida los alumnos también juegan, asestándoles una dura lección en la jornada del miércoles pasado.

Lo demás es el ritual de siempre, indicar que la Jornada Nacional de Protesta fue seguida sólo por un 0,98%, cuando los personeros del régimen se percataron de esa silenciosa, pero inmensa manifestación popular. No por casualidad el Presidente de la República antes de partir a su penúltima gira, indicó la necesidad imperiosa de firmar el contrato colectivo de los educadores a su regreso. Desenlace del cual están pendientes los propios docentes y el resto de sectores laborales de Empresas del Estado, Universidades y Poderes Públicos para exigir igualmente el cumplimiento de sus contratos colectivos. Ello indica que los anuncios de conflictos laborales arreciarán después de Semana Santa en todo el país.

Movimiento Laborista.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba