Opinión Nacional

Macundales

La palabra macundales tiene mucho sabor venezolano. En el lenguaje coloquial de nuestro país se la usa con cierta frecuencia, aunque hoy menos que antes. Se usa siempre en plural, y en el Diccionario de venezolanismos (M. J. Tejera et al) se define como “Enseres, objetos personales”. Una variante es macundos. El Diccionario del habla actual de Venezuela (R. Núñez y F. J. Pérez) es un poco más explícito: “Conjunto de objetos de uso personal. 2. Conjunto de objetos viejos y de poco valor. 3. Conjunto de cualquier tipo de objetos independientemente de sus características”. Esta misma definición se repite sobre la variante macundos.

En la práctica, macundales es equivalente a otros vocablos coloquiales de gran popularidad, y que incluso se usan como comodines, con los más diversos significados: corotos, peroles, peretes, trastos, tereques, chismes, chécheres, cachivaches, bichos, guarandingas, etc.

Aunque macundales se menciona muchas veces en escritos de diversa índole, casi nadie se ha ocupado de investigar el origen de la curiosa palabra. Rosenblat la da muchas veces como ejemplo de vocablo coloquial de tipo genérico y de uso frecuente, pero no dice nada sobre la fuente de donde viene. También la mencionan otros estudiosos de la lexicología venezolana, como Lisandro Alvarado y Gonzalo Picón Febres, pero sin referirse a su etimología.

Recientemente he recibido varias veces, vía correo electrónico, la información de que en un libro de Rodolfo Quintero sobre la cultura venezolana del petróleo, se señala que el origen de la palabra macundales se relaciona con la industria petrolera. Se dice allí que cuando se instaló en nuestro país la primera empresa extranjera para la explotación del petróleo, a cada obrero contratado se le entregaba un conjunto de herramientas apropiadas para su trabajo, unidas por una correa o cinturón de cuero que llevaba visiblemente la marca Mac and Dale. A poco los obreros empezaron a llamar el conjunto de herramientas los macandales, que luego evolucionó fonéticamente hasta dar macundales.

Esta explicación es muy razonable y verosímil. Sería un caso parecido al de la palabra guachimán, que equivale a vigilante y se forma a partir del inglés watchman (vigilante nocturno). Sin embargo, sin negar que ese pueda ser el origen de nuestro macundales, y hasta pensando que lo sea, antes de afirmarlo hay que verificar ciertos datos. No se sabe exactamente cuándo empezó a usarse la palabra macundales, pero sí hay la certeza de que ya para 1908 aparece escrita en un libro de Gonzalo Picón Febres. Es obvio que, si para esa fecha aparece por escrito, es porque ya se había venido usando desde mucho antes, posiblemente desde fines del siglo XIX. Ahora bien, ¿en qué año se instaló la primera empresa petrolera en nuestro país, esa que proporcionaba a sus obreros el instrumental de trabajo donde aparecía la marca Mac and Dale?

De la respuesta a esta interrogante dependerá que se tenga definitivamente por cierta la comentada hipótesis sobre el origen de la palabra macundales.

Oiga de lunes a viernes, a las 11,10 a.m., el micro CON LA LENGUA EN ONDA, por RADIO ONDA 107.9 FM, la superestación, en el programa de Mari Montes.

Visítenos.

Será bien recibido: http://www.conlalengua.com/

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba