Opinión Nacional

Magnicidio o pueblicidio

Aquí no hay magnicidio sino «pueblicidio». Mientras Chávez sigue denunciando supuestos complots para matarlo, más de 50.000 venezolanos han sido asesinados en su sexenio.

La noveleta del magnicidio se ha vuelto aburrida. Y no es para menos si nos acordamos un poco de sus muchos capítulos. Incluso antes de que fuera «magno» ya la obsesión había empezado.

En 1993, estando Chávez preso en Yare denunció que lo querían eliminar y una comisión de la Fiscalía averiguó al respecto: se trató de una reyerta entre «hermanos del alma».

En 1998, en la recta final de la campaña su comando alegó que había una conspiración contra el candidato y solicitó al Gobierno que se redoblara la protección policial, lo que se hizo.

En 1999, recién inaugurado como mandatario denunció un «intento» de magnicidio en Ciudad Bolívar, que iba a ser perpetrado por un francotirador en un estadium: no se supo más nada.

En el 2000, Chávez volvió a denunciar otro intento de magnicidio, esta vez sería un sujeto con una bazooca que dispararía al avión presidencial desde una playa en Catia La Mar: tampoco se supo más nada.

En el 2001, Chávez de nuevo denunció que lo querían matar unos terroristas vinculados a grupos del exilio cubano radicados en la Florida.

También en el 2001, el entonces director de la Disip, Eliécer Otaiza, informó que había develado un complot magnicida en la «rampa 4» o VIP presidencial de Maiquetía.

En el 2002, según la versión oficial de los sucesos de Abril, Chávez estuvo a punto de ser despachado, ya que un «mesonero patriota» escuchó en Miraflores a Carmona y otros planificar lo correspondiente.

En el 2003, Chávez siguió con lo del magnicidio, y culpó a Carlos Andrés Pérez de estar preparándolo desde Santo Domingo. Ordenó suspender el convenio petrolero con la República Dominicana, hasta que el gobierno de Hipólito Mejía sacara a CAP de aquel país.

En el 2004 y ahora en el 2005, también ha reiterado la cantaleta del magnicidio, pero ahora el presunto autor intelectual es George W. Bush junto a Condoleezza y la CIA.

Mientras toda esta alharaca periódica y metódica viene ocupando la atención de la opinión pública, más de 50.000 personas han sido asesinadas en Venezuela durante el sexenio de Chávez: 1999-2005.

Así como durante la década de los 90, el número anual de muertes violentas osciló entre 2.500 y 4.500 (fue de 4.400 en 1998), en el año 2003 empezó a superar la cifra de 14.000. Un aumento bestial que no tiene precedentes en la historia de la criminalidad nacional.

El conflicto palestino-israelí, desde la erupción de la Intifada hace más de 10 años, ha cobrado 7.000 víctimas. La mitad de los asesinados en Venezuela en el 2003 o en el 2004.

En los Estados Unidos se registraron el año pasado cerca de 17.000 homicidios. Cifra parecida a la de Venezuela, sólo que aquel país tiene 10 veces la población nuestra.

¿Magnicidio? Lo dudo mucho. Pero lo que no tiene duda, para infortunio de miles de familias venezolanas, es el «pueblicidio» que día a día acaba con más vidas y esperanzas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba