Opinión Nacional

LXVII Aniversario

67 años y todavía estamos vivos. Muchos pensaron que a estas alturas ya no habría partido del pueblo. Se equivocaron de plano. Ahora es cuando hay Acción Democrática. El teniente coronel felón no ha podido cumplir sus amenazas, ni las podrá cumplir. No hay suficiente aceite para freír a todos los adecos. La historia de Venezuela de casi todo el siglo XX y lo que ya va del XXI tiene en AD un actor importante. Si bien es cierto que se han pasado tiempos muy difíciles y que se ha visto disminuir su militancia, no es menos cierto que AD ha estado presente en los más importantes acontecimientos de estos últimos años y ha sido factor determinante en lograr la unidad para los venideros comicios del 23 noviembre.

67 años de activa participación en la vida del país le otorgan a AD suficiente derecho y moral para continuar siendo factor importante de opinión. Mucho más allá de los errores cometidos, los aportes hechos por el partido en beneficio del desarrollo de Venezuela le confieren autoridad para seguir alzando su voz en contra de este desgobierno, militarista, totalitario y comunista. La Democracia que AD ayudó a construir esta en grave riesgo y eso la obliga a renovar sus luchas. Ya los tiempos de flagelación, de actos de contrición quedaron atrás. La penitencia que el mismo pueblo nos impuso ya fue pagada. Ahora hay que retomar, de nuevo, con más brío, las banderas de lucha contra el oprobio de este régimen que hunde al país en la más peligrosa situación. Y esa lucha tiene que ser en todos los frentes. La actual constitución no solo permite, sino que obliga a todos los venezolanos a defender el sistema democrático. La lucha tiene que ser sin cuartel. Patria, Democracia y Vida debe ser la consigna. Sin miedo hay que darle un parado a esta locura desatada por este régimen.

Acción Democrática, el partido político con mayor responsabilidad histórica en la construcción de la Venezuela moderna y de su democracia, tiene que dar un paso al frente, no importa lo que cueste y el sacrificio que haya que hacer y los riesgos que se corran. A un lado deben ponerse los intereses particulares de la organización y los intereses personales de sus dirigentes. Aunque sea duro decirlo a AD le duele, le debe doler, más a que a nadie, el destino de nuestra democracia. Cualquier desprendimiento y sacrificio que se haga en beneficio de solventar esta dolorosa situación, por grande que estos sean, le será reconocido y recompensado, con creces, por el pueblo, por ese mismo pueblo que siempre se identificó con sus postulados y que está ávido de una palabra orientadora, mas allá del farisaico discurso del teniente coronel.

Esta semana que acaba de concluir es un ejemplo claro de la locura desatada desde el alto gobierno. Aviones rusos en nuestro suelo patrio. El escándalo del maletín revelando la cloaca de corrupción en las altas esferas gubernamentales. Una ridícula farsa de denuncia de intento de golpe y magnicidio como si la sociedad venezolana fuera una sociedad de idiotas e imbéciles. Y la grosera bravuconada contra un país del cual recibimos más del 50% de nuestras divisas para apoyar a un hermano país cuyo jefe de Estado está cometiendo los mismos errores que el de aquí. Intento de patada a la lámpara y a la mesa dada por un hombre que siente que su fin esta cerca. Que sabe que su tal revolución nacional y continental esta en franca vía de fracaso. Ya el país y los demás países del mundo se dieron cuenta de que esto no se puede seguir aceptando. Que el daño que se le está haciendo a Venezuela y que puede contaminar otros países es de tal magnitud que hay que tomar medidas y pronto. La legislación nacional y mundial permite tomar correctivos. Son daños de lesa humanidad que se están cometiendo. AD y todos los partidos democráticos que hacen vida pública tienen esa inmensa responsabilidad sobre sus hombros. No a los trapos rojos, mantengámonos firmes en la vía democrática. No hay excusas, no hay intereses de ningún tipo que justifiquen excusa alguna. La patria nos obliga.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba