Opinión Nacional

Maduro: ¿Traidor al socialismo Chávez?

La denuncia la hizo J V Rangel el 09/06 y las primeras reacciones se dan a las 24 horas. Se dice que estamos ante una bufonada que no puede ser considerada en serio.

Y es tal la guachafita con los aviones para una supuesta y absurda guerra, seguramente comandada por el jefe de la MUD, que en la noche del mismo día el propio Nicolás Maduro (NM), en pleno gobierno de calle, dice conocer que gente del petróleo que vive en Bogotá, encabezó la visita a EEUU para financiar la compra de los 18 aviones cuyo destino sería una de sus bases colombianas.

Colombia anuncia que pedirá a la ONU una investigación exhaustiva sobre el tema. Grupos políticos afectos al régimen solicitan lo mismo. El excandidato Capriles señala que el asunto le parece un chiste. La gente no para de reír.

En realidad esta situación no puede verse aisladamente. Acaban de reaparecer ‘los paramilitares’ que hacen una nueva incursión para cumplir con el mismo supuesto objetivo del pasado: el magnicidio. Y esto se plantea luego del episodio del recibimiento que le hiciera Santos a Capriles. Desde ese momento aumentó la acusación de una ‘derecha que está conspirando contra el gobierno’ y que toma a Colombia como centro de operaciones.

Se extiende así el clima de intranquilidad y zozobra que prevalece en este ex país desde la campaña electoral y en particular desde el momento de los resultados 14A.

La situación adquiere rasgos de violencia abierta el 15A. Posteriormente se impugna los resultados. Pero en cuanto el CNE señala el 8D como fecha de las elecciones regionales, la MUD y el propio ex candidato manifiestan su decisión de participar, con lo que se le quita peso a las impugnaciones y cuestionamiento al CNE.

No hay desconocimiento o ruptura con el CNE. Y hasta se podría pensar que esta posición contribuye a mejorar las relaciones entre las oposiciones y el régimen.

Pero esto no se ajusta a la verdad. Las oposiciones adelantan su juego de aprovechar los espacios burocráticos pero a la vez siguen impugnando los resultados del 14A, según el régimen, para mantener y aumentar la inestabilidad política. Y para esto la misma fuente señala que cuenta con el apoyo de EEUU. Nadie niega que pueda haber alguna relación o vinculación.

Esto significa que la guachafita política va a continuar y que la situación a nivel de este ex país es cada vez más difícil. Y lo que pasa a lo interno del PSUV es la mejor evidencia de este cuadro.

Hoy existen dos grandes frentes en esta organización: los radicales-revolucionarios-comunistas y los socialistas-derechistas y traidores. Una situación en extremo delicada y peligrosa. Para NM y su entorno la situación económica planteada aquí hoy no puede ser superada en el corto plazo con base a la misma política del reparto y la ausencia de producción que mantuvo Chávez a lo largo de 14 años.

El reporte que recibe NM es muy claro: de seguir los pasos de tu padre y antecesor será irremisible tu caída. Y eso quiere decir que no se le puede dar continuidad al socialismo financiado a punta de renta petrolera, socialismo de consumo, y el bochinche-guachafita que lejos de dignificar a los camaradas los convierten en militantes financiados o tarifados para quienes el problema y misión no es producir sino disfrutar la renta petrolera.

NM a estas alturas está compelido a seguir con su ‘gobierno socialista de calle’. En el mismo hay y habrá una prédica constante por el recuerdo del Cdte Supremo y Eterno. Pero en cuanto a realización sabe que está obligado a introducir cambios. Por ello coloca a Merentes al frente de las finanzas, con la promesa de recomponer el aparato productivo.

Pero a la vez NM parece haber entendido que sin el acercamiento al capital privado y sus industrias no se puede enfrentar correctamente la escasez. De allí su aproximación a Mendoza y a miles de industriales, lo cual marca una diferencia con lo actuado por Chávez.

Pero esto es algo que los radicales-revolucionarios-comunistas no están dispuestos a secundar ni tolerar. Por ello lanzan su voz y acción de protesta. Para este sector NM pasa a ser un vulgar traidor de la doctrina socialista de HCF. A la lucha de clases antepone la conciliación con la clase enemiga.

A su vez se cercena la crítica interna y se persigue la disidencia con miras a mantener el pensamiento oficial. Miebros del Frente Francisco de Miranda, colectivos o Aporrea.com y voces como las de Vladimir Acosta, Toby Valderrama o Nicmer Evans se tiende a relegarlos. No hay que olvidar que la voz suprema del chavismo reunida en La hojilla y encabezada por Mario Silva fue totalmente silenciada. Esto quiere decir que HCF dice hoy lo que conviene a la nueva orientación gubernamental.

Con la muerte de Chávez queda claro que ya no hay una voz con la ascendencia necesaria para seguir vendiendo el engaño del ‘socialismo bolivariano’, de la no producción y la escasez.

Ahora se impone rectificar que en este caso significa mantenerse en los lineamientos del capitalismo. No importa que se mantenga el discurso y la ficción del socialismo pero la economía tiene que responder a las pautas del capital-producción-mercado. Esta es la orientación de Raúl Castro, presidente de Venecuba.

Los dos frentes serán cada vez más encontrados e irreconciliables. Los revolucionarios marxistas-comunistas-ortodoxos frente a los amplios-condescendientes y traidores.

Y ante este terrible cuadro, los altos personeros del régimen se dedican a transitar por todo tipo de bochinche-guachafita, convertido en política de y para la distracción, con el fin de llamar la atención sobre los inmensos e inminentes peligros que se ciernen sobre la revolución.

Y se invoca entonces la necesidad de la unidad como único instrumento disponible para una efectiva y real defensa. Eso quiere decir que es inevitable poner a un lado las diferencias para defender colectivamente esta revolución.

Pero eso no será posible. El reformismo que rodea a NM (y que se puede apreciar, por ejemplo, en la composición del Consejo de Estado) no va a exponer el futuro de la ‘revolución’ y por ello se aproxima cada vez más a medidas salvadoras. Los radicales seguirán enfrentando la traición de NM y sus atentos servidores.

Pero a pesar de tener en su seno el temible enemigo de la división, el régimen se mantendrá mientras no tenga un verdadero contrario dialéctico, que no remita a la política del bochinche- guachafita.

En fin de cuentas, estos elementos y las trácalas burocráticas son la base y fundamento de una política que parte y se define desde la perspectiva del engaño-mentira-perversión.

Así se mantiene la politiquería en este expaís. ¿Hasta dónde y cómo se podrá sostener esta situación? ¿Asumirán al fin las mayorías su misión de constructores de otra historia? ¡Qué historia amigos!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba