Opinión Nacional

Los repitientes

La cadencia de la pronunciación de “Los Repitientes” rememora las promociones televisas de la famosa obra de Víctor Hugo, “LOS MISERABLES”.

Pero ¿Usted recuerda a quienes llamaban repitientes?……A los estudiantes de secundaria que resultaban reprobados en algunas o en todas las materias del año lectivo, en los exámenes de reparación del mes de octubre, y en “arrastre” hasta enero del año siguiente; también los estudiantes universitarios que bebieron el amargo trago de volver a estudiar la misma materia por deficitaria nota.

Tanto en secundaria como en los estudios superiores, la permanencia indefinida tuvo y tiene su reglamentación y restricción. La reglamentación universitaria lo establece cada Casa de Estudios Superiores, pero la restricción es un acto de sensatez del estudiante asociado a su dignidad, vergüenza, talento, formación hogareña, vocación y solidaridad social, aún cuando esta última sea una mínima fracción. Recordará que muchos compañeros se retiraron de los estudios universitarios porque: “no podían costearse los libros”; “el régimen era demasiado exigente”; “debían trabajar y estudiar”, en fin, cualquier razón era buena y algunos confesaban qué “preferían dejarle el cupo a otros con mayores necesidades y así, superar la pobreza material que golpeaba en sus hogares”.

La década de los sesenta se caracterizó por una confrontación entre dos visiones del mundo: la comunista y la no comunista, la capitalista. En las calles universitarias transitaban los guerrilleros de la época y en la secundaria se impartían, fuera de las horas de clase, lecciones de “progresismo”; se ofrecían villas y castillos de igualdad social mientras sus papás y mamás largaban el cuero para darles los estudios y asegurarse una digna vejez, independientemente de las migajas oficiales que llegaban a través del IVSS. En las Universidades se vociferaban las mismas consignas oídas al Presidente: que si el fin del capitalismo; el de los Estados Unidos; el de la Iglesia Católica y el surgimiento del comunismo, aún cuando esta última consigna el Presidente no se ha atrevido a decirlo. Eran tiempos cuando la promoción de la Revolución de Mao Tse Tung circulaba en un semanario a color, impreso en papel glasé y lengua castellana; se leía a Marcuse; “Zabriskie Point” era la película de la izquierda “Light” y el “amor y paz” de la cultura hippie invadía los hogares.

Hoy en día redactar una pregunta confusa que contiene un señuelo para bobos, refuerza el concepto que nuestros padres tenían acerca del movimiento izquierdista y estimulan el felino que cada quien lleva por dentro. Los legisladores han perdido la oportunidad de ganarse el respeto natural que se le debe a toda persona.

Surgen preguntas: ¿Cuántos dirigentes de la oposición están del paladar de la boca para dentro con el sí, en razón del potencial de votos a capitalizar? ¿Cuántos dirigentes de izquierda han convenido en permitir que Rosales, Salas Feo, Carriles, Ledesma, Pérez Vivas se conviertan en la roca del zapato? ¿Cuánto de los legisladores de hoy eran los repitientes profesionales de hace 20, 25 años?
¡No a los repitientes! Ni excelentes, ni buenos; y mucho menos, los malos y peores.

NELSON ROMERO DIAZ

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba