Opinión Nacional

Los poderes del estado venezolano en plena campaña electoral

Jamás en la vida republicana de Venezuela, hasta donde conozco, se había visto desplegada una campaña electoral tan irregular y desfavorable para la oposición, en la cual, hasta los poderes del estado, están participando descarada, malévola y activamente en favor del proyecto político del actual presidente Hugo Chávez, lo que sin duda alguna, deja al descubierto la inmoralidad con que se desenvuelven estos poderes en la vida nacional, lo cual valida lo que se ha venido sosteniendo desde hace años, de la falta de independencia de los mismos, la inexistencia de un estado de derecho en Venezuela, y el grado de indefensión en que nos encontramos los venezolanos con ideología diferente a la del gobierno.

La Asamblea Nacional, AN, investigando a fondo a los opositores al gobierno, con más oportunidad de ganar, por cualquier causa, intriga, chisme, insinuación o comentario del presidente. Lo mas grave de ello, es que las innumerables denuncias por corrupción y enriquecimiento ilícito que se hacen con suficientes pruebas y evidencias en contra de la familia, ministros, funcionarios y allegados al presidente, reposan en los archivos muertos de sus respectivas oficinas y al parecer jamás serán investigadas por este régimen.

El Tribunal Supremo de Justicia, TSJ, más activo que nunca en aceptar demandas en contra de los opositores, por mas banales que éstas sean, y en pronunciarse sobre estas con una velocidad pasmosa mientras que existen viejísimos casos y demandas de la oposición, y de venezolanos en general, que descansan en sus escritorios, por no ser del interés del gobierno o harían daño político a éste, de decidir y pronunciarse.

La inhabilitación del ex gobernador de Yaracuy y actual candidato, con abrumadora ventaja a esa gobernación, Eduardo Lapi, en una acción de desconocimiento a una decisión tomada del CNE, sin que exista condena en firme, ni ninguna otra causa que le impida legalmente ser candidato, como no sea el odio y rencor de la presidenta del TSJ hacia Eduardo Lapi, o su lealtad suprema, incondicional y enfermiza hacia su líder, el presidente.

La Contraloría de la república, en declaraciones y acciones de inhabilitación sin precedentes en nuestra historia, sacando de las elecciones a cientos de candidatos – con opción clarísima de ser electos – por razones inválidas y piratas reñidas con la constitución y las leyes, que todavía no entendemos, como han podido ser legitimadas por el TSJ. Con tantas denuncias por corrupción y peculado, después de 10 años de acciones corruptas y de desfalco y mal manejo del tesoro público nacional de parte de funcionarios del gobierno, que todavía no existan culpables a la vista ni condenas en contra de estos delincuentes de cuello rojo, mientras que el contralor se ensaña en contra de las gestiones administrativas de los pocos ejecutivos de la oposición, a quienes les ha correspondido gobernar localmente.

La Fiscalía, quién se supone el garante de que se cumplan la constitución y las leyes y se procese a los delincuentes, con tantas violaciones de la constitución a las leyes y exagerado abuso de poder exhibido por parte del presidente en la presente campaña electoral y de sus funcionarios, brilla por su ausencia, se hace la vista gorda y es incapaz de iniciar juicios e investigaciones, totalmente justificadas por la ley.

Cuando la Fiscal de la república, niega públicamente que las 26 leyes habilitantes del presidente son ilegales e inconstitucionales, y deja ver que el juicio a Franklin Durán es un montaje de los gringos, no deja dudas de su parcialidad descarada hacia el gobierno y atenta ella misma en contra de la constitución y las leyes existentes.

El CNE, en boca de sus representantes alega que no sancionan ni actúan en contra del presidente por no haber denuncias formales registradas en el CNE de abuso de poder en su contra. Esta, además de ser una pobre excusa, deja ver una parcialidad descarada y manifiesta del CNE por el partido del gobierno, en estas elecciones, la cual en cierta forma ha sido su actitud posición durante estos largos años de gobierno chavista, donde ha habido numerosísimas irregularidades y violaciones a la ley tanto en el registro electoral como en la aplicación de las normas electorales y los actos mismos de votación, que dejan a la oposición totalmente desprotegida y en franca desventaja, ante el gobierno.

El ejecutivo en pleno está en campaña electoral, violando cualquier cantidad de artículos y regulaciones que lo prohíben. El presidente prácticamente dejo temporalmente su cargo para encargarse de conducir la campaña de sus candidatos a gobernadores, alcaldes y diputados regionales. Y no solo eso, sino que hacen un despliegue perverso de malversación de fondos regalando línea blanca a manos llenas, para intentar comprar los votos que no pueden lograr por la persuasión y enamoramiento del lector mediante la presentación de planes de gobierno que interesen a los electores.

El presidente por su parte, está fuera de control. Se encadena prácticamente todos los días, utiliza los medios de comunicación públicos al servicio de su campaña, utiliza los activos, recursos y transporte del estado venezolano para sus movilizaciones, coacciona, a las poblaciones de las diferentes regiones a donde va con arengas y argumentaciones ilícitas de todo tipo, para que no voten por los candidatos de la oposición. Ha amenazado con revisar sus relaciones con los zulianos, militarizar el Zulia, enviar tanques de guerra a Carabobo, ordena tomar militarmente los aeropuertos, ordena meter presos a candidatos en plena campaña, utiliza un lenguaje grosero de la peor calaña para dirigirse a los venezolanos y acusar a los contendores de la oposición, con todo tipo de insultos e improperios indignos en la boca de un presidente decente y democrático.

Como puedes ver amigo (a) lector (a), para el gobierno no existen reglas de juego, ni leyes, ni constitución que les limiten en sus andanzas. El mismo presidente conmina y reta descarada e pérfidamente a la oposición, a que canalicen sus denuncias contra él y/o en contra los demás desmanes de sus seguidores, por los canales regulares, porque está seguro que su seguridad y la de sus adláteres están blindados por los poderes del estado totalmente leales a él.

Sin exageración alguna, lo que existe en Venezuela es el secuestro, dominación y toma de todos los poderes del estado venezolano (AN, Fiscalía, TSJ, CNE, Contraloría, e instituciones y empresas clave, incluyendo a PDSA, BCV, FAN, Seniat, CANTV, Sidor, entre muchas otras, para apoderarse impunemente a como de lugar del país y de sus riquezas.

Tal como lo veo, la única forma sensata e inteligente de salir de esta trágica situación es mediante el voto, aún a sabiendas de que harán algún tipo de trampa adicional a las ya listadas, razón por la que debemos estar alertas y dispuestos a defenderlo a toda costa.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba