Opinión Nacional

¿Los muertos que vos mataís?

Venezuela se viene convirtiendo en una necrópolis, los muertos se contabilizan más que en cualquier guerra “convencional”. Corre la droga raudamente y algunos se olvidan de las normas de convivencia. El hampa y los secuestradores hacen de las suyas, y en muchos casos no vemos las noticias “estarcidas” en los periódicos. Es voz populi que ahora los muertos no se registran como antes en estadísticas serias. Con ellos nos tropezamos a diario en cualquier calle, o los descubren en los pipotes de basura descuartizados. Consecuencia de secuestros y víctimas causadas por el sicariato. Es cuestión casi normal, ver como violentamente se dirimen en esta “sociedad” las cuentas entre bandas de facinerosos en los barrios y urbanizaciones. Por lo tanto, en este período sería difícil parafrasear: “los muertos que vos matáis gozan de buena salud”. Aquí los muertos, muertos se quedan y poco hacen las “autoridades” para evitarlo. Parece ser parte de la “cultura” del “proceso” robar y dañar, contando con la licitud de la “revolución” hasta que no demuestren lo contrario.

Las morgues tampoco funcionan como debe ser, en Caracas la crisis es aguda en su sede de Bello Monte. Falta de transporte, retardos en la entrega de los cadáveres a los familiares, con asiduidad ya en estado de putrefacción. Los olores que reciben quienes están en las zonas aledañas son insoportables, nunca antes habían vivido una situación como la actual.

El desprecio por la vida pareciera formar parte de los dogmas del “proceso”, y la gente se acostumbra a ello, observándoles en accidentes callejeros o en acciones de los asesinos a sueldo. Los días feriados para algunos ciudadanos se convirtieron en orgías de alcohol y drogas, manejan alocadamente, deliberando retar las desgracias, quizás sea hasta una forma de evadir esa “revolución” con tantas privaciones inusuales que ha traído a los venezolanos.

No es peregrino, cuando se revelan estadísticas de 100.000 muertos durante los diez años del “proceso”, la anarquía en el país es incuestionable, los órganos de seguridad en la mayoría de las veces no se atreven a actuar contra los “camisa roja” que delinquen. Así los acostumbró el capitoste de la “revolución”. Los ejemplos fariseos desde la administración pública son cada vez más visibles, los “revolucionarios” se hicieron ricos de la noche a la mañana y pretenden inculcarle a los humildes, austeridad y pobreza.

Los rufianes están en todas las esferas sociales, y en la actualidad la delincuencia es quien manda; sin que haya un esfuerzo sincero de parte del gobierno por sanear el país.

La inseguridad junto a la escasez y alto costo de la vida son los problemas sustantivos del ciudadano, sea cual sea su afiliación política. Venezuela no sólo se deteriora y arruina en su estructura física, paralelo pasa con sus principios y buenas costumbres. Todo esto se materializa en los hechos delictivos y juergas que terminan en reveses. Hay cierto culto a la muerte cuando se mata indiscriminadamente, cuando los ladrones roban y no “perdonan” a la victima asesinándole. Cuando el ciudadano común no toma las debidas precauciones frente a la inseguridad que no corrige el estado, cuando se acostumbra a verla como cuestión natural. Cuando el miedo no le permite protestar como si no fuera la muerte su único final. Recuperar este país será difícil, la corrupción lo apolilló y lo demuele; es lamentable reconocerlo, pero simplemente vemos “ilusiones” para arreglarlo y que podamos regresar a la concordia.

En esto la justicia juega un papel fundamental y cuando los poderes públicos obedecen a una sola voz es casi imposible redimirla, pero una vez que esto cambie, deberá ser inflexible ante los bandoleros. Justicia claman los ciudadanos en cada acto de fe, viendo derrumbarse la nación con sus carencias. La vida en los últimos diez años ha sido un tormento para casi todos, menos para los delincuentes. Venezuela clama por justicia y llora con honor sus muertos, y nos preguntamos: “los muertos que vos matáis” ¿quién los pagará…?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba