Opinión Nacional

Los errores de Ibsen Martínez y la decadencia intelectual

Hace poco más de un mes el señor Jeffrey Jacoby, articulista del prestigioso diario norteamericano The Boston Globe fue despedido luego de publicar en su columna semanal una pieza donde contaba lo sucedido a algunos de los firmantes de la declaración de Independencia, de Estados Unidos, luego de que el famoso documento se hiciera público. El pecado de mister Jacoby fue no haber incluido en el texto una nota explicativa señalando que lo reseñado no era producto de una investigación original del autor. Para muchos analistas, incluso dentro del mundo periodístico, la sanción impuesta al articulista fue excesiva. Si las exigencias éticas del diario bostoniano se aplicaran en otras publicaciones habría que incluir notas al pie de cualquier artículo que tratase sobre episodios históricos, aun cuando estos fuesen eventos por todos conocidos, como por ejemplo Julio César exclamando ‘alea jacta est’, al cruzar el Rubicón.

Este episodio periodístico que concentró la atención de los editorialistas en los diarios de mayor prestigio de Estados Unidos me vino a la mente al leer el (%=Link(«/bitblioteca/ibsen_martinez/stiglitz_consenso.asp»,»artículo»)%) de Ibsen Martínez en El Nacional el pasado sábado, titulado ‘Stiglitz’. Resulta que mientras leía el texto de Martínez me iba percatando de ‘errores’ y citas incorrectas sorprendentes en una pieza de quien se supone, dado el espacio que el diario caraqueño le permite en su principal página de opinión, es un destacado miembro del mundillo intelectual capitalino. Así, me sorprendió leer que Joseph Stiglitz, destacado economista miembro del consejo asesor del presidente Clinton hasta 1997 y luego jefe del Departamento de Economía del Banco Mundial hasta diciembre de 1999, era nombrado, por obra y gracia de la pluma de Martínez, ‘Chief economist’ del Fondo Monetario Internacional. Esto, a simple vista, parece una pequeñez, pero dado el texto del artículo del autor criollo, este pequeño detalle hace tanta diferencia como lo haría confundir el cargo del ministro de Finanzas, José Rojas, con el del presidente del Banco Central en un artículo sobre la reciente emisión de dinero inorgánico por parte del instituto emisor. Lo importante de la noticia es que José Rojas no es presidente del BCV.

Pero los ‘errores’ de Martínez se agravan a medida que vamos leyendo su artículo. El autor basa su argumento en otro supuestamente escrito por Stiglitz en la prestigiosa revista ‘The Atlantic Monthly’ , y luego pasa a describir lo que allí supuestamente expresó el ex asesor de Clinton. Resulta que el señor Stiglitz sí escribió un artículo controversial, aunque no fue en la publicación señalada por Ibsen, sino en la reputada revista ‘The New Republic’ y lo dicho allí por el economista en nada se asemeja a la interpretación de nuestro articulista de la nueva era bolivariana. Dice Martínez, al referirse al texto del norteamericano: ‘América Latina es, con todo, el plato fuerte de su artículo. Caso por caso, Stiglitz muestra ejemplos dramáticos del fracaso de la docta incuria de los economistas del Fondo’. En realidad lo que Stiglitz escribió fue lo siguiente: ‘El último conjunto de crisis financieras había ocurrido en América Latina en los años ochenta, cuando enormes déficit fiscales y políticas monetarias laxas llevaron a tasas de inflación fuera de control. Allí el FMI impuso correctamente la austeridad fiscal y políticas monetarias más estrictas, exigiendo que los gobiernos siguieran esas políticas como condición para recibir ayuda’. Podríamos continuar señalando ‘errores’ similares al anterior, pero esto sería repetitivo.

El lector que desee saber lo que Joseph Stiglitz efectivamente escribió, puede conseguir el texto completo de su artículo en Internet a través de: http://www.thenewrepublic.com/041700/stiglitz041700.html

Desconozco las razones del señor Martínez para haber escrito ese artículo plagado de ‘errores’. Quizá pensó que al atacar a la ortodoxia monetaria del FMI le estaba haciendo un favor a quienes recientemente autorizaron la creación de dinero inorgánico al mejor estilo puntofijista post 1974. Quizá nunca sabremos las razones de Ibsen, pero yo me pregunto, ¿qué opina el ombdusman de los lectores de El Nacional , mi amigo Elías Santana? ¿Existe un estándar para la veracidad en los artículos de opinión? ¿Sin llegar a los extremos absurdos del Boston Globe , existe alguna norma para citar textos de terceros? Esto puede ser un tema interesante para su espacio semanal. También pienso en los articulistas que tradicionalmente prestaron sus plumas para el mismo espacio donde hoy escribe Ibsen Martínez, hombres como Miguel Otero Silva, Rómulo Gallegos, Arturo Uslar Pietri, Ramón J. Velásquez. Si la calidad del texto de Ibsen Martínez representa la nueva intelectualidad venezolana, estamos, definitivamente, en un período de decadencia.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar