Opinión Nacional

Los pobres y los niños de la calle

En su pasado Aló Presidente, Chávez, nos sorprendió con una de sus caricaturescas e reiteradas promesas demagógicas, al afirmar paladinamente: “Apuesto mi vida a que dentro de 10 años, en el 2019 y 2020, habremos derrotado la miseria y pobreza de Venezuela totalmente», para de seguidas –con voz de pastor universal- pontificar que “sacar a un pueblo de la pobreza sólo es posible a través de una revolución”. ¿Cómo se le ocurre a Chávez semejante disparate? ¿Cuál revolución comunista ha logrado sacar al pueblo de la pobreza? Todo lo contrario. Más bien, han profundizado las carencias de su gente, al convertirse, literalmente, en fábricas de infelices e indigentes. De otra parte, no creo que se refiera a su admirada revolución cubana que -en 50 años- no sólo ha entronizado un despotismo y personalismo delirantes, sino que ha empobrecido, envilecido y alienado, de manera dramática, a los humildes pobladores de esa bella isla caribeña, cortando cualquier sueño de progreso y bienestar, en nombre de una libertad inexistente y de la lucha contra el imperialismo yanqui.

Este ofrecimiento chavista tiene un fuerte tufo electorero. Lo malo es que le pone la zanahoria muy lejos a los desposeídos (una década es demasiado tiempo). Muchos de ellos pensarán (en su fuero interno) “que esperanza para el que siembra cocos”… También les vendrá a la mente -con una mezcla de nostalgia y arrechera- otro de los ofrecmientos chucutos de quien nos gobierna, cuando con similar dramatismo e irresponsabilidad, aseguró a todo gañote, que se quitaría el nombre sino acababa con los niños de la calle. Pues bien, aún persiste este grave problema nacional y todavía se llama Hugo Chávez. Claro, el mandamás de Miraflores pretende enviar un mensaje subliminal: los pobres para salir de su condición necesitan reelegir indefinidamente en la Presidencia de la República a Chapulín Chávez y apoyar su mal llamada revolución bolivariana. No queda otra… Mientras esto sucede, hay más de 2000 módulos de Barrio Adentro cerrados gracias a la corrupción, a la incompetencia y a la falta de sensibilidad y compromiso social. Esta desastrosa situación pretende ser subsanada trayendo una nueva oleada de médicos cubanos, como si de eso se tratara. ¿Por qué no se busca y castiga a los responsables del abandono de esos módulos, construidos supuestamente para beneficiar a los sectores de menores recursos? ¿Será que los chavistas no sirven para administrar con honestidad estos programas populares?

Elías Eljuri puso el dedo en la llaga al resaltar la desigualdad existente en Venezuela, donde -según sus palabras-, más de 2 millones de personas viven en pobreza extrema. Sin embargo, en tiempos de revolución los bancos han obtenido las ganancias más exorbitantes de la historia y los boliburgueses se dan la gran vida con los petrodólares que vienen del imperio. Estas son las injusticias e incongruencias que el teniente coronel revolucionario no quiere ver, ni por asomo. En estos casos, voltea para otro lado o, como se dice en criollo, se hace el musiú para no enfrentar las asimetrías sociales y económicas que mantienen a las mayorías depauperadas dependientes de los mendrugos del régimen. Al fin y al cabo ese es el objetivo final. Para eternizarse en el poder es menester estrechar el binomio clientelar pueblo-gobierno. Práctica ampliamente utilizada en nuestro continente durante muchos años. Por eso los pobres seguirán siendo pobres y los niños de la calle seguirán en la calle…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba