Opinión Nacional

Los grandes educadores de Venezuela

Desde que a comienzos de 1830 Venezuela surgió como nación independiente, cuatro han sido sus grandes educadores: Feliciano Montenegro y Colón, Agustín Aveledo, José de Jesús Arocha y Rafael Vegas. Desde luego, hay otros grandes nombres, como Simón Rodríguez, Andrés Bello y Rómulo Gallegos, pero en realidad el trabajo de Simón Rodríguez ha sido exagerado por la religión bolivariana, Andrés Bello fue un gran educador en Chile, y Rómulo Gallegos no creó mucho en materia educativa y fue más escritor que educador, aunque sus alumnos llegaron a tener una importancia enorme en la historia del país.

Montenegro y Colón, aunque durante las luchas por la Independencia tuvo una conducta nada patriótica, el 19 de abril de 1836 fundó un Colegio llamado “Independencia”, auspiciado por el General Páez, el Doctor José María Vargas y Manuel Felipe de Tovar, por el que pasaron varias promociones de caraqueños que después tendrían actuaciones importantes en el país. Fue autor, además de varias obras didácticas.

Agustín Aveledo, nacido en 1837, fue el fundador del Colegio “Santa María”, que tuvo como profesores a hombres de la talla de Marco Antonio Saluzzo, Juan Vicente González, Adolfo Ernst, Luis Espelozín y hasta el cubano José Martí. También fue fundador del Asilo de Huérfanos de Caracas y Presidente de la Junta de Instrucción Pública del Distrito Federal, y por muy corto tiempo ministro de Fomento. Varias generaciones de caraqueños pasaron por su Colegio, que luego de cerrarse fue reabierto por Lola Fuenmayor y se convirtió en Universidad Santa María.

José de Jesús Arocha, el “Tigre” Arocha, fue el fundador del Liceo San José, que funcionó inicialmente en Caracas y a partir de 1912 en Los Teques. Muchísimos son los venezolanos del siglo XX que recibieron de él educación. Entre ellos el Cardenal Castillo Lara, Arturo Uslar Pietri, Miguel Otero Silva, Espíritu Santos Mendoza.

Rafael Vegas, a mi juicio el más grande de todos, no sólo fue el fundador del Colegio Santiago de León de Caracas, por donde han pasado miles de venezolanos, sino que como ministro de Educación creó la Ley de Escalafón del Magisterio, la Sociedad de Mutuo Auxilio para los educadores, el Servicio Médico-Asistencial para los maestros; creó unidades preescolares para que los niños ingresaran al sistema educativo con alguna preparación previa; instituyó la educación mixta en escuelas y liceos del país y creó el bachillerato en dos ciclos y logró que el gobierno adquiriera la Hacienda Ibarra para ubicar la Ciudad Universitaria y sentó las bases para que el proyecto se llevara a cabo. Pero, además, previamente se ocupó de la infancia abandonada y fue el creador de la Casa de Observación de Menores, fue corredactor del primer Código de Menores, aprobado por el Congreso nacional en julio del 38 y primer Director del Instituto de Preorientación de Menores, en 1939. Y esa obra pública se coronó con la creación, en 1950, de uno de los Colegio más importantes de la historia del país, el Colegio Santiago de León de Caracas.

Desafortunadamente, la obra de esos grandes educadores se ha visto frustrada por la realidad que vive el país en materia de educación, por los errores cometidos por los gobiernos desde 1945 hasta 1998, agravados hasta lo imposible a partir de 1998, y que condenan a Venezuela al desastre que se vive en 2008. Una de las tareas más importantes que espera al país, cuando salga de la pesadilla que padece hoy, es la de reorientar la educación, especialmente para que nunca más caiga en manos de los peores, de los irresponsables, de los demagogos populistas que hoy lo arruinan.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba