Opinión Nacional

Lula y Mercal (Como sea)

Lula no pudo ganar en primera vuelta en Brasil. Muchos opositores verán en ello un anuncio de lo que va a pasar en Venezuela, sin darse cuenta de que son realidades muy distintas: Lula es un hombre civilizado, un civil, un político de vasta experiencia, que gobierna un país mucho más importante que Venezuela, en donde las instituciones se respetan. No logró la reelección en la primera vuelta por el desgaste natural del poder y porque muchos de sus seguidores se han dejado corromper por el poder. Y porque en Brasil las instituciones funcionan. Chávez es un militar fascistoide y demagogo, apoyado en una estructura de corrupción y abuso de poder, que ha copado todas las instituciones y que, por primitivo, no va a entregar el poder así como así. Por eso hay que prepararse a una situación muy diferente a la del Brasil. Las instituciones venezolanas, tal como muchos dirigentes chavistas y no chavistas, están corrompidas. Una prueba es la negativa a que se haga una concentración de la oposición en la Avenida Bolívar, concentración que permitiría demostrar que Rosales, en realidad, tiene más pueblo que Chávez. ¿La excusa? Que hay un “mercado popular” de Mercal. No pasa de ser una excusa tonta. Una concentración política en tiempo de elecciones es mucho más importante que un mercado popular. Se trata de un nuevo casos de ventajismo, de abuso de poder, de corrupción. Porque corrupción no es sólo el robo y el aprovechamiento ilícito del poder, es cualquier desviación de lo correcto, de lo lícito, y todo el mundo sabe que los casos de corrupción chavistas son tan numerosos que, ahí sí, deberían tener contra Chávez el mismo efecto que contra Lula. Pero en Venezuela la corrupción opera también fuera del gobierno. Para muestra, un botón: Rafael Poleo, de quien todo el país sabe que es un simple asalariado de Cisneros, y como Cisneros tiene negocios con el gobierno, el gobierno utiliza a Poleo para desviar a una parte de la oposición y favorecer el abstencionismo, que beneficia al gobierno con el que Cisneros y Poleo hacen buenos negocios. Frente a eso, cada vez hay que cerrar más filas. Hay que rechazar a todos los Chávez y todos los Poleos del país. Es necesario que todos los que se oponen al abuso de los chavistas vayan a votar el 3 de diciembre. No importan las condiciones, no importan las trampas. Hay que votar, y hay que manifestar que se votó, y hay que defender cada voto. Como sea. No hay que tener temor alguno. El número, la cantidad, es la verdadera defensa de la democracia en Venezuela. Contra la corrupción, contra los Chávez y los Poleo, en favor del porvenir de Venezuela. Hay que atreverse. Hay que votar. Como sea.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar