Opinión Nacional

Los soles de Chávez

Chávez como que se aproxima cada día más a Chapita Trujillo. El gobierno empapelado de decretos chimbos y las charreteras de soles de ferretería. Sucede que el fracasado del curso de Estado mayor y pésimo alumno de su promoción será el primer cuatrisoleado de la república. Ni Bolívar. Vamos p´atrás camaráda.

¡Qué falta que le hace un asesor con más de dos dedos de frente! Lo tuvo de lujo hace quince años en su primer padre putativo, Don Luis Miquilena. Viejo sabio y cazurro que le quitó el liqui-lique, lo enchapó en oro, le arregló la dentadura, le compró un flux y le puso un gorro frigio, para disimular la cachucha. De su mano y de la de los notables, que le dieron un barniz enciclopédico, se hizo con el coroto.

Fue entonces que se lo comió la impaciencia, se sacudió al ex microbusero y se echó en brazos del bateador emergente, José Vicente Rangel. Menos sabio y cazurro que su mentor, Don Luis, pero administrador de la mayor cloaca informativa de la IV República. No hubo maricón, puta ni ladrón del puntofijismo que no estuviera registrado en los archivos del primer cornudo de la república. El propio Fouché. Conocedor de las debilidades de todos los posibles antagonistas y eximio manipulador de aliados rata barroca y versallesca, le llaman algunos ; sumó al carro del chavismo a cuanto nini y opositor Light podía servir a los propósitos del teniente coronel. Gestionó los asuntos miraflorinos hasta la tercera reelección en diciembre del 2006. A cambio de acrecentar exponencialmente su fortuna y disfrutar de su máxima aunque ya devaluada aspiración: la vicepresidencia de la república.

La supla Castro-Rangel dio sus buenos frutos. Como que el caporal sorteó todos los obstáculos, incluido el RR, gracias al mágico sortilegio del G-2 y Jorgito Rodríguez. Luego vino la debacle, cuando ni consejero sentimental le queda. El propio está preso por homicidio. Hoy, después de las más colosales metidas de pata de su año negro ; naufraga a la deriva. Y como pierde su poder real a pasos agigantados comienza a disfrazarse de Gran Mariscal de Sabaneta. ¿Cuatrisoleado? Que se baje de esa nube.

Dios enceguece a quienes quiere perder. En esa andamos. Con el sol en la espalda, Chávez no comprende que nada obtiene brincando al abismo de sus habilitantes y sus candidatos de pacotilla. Comprando bancos y regalando la plata. Torciendo a mansalva la voluntad popular. Si tuviera a su lado a Dietrich sabría que se le acabó esa teta. Y que lo mejor que podría hacer es enterrar el socialismo del siglo XXI y prepararse una buena jubilación.

¿Cómo? Haciendo en lo interno exactamente lo que hace en lo externo: pidiendo perdón y recogiendo velas. Así como exige el desarme de las FARC debiera también exigir el fin de las inhabilitaciones. Brincar del lado de la democracia y sacudirse a tanto pescado podrido que lo empuja al abismo rojo-rojito. No tiene otra opción para reconquistar algo del respaldo de antaño que jugar limpio y enterrar sus sueños imperiales. Liderar su propio entierro. O engordar para enfrentar las cuchilladas. Que lo que se le viene encima es candela pura.

¿Será posible que entienda el peo en el que está entrampado? Nunca es tarde y el hombre es listo. A ver si entiende.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba