Opinión Nacional

Los eternos marchantes

En todas las situaciones o circunstancias de la vida, los seres humanos tenemos el libre albedrío para hacer, y/o deshacer, de manera individual o grupal. Los venezolanos que después de una década dictatorial y genocida todavía creen en marchas, bailo terapias, alegres caminatas, y en la inmortalidad del cangrejo como arma eficaz para derrocar a Chávez, son dignos de respetar; pero hoy en día no representan a la mayoría de la población. Las marchas fueron eficaces en su debido momento, tuvieron un efecto multiplicador, y removieron los cimientos del chavismo moderado y radical hasta la médula. Hoy es otro cantar, el país exige acciones contundentes, no más marchas, ni medias tintas.

¿Se imaginan a Bolívar, Washington, San Martín, Sucre, o Martí, marchando como unos anodinos repletos de panfletos, pitos y maracas, en contra de las tiranías imperialistas del pasado? ¿O peor aún, negociando los derechos inalienables de sus respectivos compatriotas con regímenes autocráticos, tiránicos, y retrógrados? Estoy seguro de que no se lo pueden imaginar, de hecho si eso hubiese ocurrido, todos los próceres Americanos antes mencionados hubieran sido arrasados sin compasión en cuestión de días, borrados del mapa, y de la historia. De la misma manera en que la sociedad democrática venezolana está siendo borrada del mapa sin miramientos de ningún tipo, por el propio gobierno que según las leyes de la república está obligado a protegerlos, y proveerlos de la mayor suma de felicidad posible.

Muchos todavía defienden las marchas por considerarlas una válvula de escape que le permite a la sociedad drenar sus angustias, frustraciones, zozobras, desasosiegos, etc. Otros alegan que su importancia primordial es la de demostrarle al mundo y a la sociedad en general, que lado del conflicto posee la mayoría de adeptos o seguidores. Lamentablemente ninguno de los dos argumentos aporta absolutamente nada en lo que a la solución definitiva del conflicto se refiere; la salida de Chávez. Si la sociedad democrática venezolana no se termina de cohesionar definitivamente en un sólo bloque multicolor, multiplural, y sobre todo cívico-militar; el dictador tropical seguirá arrasando con la Venezuela democrática de manera impune y miserable.

A estas alturas de la película, la pesadilla venezolana lejos de esclarecerse se torna más oscura, asfixiante, e inverosímil. Pareciera ser que ya el pueblo se acostumbró a ser pisoteado, arreado, mandado y vilipendiado constantemente por un enajenado mental, y una nueva clase social de boliburgueses ideológicamente prostituidos. Nos hemos convertido en un país de antivalores. El ahijado de Fidel hace con nosotros lo que le viene en gana, y después se va a recorrer el mundo como un manso corderito berreando a los cuatro vientos las supuestas bondades de su triste robo-ilusión. Créanme que cuando una marcha no sea convocada y se origine espontáneamente, estaremos mucho más cerca del final.

El gobierno ha seguido expropiando empresas en estos últimos días y la gente sigue como si nada. ¿Para qué marchan entonces si ni siquiera están dispuestos a darle la mano al vecino invadido, o al empresario expropiado? No sean hipócritas. Convoquen a sus vecinos y familiares, al cura de su familia, al militar de su familia, al maestro, al policía, al político y al estudiante; hablen, planifiquen, actúen, no podemos seguir permitiendo que nos roben el país tan fácilmente sin ni siquiera oponer resistencia alguna. ¡Es la hora de la resistencia activa y planificada! Estamos luchando en contra de una dictadura comunista. No vivimos en democracia, terminen de entenderlo de una buena vez. La libertad y la democracia en Venezuela ya no existen, eso lo sabemos todos. Las elecciones tampoco son patente de corso para decir que se vive en democracia, mucho menos cuando el Consejo Nacional electoral se encuentra en manos del desgobierno chavista. ¿O es qué no se han dado cuenta de que cada vez que hay elecciones en algún gremio profesional, o en alguna universidad, la oposición siempre arrasa de manera monumental? Coincidencias, no lo creo.

Olvídense de marchas, elecciones, caminatas, debates, etc. Los que ya han digerido la idea inequívoca de que viven en una dictadura, son ahora los llamados a terminar de abrirles los ojos a sus familiares y amigos. Debemos concientizar de manera imperativa a todos aquellos que por alguna razón u otra, todavía están indecisos, o creen que todo pasará por arte de magia. Lo que nos queda es echar el resto, sino nos movilizamos y actuamos ahora, habremos perdido la batalla y seremos los responsables de los reproches y las miradas inquisitivas de nuestros hijos en un futuro cercano. Si Hugo Rafael Chávez Frías se queda con Venezuela, no será por mi culpa, ni por mi inacción. ¿Podrías tú decir lo mismo?

Todavía tenemos la libertad de reunirnos, podemos salir y entrar del país cuando queramos, todavía te puede llegar esta columna a tu correo electrónico. ¿Qué tanto estas dispuesto a sacrificar por tus hijos? Eso sólo lo sabe cada persona de manera individual, pero cuando la historia nos juzgue para bien, o para mal, lo hará de manera generalizada. Por ahora nos acompaña la verdad y la razón, cualidades más que suficientes como para presagiar la victoria avasallante de la Venezuela democrática, si tan sólo nos arriesgamos a dar ese paso extra de madurez, unión, y valentía. El juicio de la historia es implacable, y así como los cubanos hoy en día sufren el destierro más grande de cualquier país americano, a nosotros también nos tocará enfrentarnos al juicio de la historia, y a los avatares inclementes del destino.

“Juro por el dios de mi padres, juro por mi patria, juro por mi honor, que no daré tranquilidad a mi alma, ni descanso a mi brazo, hasta no ver rotas las cadenas que oprimen a mi pueblo por voluntad de los poderosos”
Simón Bolívar

¡Patria, Democracia y Libertad!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba