Opinión Nacional

Los Retos Climáticos del 2009

Ya comenzó el año 2009. Y con él, reanudamos nuestra diaria faena en procura del crecimiento y bienestar colectivo, proyectando nuestros pensamientos al sano ejercicio de la reflexión sobre los temas relativos a nuestra calidad de vida. Tales reflexiones, diríase, son infaltables al comenzar el año, puesto que tienen que ver con nuestro inmediato y mediato futuro, adquiriendo el globo terráqueo una personalidad en nuestro pensamiento, protagonizando horas de lectura, estudio y atención.

Y es que del 31 de agosto al 4 de septiembre de 2009 en Ginebra, Suiza , tendrá lugar la Tercera Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMC-3), bajo los auspicios de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y en cooperación con otros organismos de las Naciones Unidas, gobiernos nacionales y empresas del sector privado. Su objetivo es contribuir a apoyar la función de liderazgo que las Naciones Unidas desempeñan en el ámbito de la variabilidad del clima y el cambio climático, y sustentar la labor que están llevando a cabo los países para adaptar sus respectivas sociedades a los desafíos inmediatos que plantearán ambos fenómenos en los dos próximos decenios.

Como antecedentes del evento, contamos con La Primera y Segunda Conferencias Mundiales sobre el Clima (1979 y 1990), las cuales desempeñaron un papel fundamental a la hora de alertar a la comunidad mundial sobre la necesidad de comprender mejor los sistemas climáticos, el cambio climático y la mitigación de sus efectos dañinos, así como en lo que respecta a la necesidad de un mecanismo de evaluación y de un marco para el diálogo político. Todo esto desembocó en la creación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMC), respectivamente
La variabilidad del clima y el cambio climático influyen en el bienestar de la sociedad a través de interacciones con los sistemas de apoyo vital. La Humanidad siempre ha observado la naturaleza para poder vigilar y predecir las condiciones climáticas, sacando así partido a las condiciones favorables y gestionando los riesgos asociados.

La demanda de servicios de información y predicción del clima será, incluso, mayor en el contexto del cambio climático y de la incipiente vulnerabilidad de la población, especialmente en regiones donde la variabilidad climática es elevada y son propensas a desastres relacionados con el clima. La sostenibilidad del desarrollo económico y de las condiciones de vida dependerá de nuestra capacidad de gestión de los riesgos asociados con fenómenos climáticos extremos, cuya frecuencia, intensidad y alcance es probable que vayan en aumento.

Los avances en las ciencias de la meteorología y la hidrología nos ofrecen mejores herramientas para gestionar con mayor eficacia los riesgos relacionados con el clima. Esto se ha puesto de manifiesto a través de los resultados obtenidos en los foros de proyecciones estacionales del clima. Los servicios de predicción e información sobre el clima ponen a disposición de las sociedades, los gobiernos y los diversos sectores socioeconómicos las herramientas necesarias que permiten identificar zonas y períodos de posible riesgo, adoptar las medidas preventivas correspondientes y planificar acciones de respuesta ante desastres. La información climática ofrece importantes contribuciones al diseño, el desarrollo y la sostenibilidad de un amplio abanico de actividades en muchos sectores socioeconómicos, entre los que se incluyen la agricultura, la planificación urbanística, la gestión de recursos energéticos e hídricos, el transporte, el turismo y el funcionamiento de infraestructuras. Junto con las predicciones, la información climática nos ayuda a gestionar los riesgos asociados con la variabilidad del clima, mejorando así nuestras posibilidades de adaptación ante el cambio climático.

Los avances en la predicción climática estacional no siempre han beneficiado de forma completa a la sociedad, y ello se debe, en gran medida, a la ausencia de un enfoque integrado por lo que respecta a la prestación de servicios relacionados con la predicción y la información del clima, así como a la falta de mecanismos adecuados de apoyo institucional. Las instituciones nacionales, regionales y mundiales, entre las que se incluyen los servicios meteorológicos, han seguido mejorando sus productos y servicios sin tener en cuenta del todo las necesidades de los diferentes usuarios. Asimismo, los usuarios han continuado con sus intentos de mejorar los servicios para los sectores sensibles al clima sin implicar a los servicios meteorológicos y utilizando la información climática disponible.

Se hace preciso un enfoque conjunto que aborde estas necesidades compartidas. Las informaciones y predicciones climáticas deberían integrarse en políticas encaminadas a tratar y gestionar los sectores más sensibles al clima, incluidos los que se dedican a la reducción del riesgo de desastres y a la adaptación ante la variabilidad del clima y el cambio climático, de acuerdo con lo establecido en el Marco de Acción de Hyogo sobre reducción del riesgo de desastres, en el Plan de Acción de Bali de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y en el Programa de Trabajo de Nairobi para apoyar la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas..

Los últimos desastres naturales que han provocado pérdidas devastadoras de vidas humanas y de bienes materiales, además de inseguridad alimentaria, ponen de manifiesto la urgencia de abordar de forma conjunta los riesgos climáticos para el beneficio de la sociedad. Cabe esperar que en la CMC-3 se propongan acciones a nivel mundial encaminadas a mejorar el suministro de servicios de predicción e información climática, así como su integración en los procesos de toma de decisiones.

De esta manera, el mundo será más seguro, se optimizará la utilización de recursos naturales, se mejorará la producción de alimentos y se incrementará el apoyo a los procesos de reducción del riesgo de desastres y de adaptación ante el cambio climático
Se espera que en la Conferencia se acuerden mecanismos encaminados a coadyuvar al logro de los objetivos mundiales de desarrollo sostenible.

La CMC–3 debería arrojar resultados prácticos de interés directo para los encargados de elaborar políticas, el sector privado y el público, y estrechar los vínculos entre los científicos y los usuarios. Podría contribuir a generar beneficios socioeconómicos considerables e inmediatos, incluida la prevención de los desastres naturales y la atenuación de sus efectos.

La Tercera Conferencia Mundial Sobre El Clima, gracias al progreso de la ciencia y la aplicación de la predicción del clima, está llamada a ser una aportación valiosa para el creciente número de actividades y programas que se centran en la forma de gestionar los riesgos planteados por la variabilidad del clima y el cambio climático, especialmente en los países en desarrollo, y en la forma de adaptarse a ellos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba